Mira nuestra cobertura
Mira nuestra cobertura
Columnas

Radiografía electoral 2021: la izquierda

El Frente de Izquierda afronta una de las elecciones más trascendentales de los últimos tiempos. El motivo es que pone en juego una década de representación parlamentaria que podría perder por completo en esta ocasión.  Por Matías Mowszet A partir de 2011, el FIT consolidó algunos factores que lo hicieron dar el salto de ser […]

🕒  5 minutos de lectura

El Frente de Izquierda afronta una de las elecciones más trascendentales de los últimos tiempos. El motivo es que pone en juego una década de representación parlamentaria que podría perder por completo en esta ocasión. 

(Bregman, Del Caño, Del Plá y Pitrola) Principales dirigentes del Frente de Izquierda. Foto: Clarin.com

Por Matías Mowszet

A partir de 2011, el FIT consolidó algunos factores que lo hicieron dar el salto de ser un conjunto de partidos chicos desperdigados a la constitución de una alianza que, aun con dificultades, siempre aparece en la placa de porcentajes de la TV.

Pero el principal factor de jerarquización de la izquierda en estos años ha sido la canalización de las demandas y los posicionamientos a través de los micrófonos de la Cámara de Diputados. Los dirigentes salidos de las militancias de calles se pusieron el traje y replicaron la plataforma en un poder del Estado. Pasaron del megáfono al micrófono oficial del sistema. Pasaron de ser escuchados por sus militantes a ser escuchados por todo el país.

Esa plataforma es la que se pone en juego en esta ocasión porque, la realidad, es que desde la mejor elección histórica de la izquierda en todo el país, que fue en 2013, la coalición se enfrentó a una sostenida decadencia que, ahora, amenaza con quitarles ese privilegio.

Nicolás del Caño en la H. Cámara de Diputados.

En 2019, por primera vez desde su constitución como tal, el Frente de Izquierda no obtuvo ningún diputado en ninguna de las 24 jurisdicciones del país. Estos dos años, contó con el arrastre de la última legislativa y aprovechó las dos bancas por la provincia de Buenos Aires que ganó en 2017.

Sin embargo, este año finaliza el período de esos diputados y tendrán que someter sus únicos dos escaños a la renovación por medio de las urnas. Es decir, tiene que obtener alguna banca en algún distrito de manera obligatoria para evitar quedarse completamente afuera del Congreso por los próximos dos años.

Por eso, los reclamos de renovación tras el fracaso de 2019 quedaron en pausa y florece el consenso general de que no es una instancia para innovar, sino para poner toda la carne al asador.

Te puede interesar: "Radiografía electoral: peronismo opositor"

El Frente de Izquierda y de los Trabajadores Unidad confirmó en un comunicado en la semana que la lista en la provincia de Buenos Aires va a estar encabezada por Nicolás del Caño, acompañado por Romina del Pla en el segundo lugar y Néstor Pitrola en el tercero. 

En la Ciudad de Buenos Aires, la nómina tendrá como primer nombre a Myriam Bregman, mientras que en el primer lugar para la lista de legisladores capitalinos estará Gabriel Solano. El reparto de los nombres repite un poco experiencias anteriores y apuesta a aquellos que más nivel de conocimiento tienen en la sociedad. De los cuatro partidos que integran la alianza, los nombres revelados pertenecen a los dos que han monopolizado la notoriedad: El Partido Obrero PO) y el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS).

La izquierda porteña reclamó por la violencia policial y falta de insumos  en hospitales – Parlamentario
Myriam Bregman junto a Gabriel Solano. Foto: El Parlamentario.

Ese mismo día salió a los medios el referente del MST, Alejandro Bodart, y avisó que la postura de su partido es que él sea el candidato que encabece la lista y anticipó posibles internas. El MST no parece vislumbrarse, de momento, entre los primeros lugares que accederían al acuerdo de rotación tradicional que usa la izquierda para participar a todos los sectores de las bancas obtenidas, habitualmente escasas. Resta saber si el aviso de posibles internas es una intención real o, solamente, un llamado a mejorar la oferta.

La alianza repite exactamente los sellos de 2019, cuando se anunció con bombos y platillos la incorporación del MST, y no pudo incorporar nuevos. Las negociaciones con el espacio que lidera Manuela Castañeira volvieron a quedar truncas y todo indica que su partido, el Nuevo MAS, presentará una oferta electoral aparte.

En el comunicado oficial que sacaron los partidos del frente, hay una lanza hacia quienes quedaron afuera: “Lamentablemente, otras agrupaciones menores de la izquierda decidieron en forma sectaria no ser parte de la unidad de la izquierda clasista y socialista. El Nuevo MAS, Política Obrera y AyL (Autodeterminación y Libertad) no aceptaron la unidad y van todos por separado".

En cuanto al resto del país, la coalición anunció que oficializará la totalidad de los nombres en los próximos días.

Mirá también: "Radiografía electoral 2021: Juntos por el Cambio"

Córdoba

A diferencia de lo que sucede en los distritos centrales, donde el encabezamiento queda cooptado por el PTS, en el armado de Córdoba se dan dos cualidades notables.

La primera es que las tres figuras que pugnan por los primeros lugares son del Partido Obrero, de la Izquierda Socialista y del MST. La segunda es que las tres son mujeres: Liliana Olivero (IS), Laura Vílchez (PTS) y Luciana Echevarría (MST), algo que complica la cuestión de la paridad que exige que las listas intercalen varones con mujeres.

Dirigentes de la Izquierda en Córdoba.

El dato que puede facilitar sortear esta dificultad es que hay elecciones para ambas cámaras en Córdoba, por lo que, es probable que una de estas tres mujeres encabece el tramo al Senado y otra lo haga en el tramo de Diputados.

Proyecciones

Los únicos cuatro distritos en los que la posibilidad de acceder a una banca se vuelve accesible son los más poblados. 

* En provincia de Buenos Aires: debe superar el piso exacto del 5% de los votos y, automáticamente, habrá ganado al menos una banca (quizás dos). Si queda por debajo del 5%, no accede a la representación.

* En Ciudad de Buenos Aires, además de superar el piso, debe cosechar un porcentaje aproximado de 7%.

*  En Córdoba y en Santa Fe, ese número obligado aumenta levemente a un 8% aproximado.

* En el resto del país, el frente tendría que cosechar porcentajes más elevados. Más del 15% en Mendoza y Entre Ríos y más de 20% en las provincias restantes. 

Enterate acá
Enterate acá

Relacionado

Enterate acá

Más de lo último