Las Resaltadas

Nota urgente para Nicaragua

Perdón Silvio Rodríguez, por utilizar y modificar tu canción, pero la situación de Nicaragua, es urgente. Usted lo sabrá entender. Por Es de Politólogos A mediados de 1979, las fuerzas del Frente Sandinista de Liberación Nacional entran en Managua, capital de Nicaragua, deponiendo del gobierno al sanguinario Anastasio Somoza. En aquel momento, los revolucionarios contaban […]

🕒  9 minutos de lectura

 | 

Perdón Silvio Rodríguez, por utilizar y modificar tu canción, pero la situación de Nicaragua, es urgente. Usted lo sabrá entender.

Fuente: Infobae.com

Por Es de Politólogos

A mediados de 1979, las fuerzas del Frente Sandinista de Liberación Nacional entran en Managua, capital de Nicaragua, deponiendo del gobierno al sanguinario Anastasio Somoza. En aquel momento, los revolucionarios contaban con un amplio apoyo popular, sobre todo de los sectores rurales del país centroamericano. Si bien gobernaron hasta el año 1990, con una fuerte impronta socialista y con una importante influencia de la Teología de la Liberación, los resabios del gobierno adicto a Estados Unidos de Somoza, pasaron a la clandestinidad.

En aquel momento y desde 1981, estos grupos que eran una mixtura de distintos sectores contrarevolucionarios descontentos con las reformas sandinistas, a los que se los llamo en general, los Contras. Estos recibieron importantes ayudas económicas y materiales del extranjero, entre ellos la dictadura argentina y, por supuesto, los Estados Unidos.

Con el argumento de que el gobierno sandinista exportaría la revolución marxista a los demás países de la región, el entonces presidente norteamericano, Ronald Reagan, se involucró directamente en la tarea de derribar al gobierno, autorizando la inversión de altas sumas de dinero para que, a través de la CIA, se pudiera financiar a estos grupos paramilitares. En 1986, el ejército nicaragüense derriba un avión en espacio aéreo soberano, el piloto se eyecta y luego es capturado por el ejército, revelando la participación estadounidense en la venta de arma a los Contras. Por supuesto, el gobierno de, en ese entonces, George Bush padre, negó todo, a pesar de que la investigación realizada en la Cámara de Representantes encontró varios funcionarios responsables. Ninguno cumplió las penas establecidas por que recibieron el indulto presidencial. En 2001, algunos de esos funcionarios fueron designados en cargos claves del gobierno de Bush hijo.

Te puede interesar: "CUIDADO: Prohibido girar a la derecha"

Volviendo a Nicaragua, después de perder las elecciones en 1990, los sandinistas vuelven a ganar una elección recién en 2007 de la mano de José Daniel Ortega Saavedra (que ya había sido presidente entre 1985 y 1990) Cuando perdieron el poder en el noventa, Estados Unidos había enviado una “arenga” un tanto extorsiva al pueblo nicaragüense: o votan en contra del FSLN o continúa la guerra. Tras ello, Violeta Chamorro, la candidata del Departamento de Estado, se convirtió en la nueva presidenta del país.

Fuente: Nytimes

Hoy, desde el gobierno de Ortega se vuelve a hablar de la financiación a los Contras, esta vez no es de armas transportadas con mulas por las selvas nicaragüenses, sino con dinero hacia los opositores. Vamos a ver de qué se trata esta nueva operación, pero, antes que nada, este humilde servidor quiere hacer una importante aclaración: esta nota no intenta defender a Daniel Ortega, mucho menos cuando vemos que las ideas revolucionarias que implican represión y persecución a trabajadores y pueblos originarios, poco tienen que ver con las ideas de un pueblo soberano y libre de dominación extranjera. Sin embargo, una cosa no quita la otra y eso es lo que hace a estos procesos contradictorios en sí mismo. Contradicciones que son siembre bien aprovechadas por los poderes fácticos.

Los 15 años Sandinistas

Desde la asunción de Ortega en 2007, se llevaron adelante múltiples reformas con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los nicaragüenses. Durante años fue el país con mayor crecimiento económico de Centroamérica, siempre bajo una fuerte alianza comercial con Cuba y Venezuela, lo que le cerró también ciertos mercados. Durante el periodo 2010-2017, la economía crecía a un promedio del 5% anual, según los informes de CEPAL.

