¿Cómo sigue el tema Havanna y trigo transgénico?

Por ahora, gracias a la campaña #ChauHavanna, la tradicional empresa de alfajores no avanzaría con su acuerdo con la agropecuaria Bioceres

¿Cómo sigue el tema Havanna y trigo transgénico?

A principios de mayo, se hizo público que esta empresa de biotecnología que produce semillas para los mercados agrícolas globales, se uniría con Havanna, para llevar a cabo un nuevo producto.

De ese acuerdo, saldría el primer alfajor de trigo transgénico (HB4) para comercializar en Argentina y Brasil. Según indicaron, se trata de un acuerdo “científico-productivo” entre ambas empresas, aunque Bioceres también está negociando en la misma línea con otras empresas alimenticias.

El trigo en cuestión es el resultado de la modificación en los genes del cereal para que este sea más resistente a la sequía y tolerante a los agrotóxicos. Este desarrollo impulsaría el uso de químicos en los cultivos, el desarrollo de monocultivos, la proliferación de enfermedades y el desmonte.

Al poseer una mayor tolerancia a los agrotóxicos, que generan efectos nocivos en la salud humana. La Lic. en Nutrición, Marianela Rojos, explicó que estos químicos alteran el sistema hormonal (disruptores endocrinos), producen una inhibición de la colinesterasa (enzima esencial del sistema nervioso), y aceleran y agrandan las probabilidades de desarrollar procesos cancerígenos y de deformidades.

Ante este panorama, referentes de la soberanía alimentaria y el ambientalismo del país iniciaron la campaña #ChauHavanna, para presionar a que la empresa de alfajores diera marcha atrás con el acuerdo comercial. algo que, momentáneamente, se ha logrado.

Te puede interesar: “Marcha 25M: la oposición aprovecha toda oportunidad para criticar, a pesar del colapso sanitario”

“No vamos a opinar de la campaña. Sin embargo y centrados en nuestros clientes y consumidores, como hacemos siempre, les hemos dicho que, en primer lugar, al día de hoy todos los productos desarrollados en Havanna no han tenido ningún tipo de intervención por Bioceres” respondieron fuentes de Havanna ante la consulta del portal carbono.news.

Y agregaron: “En segundo lugar, el acuerdo es absolutamente embrionario al tal punto que ni siquiera se ha producido ni una primera reunión entre los equipos de desarrolladores para analizar hacer algo en conjunto. Y, en tercer lugar, y lo más importante, es que cada vez que Havanna lanza un producto al mercado primero es testeado por sus clientes y consumidores y luego se informa por todos los medios toda la información adicional que requiera el producto”

Te puede interesar: Si estás en situación de violencia de género podés desplazarte sin restricciones

Soledad Barruti, periodista y escritora, fue una de las activistas por la soberanía alimentario que impulsó la campaña y remarca que lo de la empresa de alfajores es solo un ejemplo de cómo el agronegocio se mete en los alimentos de la población.

“El acuerdo que hizo Havanna con Bioceres pone en evidencia algo que, normalmente, no está presente en los fabricantes de estos productos comestibles que tiene una identidad tan publicitaria, tan construida en su imagen a lo largo de tantos años, es decir, Havanna como un emblema aspiracional, argentino, rico e inobjetable para un montón de personas y es que detrás, como en todos los productos de la góndola (también los más simpáticos), está el agronegocio, son el agronegocio“, explicó Barruti a Carbono.news.

Por ahora, la empresa definió al acuerdo como “embrionario”, es decir, parece que no habría un avance concreto próximamente. Pero hay que estar atentos y atentas, porque de un momento para otro, quién sabe que empresa se mete con el alimento que llevamos a la mesa.

Compartí la nota