Violación en manada, acto extremo de violencia machista

El viernes 20 de diciembre se hizo pública una acusación contra diez varones por abuso sexual. Una joven de 18 años, denunció que la violaron en grupo. Los agresores fueron imputados por abuso sexual con acceso carnal, y la Justicia avanza en la investigación del caso. Hablamos con Ruth Ahrensburg,  fundadora de ConVoz (Asociación por una vida sin violencia), sobre estos ataques contra la integridad sexual de una persona.

“Las violaciones y los femicidios constituyen el acto extremo de las violencias machistas”, enfatizó la fundadora de ConVoz.

Ruth trabaja desde hace más de dos décadas en la asociación, y realiza actividades de prevención de violencia en relaciones afectivas, trabajando – sobre todo- con adolescentes en las escuelas.

La entrevistada planteó su indignación por la violación en manada de una joven en la provincia de Córdoba. Y recordó el repudiable festejo de un acto de egreso con el disfraz de “víctima de femicidio”.

Para Ruth es importante contextualizar el fenómeno de las violaciones en manada, las que ocurren en todo el mundo, y más ahora, que nos afecta de manera más cercana.

Te puede interesar: Carlos paz, joven denunció a diez varones por violación

“De por sí, las violaciones connotan una relación y un acto de poder y dominación, en la que el agresor se posiciona en un lugar de dueñez y centralidad sobre la mujer”, explicó la entrevistada.

La fundadora de ConVoz sostuvo el patriarcado impone a los varones la obediencia a un modelo de masculinidad en el que el dominio del cuerpo de la mujer, será la medida de su virilidad.

Ruth, citó a la antropóloga Rita Segato, quien plantea que la violación tiene dos ejes: uno moralizante y otro exhibicionista.

“Y esta es la clave de las violaciones en manada. No son actos eróticos. Son actos de exhibicionismo y espectacularidad en la demostración de poder frente a sus pares. No hay anonimato. Es una competencia de reconocimiento grupal”, explicó la entrevistada.

Te puede interesar: Juventud, prevenir y concientizar sobre el abuso sexual, una tarea urgente

Ahrensburg dijo que si bien estos varones podrían violar en otros contextos, las violaciones en manada son un reaseguro de excitación, de aprobación y sentido de pertenencia y hermandad como “machos”. Esta última idea fue teorizada por el Doctor Enrique Stola.

“Las violaciones en manada son una reafirmación de poder, ya sea por la fuerza o con el consumo de sustancias o alcohol”, sostuvo Ruth.

Los ataques sexuales en grupo no son hechos de ahora, la entrevistada contó que ConVoz ha acompañado a mujeres víctimas de violaciones colectivas en épocas en las que estos crímenes sexuales no eran tema de agenda en los medios.

“Quiero destacar la importancia del abrazo sororo con estas mujeres, donde el amor puede transformar su dolor en nuevos aprendizajes y proyectos de vida”, dijo Ruth.

Por último, la fundadora de ConVoz sostuvo que la Educación Sexual Integral es el camino para acompañar a niñas y niños en configuración de mujeres y varones , con otros valores, con otras esperanzas y con un nuevo modelo en la construcción de relaciones igualitarias y empáticas.

Si sos víctima de violencia de género o conocés a alguien que necesite ayuda, comunicate a la línea nacional y gratuita 144, que funciona todos los días del año, las 24 horas.

Si estás en Córdoba Capital, podés dirigirte al Polo Integral de la Mujer ( Entre Ríos 680). Teléfono 0800 888 9898.

Por Emi Urouro

×