La depredación humana fue el principal factor de la extinción de la megafauna en Sudamérica

Los resultados provienen de una investigación del Conicet en la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la Universidad Nacional de La Plata.

La depredación humana fue el principal factor de la extinción de la megafauna en Sudamérica.

Investigadores del Conicet realizaron un estudio que determina que la principal causa de la extinción de la megafauna en Sudamérica fue la depredación humana. Además, sostienen que la causa del exterminio de los grandes mamíferos podría haber sido por seres humanos. El trabajo se llevó a cabo en la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la Universidad Nacional de La Plata.

Luciano Prates (arqueólogo) e Iván Pérez (antropólogo biólogo), explicaron a Télam que los resultados refieren al hecho ocurrido hace 13 o 14 mil años. “Nosotros creemos que los seres humanos no fueron el único factor, pero sí el más importante“, indicaron.

Te puede interesar: Nación estableció el listado oficial de especies exóticas invasoras

El trabajo vincula la caza de los primeros pobladores con la caída demográfica y posterior desaparición de todas las especies de grandes mamíferos sucedida a finales del Pleistoceno. “Coinciden en las pampas del sudeste de Brasil, Uruguay y Argentina, centro y sur de la Patagonia. Esas zonas, en aquel entonces, eran áreas abiertas de pradera o estepa, que era donde la megafauna estaba bien adaptada”, resaltó Pérez.

La investigación hace principal hincapié en las coincidencias temporales y geográficas existentes entre las evidencias de megafauna. Al mismo tiempo, ponen foco en una punta de lanza muy particular conocida como “cola de pescado”. Se trata de herramientas de piedra tecnológicamente muy complejas, que se distribuyeron por la mayor parte de Sudamérica.

Del análisis de 156 registros de puntas cola de pescado y 204 correspondientes a ejemplares de la megafauna de diez especies diferentes (entre ellas milodón, megaterio y dos tipos distinto de caballo americano) surge que la megafauna se distribuye en los mismos lugares en los que aparecen las armas.

“Suponemos, entonces, que cuando los seres humanos adquirieron esa nueva tecnología comenzaron a cazar a estos mamíferos, y de ahí el descenso de esas poblaciones“, explicó. En paralelo, ambos expertos comprobaron mediante el análisis de datos, que los cambios climáticos no coinciden con los cambios demográficos de la megafauna ni de los humanos.

Por si te lo perdiste: Ralph, el conejo antropomorfo que puso al testeo en animales en debate

El estudio

Ambos son autores de un estudio científico al respecto que se publicó el lunes pasado en la revista Nature Communications. La investigación tiene como base una amplia cantidad de datos de registros fósiles y arqueológicos de todo el subcontinente.

Fuente: Télam.

Compartí la nota