Asimismo, se implementaron planes de empleo llegando a tener en 2014 el mínimo histórico del 6,6% y una pobreza del 29%. Los avances en materia de salud también tuvieron buenos resultados, pasando de ser un país con alta tasa de mortalidad infantil a reducirla drásticamente (aunque no lo suficiente) hasta un 11.4 cada mil nacidos. La alfabetización también se tomó como una política de estado, llegando a tener una tasa del 97% de la población.

La violencia que asola toda la región, sobre todo con las pandillas Maras que, si bien tienen su asiento principal en El Salvador, pero que podemos encontrar en Nicaragua, Guatemala y Honduras, fue firmemente combatida por el gobierno de Ortega, reduciendo la tasa de homicidios a un 3,5 por cada 100.000 habitantes.

Hay que aclarar que, como todo país con una economía primarizada, fue beneficiada con los altos precios de commodities de la década anterior, lo que le permitió llevar adelante estas políticas sociales; sin embargo, y como sucede en muchos otros países, las condiciones de subdesarrollo estructurales hacen insuficiente muchas de estas políticas que necesitan de al menos dos décadas más para poder cambiar la matriz productiva y social de un país.

Fuente: Wikipedia

A pesar del importante acercamiento a Cuba y Venezuela, Nicaragua nunca pudo dejar de depender de las inversiones estadounidenses, que no solo se erige como uno de los principales inversores a través de sus empresas en el país, sino también como un importante actor en los intentos de golpe de estado del año 2018.

Mirá también: "Auf Wiedersehen Mutti: el fin de los 16 años de Merkel en el poder"

Desde el inicio de la administración del impresentable Donald Trump, desde la Casa Blanca se intensificaron las acciones para el derrocamiento de Ortega, llegando a su punto álgido en el año 2018 cuando tras una propuesta de reforma previsional por parte del gobierno de Ortega (muy mala, por cierto) se sucedieron distintas manifestaciones a las que se respondió con una feroz represión. Aun así, se volvió para atrás con la reforma jubilatoria, pero eso no fue suficiente para terminar con las protestas, que intentaban emular las que se llevaron a cabo en Venezuela contra Nicolás Maduro.

Cientos de muertos y heridos dejaron los más de 100 días de protestas, que hacía rato, habían dejado de ser en contra de la reforma en seguridad social, para configurarse en acciones de ataque directo al gobierno buscando su huida. Como no se logró ese cometido, EE.UU. Respondió levantando todas las inversiones que tenía en el país, buscando generar una crisis económica.

2021, las elecciones, la OEA y la CIDH

Este año es bisagra en Nicaragua, este domingo hay elecciones a presidente, y Daniel Ortega deberá poner en jaque su poder en un momento de tensión e inestabilidad. Son cinco los candidatos y candidatas que intentarán desbancar al FSLN, pero otros cinco no podrán presentarse por estar en prisión.

Este hecho provocó la intervención por parte de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la CIDN, quienes exigió la liberación inmediata de los presos políticos en Nicaragua. Esta iniciativa contó con 26 votos a favor, pero con la abstención de Argentina y México, quienes recibieron algunas críticas internas, pero donde ambos países hacen hincapié en el respeto a la no intervención en asuntos internos de otros países. Sin embargo, expresaron preocupación por la persecución política de opositores.

Ahora bien, ¿cuál es el origen de esta persecución? Esto tiene origen en el descubrimiento por parte de las autoridades nicaragüenses de distintas operaciones de lavado de dinero destinadas a financiar desde el extranjero a dirigentes políticos, periodistas y organizaciones del tercer sector. Tanto en la Constitución del país, como en distintos cuerpos legales, como lo es la Ley Nro. 1.040, penalizan estas prácticas y obliga a declarar cualquier tipo de fondo que provenga del exterior. Para algún liberal apurado que se ponga nervioso y que le indigne esto, debo decirle que EE.UU. tiene una ley casi idéntica.

