El consumo problemático de alcohol y la violencia entre los jóvenes

En Villa Gesell, diez jóvenes jugadores de rugby, asesinaron a Fernando Baez Sosa. La violencia, la masculinidad y el consumo de alcohol fueron puestas en debate en la sociedad argentina. Hablamos con Raúl Gómez, vicedecano de la Facultad de Psicología de la UNC, sobre el consumo problemático de sustancias y su relación con hechos de violencia.

Gomez es director del Programa de Formación en Drogodependencias y adicciones de la Secretaría de Postgrado de la Facultad de Psicología. El profesional explicó que hay una relación entre el consumo de alcohol y conductas violentas, pero no son los únicos factores involucrados.

Las bebidas alcohólicas se catalogan dentro de las drogas depresoras, es decir, son deshinibitorias y esto puede ser relacionado con agresiones físicas o verbales.

Pero el entrevistado sostuvo que ninguna droga, ni el alcohol ni sustancias ilegales, convierten a una persona en lo que no son.

Te puede interesar: Violencia en Villa Gesell ¿Qué dijo el Ministerio de Mujeres, Género y Diversidad sobre las masculinidades?

“Nadie se vuelve violento por consumir una droga”, explicó Gómez, pero las sustancias que deshiniben impulsan ese comportamiento latente en personas agresivas.

Aún así, el vicedecano de Psicología, sostuvo que el consumo problemático y excesivo de alcohol no son las únicos causales de hechos violentos entre grupos de adolescentes.

Retomando la idea principal, Gómez contó que su equipo ha observado un nuevo tipo de consumo problemático, al que denominaron “atraco”.

Te puede interesar: Nuevas masculinidades en Córdoba, varones que buscan desconstruirse

“Es un consumo intensivo, episodio, que ocurre una o dos veces por semana. El mismo consiste en ingerir grandes cantidades en alcohol en poco tiempo”, explico el entrevistado.

Para el entrevistado el descontrol, consumo y diversión, conforman la triada construida por los adultos y las empresas que viven de los jóvenes.

Vivimos en una sociedad sumamente violenta, los consumos desinhiben ese comportamiento alimentado por la sociedad. Teniendo en cuenta ese panorama, Gómez resaltó la necesidad de crear una cultura de cuidado de nuestro jóvenes, no de estigmatización.

Por Emi Urouro

×