Sangre originaria: San Martín y Sarmiento, una grieta que persiste

Pasan los gobiernos, pasan las y los mandatarios, y todavía se invisibiliza a los habitantes ancestrales del territorio que ahora conocemos como Argentina. Un comentario del presidente Alberto Fernández nos llevó a hablar con miembros de las comunidades indígenas.

Sangre originaria: San Martín y Sarmiento, una grieta que persiste. Ilustración: Stefanía González

Por Emi Urouro

En una parte de la sociedad resiste la idea de que venimos de los barcos, es como una lucha constante para mantener una cultura “europeísta”, esa necesidad colonizadora de creer que nos trajeron la “civilización”, cuando en la práctica, se dio inicio a un genocidio sin precedente.

¿Qué dijo el Presidente? Luego de brindar una conferencia junto al mandatario Pedro Sánchez, Fernández citó al escritor mexicano Octavio Paz. “Escribió alguna vez Octavio Paz que los mexicanos salieron de los indios, los brasileños salieron de la selva, pero nosotros, los argentinos, llegamos en los barcos de Europa. Así construimos nuestra sociedad”.

Antes de seguir, vale aclarar que la frase atribuida al premio Nobel de Literatura, es “los mexicanos descienden de los aztecas; los peruanos, de los incas, y los argentinos, de los barcos”.

Pero, al parecer, la intención del gobernante fue más bien citar una canción del músico Litto Nebbia, titulada ‘Llegamos de los barcos’: “los brasileros salen de la selva, los mexicanos vienen de los indios, pero nosotros los argentinos llegamos de los barcos”.

Al respecto, Moirá Millán, Weychafe Mapuche, dijo “sí los argentinos vienen de los barcos, entonces tendrán derechos sobre los mares y nosotras, las naciones indígenas sobre los territorios. El negacionismo como política de estado ha sido y es genocida”

Además de esa oración sumamente desafortunada, Fernández se declaró “europeísta”. Si bien, luego de disculpó por sus afirmaciones, se reavivó nuevamente la grieta entre San Martín y Sarmiento, el primero luchó junto a indígenas y esclavos por la libertad, el segundo quiso ocultar toda cultura originaria.

Alberto Fernández y Pedro Sanchez

¿Por qué cada vez que viene un gobernante de Europa de pronto parece que el Estado se olvida de la diversidad su pueblo? Otro ejemplo lo tenemos con Mauricio Macri, en el marco de la conmemoración de la independencia Argentina, cuando en 2016 ante la presencia del rey (emérito) de España, dijo: “deberían tener angustia de tomar la decisión, mi querido rey, de separarse de España”.

“Si digo que solo tengo sangre europea, estaría mintiendo”

Desde Córdoba, Fernando Guzmán, investigador e integrante de la comunidad sikiman, pueblo nación Kamiare, fue claro: La identidad del territorio se completa con las comunidades originarias, que le da la riqueza cultural. Son estos grupos, preexistenes al Estado Nacional, quienes velan por la pacha y advierten que nos hemos transformado en una sociedad de consumo.

“Podría decir que por mi cuerpo corre sangre vasca navarra y piamontesa, pero faltaría el componente más importante: tengo sangre kamiare por parte de padre, y ahí si completo mi identidad. Si digo que solo tengo sangre vasca, europea, estaría mintiendo, y creo que eso hizo el Presidente y no solo este, sino los últimos que hemos tenido cuando ha venido el rey de España”

Fernando Guzmán, investigador e integrante de la comunidad sikiman, pueblo nación Kamiare

No solo fue el genocidio indígena que inició con los colonizadores europeos, esos si vinieron de los barcos, sino el Estado Argentino desde su formación tiene una deuda pendiente con los pueblos originarios, por el robo de tierras y ruptura de acuerdos.

Te puede interesar: “Huerta orgánica en San Pedro: producción comunitaria para el pueblo”

Para Guzmán, decir que los brasileros vienen de la selva es desconocer el proceso de esclavitud que hubo, y decir que los argentinos vienen de los barcos es no tener en cuenta el 60% o más de sangre originaria presente en el territorio.

“Es como decir que se gobierna solamente para lo europeo, y sin embargo llegó el momento de darse cuenta de que todavía hay muchos pueblos originarios que resisten, que habría que devolverles todas las tierras fiscales- robadas en otros momentos de la historia- y reconocer que hay Estados Naciones presentes y milenarios”, agregó el entrevistado.

