El mito de que todas las escuelas están preparadas para retomar las clases

En Córdoba y en todo el país, avanzan las gestiones para retomar las clases presenciales en distintos niveles. En más de un caso, las condiciones de las escuelas no están dadas para que eso suceda.

Ipem Nº20 “Rodolfo Walsh”, Córdoba Capital
Créditos: Cba24N

Mientras el debate sobre las clases presenciales aun no está cerrado, 16.446 alumnos y alumnas vuelven a las aulas hoy en Córdoba. Esta cifra corresponde a estudiantes de escuelas estatales, que se encuentran cursando sexto grado de la primaria, sexto año de la secundaria o séptimo de colegios técnicos. La intención es que completen sus aprendizajes para cerrar un ciclo.

Paralelamente, docentes de todos los niveles y contextos recalcan que en muchos casos las condiciones no están dadas para este regreso. Falta de insumos de higiene, infraestructura en construcción o averiada, entre otras fallas. Lo más preocupante en este contexto es que no están dadas las condiciones para cumplir con el protocolo sanitario correspondiente al Covid-19.

Aunque parezca algo básico, más de una institución no cuenta con suministros de agua para lavarse las manos, o bien un lugar físico para hacerlo. Tal es el caso del Ipem Nº20 “Rodolfo Walsh”, en Córdoba Capital. El establecimiento no cuenta con un baño de varones habilitado, y tiene una sola canilla para sus 368 estudiantes.

Antes de retomar la presencialidad, las dudas y los cuestionamientos ya rondaban. Ahora, pocos días de clases alcanzan para demostrar lo que ya se sospechaba: tanto los estudiantes como el personal docente y no docente están en riesgo de contagiarse si no se toman medidas.

Te puede interesar: “Clases presenciales ¿regreso cuidado o crónica del desmadre?”

Ipem Nº20 “Rodolfo Walsh”, Córdoba Capital
Créditos: Cba24N

“Después de casi un año de tener las escuelas deshabitadas, se está dando con buenos resultados, en la mayoría de los establecimientos, el regreso de los adultos, que son los docentes. Y nos estamos preparando para recibir a los alumnos. Hay cosas que ajustar”, valoró el ministro de Educación provincial Walter Grahovac.

En muchos casos, las escuelas no necesitan “ajustar cosas”, sino más bien contar con lo básico y necesario para no contagiarse, pero los testimonios docentes dejan muy claro que eso aún no es así en Córdoba. “En Córdoba, la cifra de instituciones en condiciones de iniciar el trabajo presencial es casi nula”, dijo el secretario de Coordinación Gremial de la UEPC, Oscar Ruibal.

Una vez más, la puja es la misma de siempre: gremios vs Estado. En este contexto, resulta preocupante cómo de un lado se afirma que la mayoría de los establecimientos no están aptos para la presencialidad, mientras que del otro se ve la realidad con otro lente, asegurando que la minoría es la que aún no está lista.

Sobre el caso concreto del Ipem Nº20 “Rodolfo Walsh”, una de sus docentes aseguró: “Esta escuela no está en condiciones. Hay mucha información que la escuelas están espectaculares y que cumplen con los protocolos de seguridad pero acá no se cumplen los protocolos”.

Otro dato no menor sobre el modo de retomar las clases presenciales, es qué se hace si un alumno o alumna se contagia de Covid-19. Cabe recordar que en Córdoba se planteó agrupar a los estudiantes de a 15, en lo que se llaman “burbujas”. Si alguno de estos 15 alumnos se contagiase, se debe aislar al resto; lo extraño es que al docente no se lo aísla, aunque haya tenido contacto estrecho con dicho alumno o alumna.

También te puede interesar: “Puntos clave para mantener la ventilación continua en las aulas”

Compartí la nota