Es así que luego de varios meses de investigación, la justicia logró probar los hechos y ordenar la detención de estos ciudadanos. Vale aclarar que la ley nombrada anteriormente, también penaliza a quienes quieran desestabilizar al gobierno a través de financiación extranjera. Uno de ellos es un pastor neo-pentecostal, un dato a tener en cuenta que se replica en muchos países latinoamericanos. Pero eso será tema de análisis en otra oportunidad.

Todas estas cuestiones son las que nos llevan a ponernos a reflexionar sobre la situación. ¿Hay realmente persecución política en Nicaragua? Sinceramente, no podemos saberlo a ciencia cierta. Escuchando las dos campanas, vemos que cada uno tiene sus argumentos. Ahora bien, creo que merece que le demos un poco el beneficio de la duda al gobierno, no porque sea buenos, de hecho, hay graves críticas que luego voy a resumir, sino porque los otros son más malos, como para decirlo de alguna manera. Estados Unidos, que ya tiene antecedentes en Nicaragua y la OEA, esa que apoyó de muy buena gana el golpe de estado en Bolivia y que está obsesionada con Nicolás Maduro.

Fuente: Ypisvenezuela

Está claro que algunas mejoras económicas que se produjeron en Nicaragua en los últimos años, no alcanzan. Está claro también de que se despliegan aparatos represores que contradicen los principios más básicos de los gobiernos populares, combatiendo a pueblos originarios que no concuerdan con algunas políticas de Ortega, donde la persecución a opositores en algunos casos va más allá de las acusaciones formales y las pruebas que se presentan en la justicia, etc. Muchas veces vemos que estos gobiernos no llegan a dar cuenta de los nuevos tiempos políticos y sociales que les permitan dar ese salto de calidad, extendiendo derechos que van más allá de una aparente recuperación económica.

Meta (ex Facebook) llevó a cabo una especie de “redada digital” desbaratando cientos de cuentas que conformaban una especie de granja de troles manejadas por el gobierno central. Según Meta, estas cuentas estaban destinadas a influir en la opinión pública en favor del ejecutivo y en contra de la oposición. Está bueno que se avance contra los trolls, pero Mark Zuckerberg debería también hacer lo mismo en todos los casos, no sólo en aquellos que son combatidos por su gobierno. 

Quedará saber que sucederá después de este domingo, con el resultado de las elecciones. Todo parece indicar que Ortega las ganará con relativa facilidad, pero ya no con el margen de años anteriores. La oposición, por supuesto, acusará fraude y esto será algo casi imposible de comprobar. La OEA volverá a no reconocer los resultados y eso permitirá seguir blanqueando de alguna manera los intentos golpistas con financiamiento norteamericano. Aunque aclaremos algo, las leyes electorales que rigen estas elecciones, son las que dictó el último gobierno de derecha que estuvo hasta el 2006. Ahora ellos reniegan de sus propias leyes.

Los Contras nunca se fueron de Nicaragua y son funcionales al Departamento de Estado y a las empresas estadounidenses. Esas mismas que popularizaron hace cien años el despectivo término de repúblicas bananeras, para referirse a los países centroamericanos y luego a los latinoamericanos en general. La United Food ya no existe, fue reemplazada por Chiquita (si, todos comemos esas bananas) y fue una de las empresas más destructivas de la historia moderna, desde lo ecológico, lo social y político en gran parte de los países de la región. 

Ahora, es necesario respetar los procesos democráticos en los países. Rafael Correa dijo hace unos días que en América Latina no hay democracia, hay elecciones. Una frase inteligente de una persona muy inteligente también. El pueblo nicaragüense tendrá que mejorar sus instituciones democráticas para tener verdadera participación, en las ciudades y en el campo también, pero de ninguna manera se deberá volver a permitir que desde el norte se digite el futuro de nuestros pueblos.Como decía el gran Silvio Rodríguez: Ahora el águila tiene su dolencia mayor. Nicaragua le duele, pues le duele el amor. Y le duele que el niño vaya sano a la escuela. Porque de esa madera de justicia y cariño, no se afila su espuela. 

Enterate acá
Enterate acá

Relacionado

Enterate acá

Más de lo último