“La lengua excluye porque ,en realidad, la sociedad excluye”

El lenguaje inclusivo estuvo en la agenda mediática durante el 2019. Parte de la comunidad LGBTQ y personas no binarias sostienen que el idioma no contempla sus identidades. Hablamos con Ivana Alochis, Licenciada en Lengua y Literatura castellanas y Doctora en Estudios de Género de la UNC, sobre el tema y nos dijo: “El lenguaje excluye porque ,en realidad, la sociedad excluye”.

Ivana entiende al lenguaje como el tamiz donde queda infartada la ideología de un pueblo, sus estereotipos, sus prejuicios, sus pensamientos.

“La lengua no es más que el correlato de la exclusión permanente que hacemos de lo que se considera permanentemente los cuerpos que no importan, las elecciones marginales por diversas”, explicó la licenciada.

¿Qué sucede si quedamos fuera del lenguaje?, Alochis sostuvo que aquello que no se nombra no existe. Si dejamos algo fuera del lenguaje, lo marginamos.

Te puede interesar: UNC, el lenguaje inclusivo aprobado desaconseja el uso de x, e y @

“Además de marginar, excluimos, y además de excluir, lo sacamos del universo de lo que consideramos importante”, dijo la entrevistada.

Ahora bien, ¿Qué es marginar? es dejar al margen, y entonces ¿Qué es excluir?, es sacar del centro, discriminar.

“Discriminar -en el lenguaje- es haber quitado todo tipo de existencia también en situaciones de Derecho de esos colectivos”, planteó Alochis respecto a la comunidad LGBTQ y su representación en la lengua.

Ivana ha observado en diarios hegemónicos, que cuando se refieren a una persona trans con cuerpo feminizado, se la nombra con códigos heteronormados. Por ejemplo usando el artículo indefinido “un”, obviando la identidad autopercibida de la persona trans.

Como dijimos al principio de esta nota el lenguaje inclusivo, sobre todo el que apela al uso de la “e”, ha copado la agenda mediática. La Real Academia Española (RAE) no avala su uso, y ha sido muy crítica al respecto.

Te puede interesar: Psicología de la UNC aprobó el uso de lenguaje no sexista

Le consultamos a Ivana sobre esa disputa entre lo que propone la RAE y los que aceptan el uso de la letra e, x o del símbolo @.

Para la licenciada, el lenguaje inclusivo, además de ser una manera de abarcar las diversidades, es un comportamiento disruptivo de la lengua.

El lenguaje en cuestión no solo pretende incluir sino que busca incomodar para poner en su lugar un debate respecto de qué es hegemónico en la lengua.

Según Alochis, las formas inclusivas de hablar discuten el sitio que ocupan en esas hegemonías los estereotipos, el machismo, la misoginia y el sexismo lingüístico.

Son esas prácticas del habla las que hacen que colectivos LGBTQ o cualquier comportamiento diverso no tengan un lugar en la lengua.

Por Emi Urouro

×