La verdadera historia del “robo del siglo”

Hace 15 años, lo que muchos vivimos como una ficción de la pantalla grande sucedió realmente. En el Banco Río de Acassuso, 7 personas idearon un robo casi infalible.

El año pasado, antes de la pandemia, muchos pasamos por las salas de cine a ver una recreación de lo que hace 15 años fue El Robo del Siglo. El 13 de enero de 2006, una banda de 7 hombres entraron por la puerta principal del Banco Río de Acassuso, como simples clientes.

¿Qué intenciones tenían? Nada más y nada menos que vaciar las cajas de seguridad del banco, con el respaldo de un plan ideado por meses. Con una mezcla de valentía e ingenio, los criminales lograron su cometido, o al menos el primero: salir ilesos de ahí adentro. No, no es spoiler porque el final lo conocemos bien.

Para quienes no recuerdan aquel día del 2006, pueden acudir tranquilamente a la película estrenada el año pasado. Sin embargo, en esta cronología de los hechos podremos agregar ciertos detalles que escapan de la producción que llegó a la pantalla grande con actores como Guillermo Francella.

Si bien la idea del robo surgió de Fernando Araujo, quien decidió reclutar a distintas personas para cumplir con su cometido: está claro que solo no iba a poder montar su plan. Así, Araujo se alió con Luis Mario Vitette Sellanes, Sebastián García Bolster, Rubén Alberto de la Torre, Julián Zalloechevarría, “El Doc” y “El Nene”. De los últimos dos no se conoce el nombre real.

Te puede interesar: “Un recorrido por la Casa de la Memoria “Imprenta del Pueblo Roberto Matthews””

Luis Mario Vitette enojado con la película El robo del siglo - Tvshow -  15/01/2020 - EL PAÍS Uruguay
A la izquierda, Luis Mario Vitette Sellanes. A la derecha, Guillermo Francella

¿Cómo fue el robo?

Aquel 13 de enero de 2006, los delincuentes se encargaron de simular un robo express que se había complicado. Pero la realidad es que con 23 rehenes adentro, ellos sabían perfectamente lo que hacían: el plan iba viento en popa.

En la zona donde se encontraba el Banco Río, había recursos para aprovechar. Uno de ellos era el desagüe que pasaba por debajo, desde el cual los criminales cavaron un túnel de 15 metros, el cuál desembocaba en el cuarto al lado de las bóvedas . El robo fue en horario bancario, por lo tanto hubieron varias personas que protagonizaron el hecho como rehenes, distribuidos por los distintos pisos del banco.

Una cuestión a destacar tanto en el hecho real como en la película, fue la amabilidad con la que los rehenes fueron tratados. En este robo no hubo grandes hechos de violencia, ninguna bala y ningún muerto. Entre los involucrados en el robo, Bolster se encargó de abrir las bóvedas con la ayuda de Araujo. Por su parte, Vitette estuvo a cargo de negociar y ganar tiempo con la policía.

En total, lograron acceder a 145 cajas de seguridad, y a eso de las 3 de la tarde se dieron a la fuga. Mientras la policía asumía que seguían adentro y pensaban entregarse, ellos escaparon por el túnel hasta el desagüe y salieron remando en dos gomones.

Tras “navegar” por el desagüe unas 10 cuadras, Julián Zalloechevarría -el “paisa”- los esperaba en una camioneta. Un detalle: el vehículo contaba con un agujero en el piso, para que el resto de la banda ingrese sin salir a la calle y ser vistos. En aquel canal por donde navegaron, incluso habían construido un dique para mantener el nivel del agua.

Horas después, la policía decidió ingresar al banco, para encontrarse con puros rehenes y una nota que decía: “En barrio de ricachones, sin armas ni rencores, es solo plata y no amores”. Al llegar a esta parte de la historia en la película, muchos podrían pensar que acá terminó todo.

Pero no fue así, porque todos fueron detenidos excepto el Doc y El Nene, después de que la esposa de uno de los miembros de la banda los delate. Si bien no se sabe cuánto dinero se robó realmente, porque se cree que sólo se pudo secuestrar una parte del botín, los delincuentes ya han cumplido su condena y circulan libremente hoy en día.