El femicidio de Cecilia Basaldúa fue elevado a juicio

La medida tomada por la fiscal Paula Kelm fue repudiada tanto por la defensa de la víctima como la del acusado. Aún faltan testimonios por tomar y datos de ADN por confirmar.

Después de casi un año del femicidio de Cecilia Basaldúa, la fiscal de Cosquín Paula Kelm decidió cerrar la investigación y elevarla a juicio. Hasta el momento, Lucas Bustos de 24 años es el único sospechoso del crimen cometido entre marzo y abril del año pasado en Capilla del Monte.

Así, la fiscal indicó que “el imputado Lucas Adrián Bustos se ubicó en una posición dominante y superior a la víctima Cecilia Gisela Basaldúa, cosificándola y considerándola carente de derechos por el solo hecho de ser mujer. Conforme surge de las constancias de autos que a continuación se analizarán, quien hasta el día 9 de abril de 2020 se encontraba ausente sin conocimiento de dicha circunstancia por parte de esta Fiscalía de Instrucción”.

Bustos está preso desde fines de abril de 2020. Fue imputado por los delitos de “abuso sexual con acceso carnal y homicidio doblemente calificado por violencia de género y criminis causa”. Para la defensa del acusado y la querella de la familia de Cecilia, la decisión de la fiscal es una “aberración” y también una “provocación”.

Ambas partes tienen 8 días para oponerse a la decisión de la fiscal Kelm. Por su parte, el juez de Control de Cosquín Francisco Martos, debe resolver si eleva la causa a juicio o la devuelve a la Fiscalía. Cabe destacar que Martos no tiene experiencia previa en investigaciones penales.

Te puede interesar: “Para la Justicia, filmar sin consentimiento es violencia de género”

Una investigación que se cierra con muchos cabos sueltos

Para justificar la elevación a juicio, la fiscal Kelm apuntó que Lucas Bustos “iba a buscar a sus animales a la zona del Paseo Los Mogotes. Es decir que mientras Cecilia estuvo desparecida los miembros jóvenes de la familia Bustos, estuvieron en la zona donde Cecilia fue interceptada por el imputado”. 

Sin embargo, es pertinente mencionar que, a pesar de que Los Mogotes está a un kilómetro de donde viven los Bustos, el cuerpo de Cecilia no fue hallado allí. El cuerpo de la víctima fue encontrado en una zona llamada La Maroma, a cuatro kilómetros de Los Mogotes. Lo importante de esta aclaración es que la familia Bustos no lleva a sus caballos a pastorear a La Maroma.

A este caso de violencia se le suma otra persona: Mario Mainardi de 47 años. Un rosarino que reside en Capilla del Monte sin actividad conocida. El hombre asegura que Cecilia estuvo en su casa, pero que le dio un “brote psicótico” y la echó.

Con toda esta información, y teniendo en cuenta que Lucas Bustos confesó el crimen en la comisaría de Capilla del Monte, la fiscal Kelm dispuso la elevación a juicio del caso. Además, asegura que cuenta con los testimonios de la suboficial Silvana Lorena Trepat Ochoa y el oficial principal Luis Alberto Arrieta.

También te puede interesar: “4ta etapa de la cuarentena: Dos femicidios confirmados y un caso en investigación”

A 9 meses del femicidio de Cecilia Basaldúa todo sigue igual

Tanto la defensa como la querella repudian la decisión de Kelm

Por su parte, el abogado de Lucas Bustos -Sergio Sánchez- afirmó que “No hay una sola prueba genética que comprometa a Lucas Bustos en el femicidio de Cecilia Basaldúa, ni una. La señora fiscal Paula Kelm está cometiendo una aberración judicial. Se llenó la boca anunciando con bombos y platillos que había solicitado estudios genéticos y aún falta una categorización de las pruebas de genética forense.”

“Esta elevación a juicio es un verdadero acto de Justicia clasista, meten preso a un pobre; en vez de investigar a quiénes deben investigar”, sentenció Sánchez.

Por su parte, el padre de Cecilia -Daniel Basaldúa- sospecha de Mario Mainardi, el hombre que alojó a su hija en Capilla del Monte. “Lo dije hace 11 meses y lo vuelvo a decir hoy: Mario Mainardi debe dar explicaciones sobre lo que le sucedió a mi hija. Acá lo están encubriendo y no sé por qué”, expresó el padre de la víctima.

“Lo de la fiscal Kelm es una provocación: que en vísperas del 8-M; donde millones de mujeres de todo el mundo salimos a las calles a denunciar la violencia machista y a exigir que no nos sigan asesinando, la fiscal decida elevar a juicio la causa del femicidio de Cecilia Basaldúa, cuando la investigación no terminó es una falta de respeto a la víctima, a sus familiares y a todas las víctimas del patriarcado”, señaló Daniela Pavón, abogada de la familia Basaldúa.

Además, apuntó que “todavía quedan 12 testimoniales por tomar, faltan datos de ADN de la tercera categoría que ella misma ordenó; no se peritaron rastros de sangre, 11 muestras de sangre colectadas en la vivienda de Mario Mainardi. Es una decisión judicial sumamente apresurada. En estos días, los papás de Ceci, Daniel y Susana van a ser recibidos por el secretario de DDHH de la Nación, Horacio Pietragalla, quién sigue de cerca la evolución del caso”. 

Compartí la nota