Pensar y escribir para la libertad: una experiencia literaria en la cárcel de mujeres

Desde “Derecho a pensar en libertad” se impulso una iniciativa que visibilice, dialogue críticamente y aporte una mirada de las experiencias llevadas a cabo en el establecimiento penitenciario n°3 ubicado en Bouwer.

“No Somos Monstruas”, el libro que visibiliza las emociones, experiencias y trabajos dentro de la cárcel de mujeres de Bouwer.

Las vidas dentro de las cárceles están teñidas de invisibilidad. No sólo porque no se exhiben los procesos y experiencias que se llevan a cabo dentro, sino que desde afuera se produce un bloqueo cargado de prejuicios, estereotipos y rechazo. Esta característica que reviste a las penitenciarías no es ajena a Córdoba, mucho menos al establecimiento n°3 o cárcel de mujeres de Bouwer.

En el año 2006, surge, desde la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), “Derecho a Pensar en Libertad”. Se trata de una propuesta que pretende visibilizar las vivencias y el contexto en el cual viven las personas privadas de su libertad, en especial en el sector de mujeres.

No te pierdas nuestro informe: Sobrepoblación y hacinamiento en las cárceles de Argentina

Son presas, mujeres presas, y todo lo que eso implica. Además, hay menos actividades y talleres que en la cárcel de hombres”, explicó rápidamente la integrante del espacio y lic. en Psicología, Celeste Viotti Giorda, a El Resaltador.

Lo que comenzó como un aporte desde el derecho, se transformó en un trabajo interdisciplinario e integral que hoy convive con estudiantes de Trabajo Social, Comunicación Social o Psicología. La intención de aportar a la vida dentro de la institución carcelaria es colectiva.

Te puede interesar: En las cárceles la violencia es legitimada

No Somos Monstruas: la experiencia convertida en libro

Hace aproximadamente tres años, comenzó a caldearse la idea de redactar un libro con las vivencias de los talleres. En el grupo ya contaban con la experiencia de publicar dos revistas o postales, por lo que un nuevo desafío superador fue un objetivo claro.

El libro se tituló “No Somos Monstruas”, a modo de combatir desde el inicio la mitificación que se tiene acerca de la vida carcelaria.

“El libro esta dividido en distintos capítulos como Extensión, Derechos Humanos, Género, Educación, Trabajo, Salud mental y Experiencias. En cada capitulo se desmenuzan las temáticas, conjugando conceptos teóricos, procesos de trabajo y pensamientos/sentimientos/emociones que nos compartían las pibas en cada taller”, explicó Celeste.

“Ellas siempre estuvieron de acuerdo qué se hacía y para qué. La participación fue siempre activa y consensuada.
La idea era sistematizar todo el proceso y los años de laburo. aportar una mirada critica en relación a la temática“, agregó la licenciada.

El libro recientemente y por el contexto de pandemia no ha sido posible exhibirlo y comentarlo dentro del establecimiento penitenciario. Es decir, el broche de cierre de tantos años y talleres de trabajo todavía no se ha podido concretar.

Por si te lo perdiste: Estudiantes procesados, nuevas acciones ante el avance de la causa

“Nosotres lo vivimos como un proceso largo, orgulloses del equipo conformado”, expresó Celeste. Fueron muchas reuniones de logística, decisión y redacción de lo que se sacaba de los encuentros con las mujeres presas.

Desde el proyecto, invitan a la sociedad a repensar la concepción que se tiene de las personas privadas de su libertad y su contexto. “Con esta producción, buscamos ampliar tu mirada acerca de la realidad carcelaria y de aquellas mujeres, que lejos están de ser las monstruas que creamos histórica y socialmente“, finalizan.

“En la actualidad, como sociedad, ¿Qué monstruos creamos?, ¿Qué hacemos con ellos?, ¿Qué características les imponemos?, ¿De qué nos advierten?, ¿Qué peligro suponen para lxs demás? No somos monstruas, pone en jaque la concepción de monstruosidad que pesa sobre las mujeres privadas temporalmente de sus libertades, a través de la recopilación de las experiencias de trabajo del equipo de extensión ‘Derecho a Pensar en Libertad’, en el Establecimiento Penitenciario N° 3, ubicado en Bouwer-Córdoba”.

El libro se puede adquirir a través de las páginas oficiales del proyecto @derechoapensarenlibertad (Facebook o Instagram).

Compartí la nota