San Martín y Sarmiento, una grieta que persiste

La historia que nos enseñaron en la escuela nos habla de “El Libertador” y el “Padre del aula”, pero hay un abismo entre ambos “próceres”, como bien señaló Fernando, uno luchó con esclavos e indígenas por la libertad del pueblo, y el otro estableció un sistema educativo e idea de Estado Nación homogéneo que invisibilizó la cultura originaria.

¿Qué tenían en común? Por sus venas corría sangre originaria, solo que San Martín no la ocultó, mientras que Sarmiento renegó de ese componente identitario y persiguió sistemáticamente a la cultura ancestral. El modelo de educación de este maestro triunfó, y cientos de generaciones se criaron con el ideal “europeísta” como imagen de sociedad ejemplar.

“Capaz que haya llegado el momento de que elegir entre San Martín y Sarmiento sea elegir entre la gente que tuvo, y tiene, sangre originaria, la reconoce y la honra, para llevarnos a una Argentina multi racial, multi étnica, multi cultural”

Fernando Guzmán, investigador e integrante de la comunidad sikiman, pueblo nación Kamiare

Fernando sostuvo que las comunidades indígenas no solo están presentes, sino que su legado está en árboles, piedras, animales ancestrales. Hay que respetar esa cultura, esa cosmovisión y empezar a enseñarla desde los colegios para cambiar los ideales que quedaron desde la conquista. Una educación que abarque periodistas, docentes y a quienes ocupan un cargo público.

Foto: @mmindigenas

Un país poblado de culturas

Luego de que sus comentarios causaran polémica, el presidente Alberto Fernández pidió disculpas a “quien se haya sentido ofendido o invisibilizado”. Además, dijo que en la primera mitad del siglo XX recibimos a más de 5 millones de inmigrantes que convivieron con nuestros pueblos originarios, y agregó: “Es un orgullo nuestra diversidad”.

Sería ideal que no existieran más esas aclaraciones por parte de quienes no gobiernan, que no existieran porqué no hacen declaraciones que omiten parte de nuestra cultura, pero por ahora, este no es el caso. Coincido con Guzmán sobre la idea de que algunas personas niegan su sangre originaria.

Te puede interesar: “Destruyendo mitos: las vacunas no tienen imanes, quedate tranqui con la cuchara”

Sobre los comentarios del mandatario, Héctor Tulian, integrante del Consejo Indígena-Comunidad Villa Nueva, dijo: “Quiero pensar que es un grave error, un exabrupto. Es muy doloroso que el Gobierno Nacional tenga ese pensamiento sobre los pueblos originarios de argentina. Lo único que trajeron los barcos para nosotros fueron los genocidios, las enfermedades y un sinnúmero de atrocidades

Foto: @mmindigenas

En relación al punto anterior, es pertinente compartir unos datos:

  • El 76 por ciento de los cordobeses proviene, por línea materna, de antepasados nativoamericanos, y aproximadamente el 15 por ciento pertenece a un linaje local y propio de América, que se habría desarrollado específicamente en la región central de Argentina hace miles de años.

Esa información se desprende de la evidencia hallada por científicos del Instituto de Antropología de Córdoba (Idacor) dependiente de la UNC y el Conicet, a partir del análisis de muestras genéticas actuales y antiguas recogidas en 20 localidades de la Provincia durante los últimos 10 años.

“Persiste ese pensamiento de que América o Argentina nació con los inmigrantes o el conquistador. Nosotros somos preexistentes al Virreinato y al Gobierno Nacional. Nos siguen invisibilizando”

Héctor Tulian, integrante del Consejo Indígena-Comunidad Villa Nueva,

En la misma línea que Fernando Guzmán, Héctor considera que quienes hoy nos gobiernan han crecido y se han educado con la cultura de que el indio fue exterminado, y que fue pasado: Es como que sigue el deseo de invisibilizar,de que son únicos, la única raza que habita nuestro país. Pero nosotros somos preexisten a esos barcos”.

Basta mandatarios. Ni angustia por independizarnos, ni somos todas y todos europeos ¿qué idea cultural es esa?. El país que conocemos está poblado por una diversidad de lenguas, de ritos, de comunidades originarias, que impulsan otra formar de ser y habitar el espacio, una manera que cuida al ambiente y lucha contra el individualismo de este sistema capitalista.

Y por último, cerramos con las palabras de Moira Millán, Weychafe Mapuche, sobre este conflicto: “llegará el día en que ese estado que nos niega, que nos obliga a vivir nuestra identidad de manera clandestina, que nos despoja de todo derecho, nos verá unidos como pueblos y organizados como naciones milenarias, recuperando lo que nos ha sido arrebatado”.

Compartí la nota