Columnas

Córdoba, campo de batalla en el cierre de listas

Cerraron las listas en todo el país y Córdoba ofreció una de las postales de negociaciones, acuerdos y desacuerdos más interesantes de todas. Por Matías Mowszet El escenario repite el esquema de tercios desiguales que ya es costumbre en la provincia desde 2015: macrismo, kirchnerismo y cordobesismo. Aunque, si bien los equipos se repiten, el […]

🕒  5 minutos de lectura

 | 

Cerraron las listas en todo el país y Córdoba ofreció una de las postales de negociaciones, acuerdos y desacuerdos más interesantes de todas.

Foto: Noticias Electorales

Por Matías Mowszet

El escenario repite el esquema de tercios desiguales que ya es costumbre en la provincia desde 2015: macrismo, kirchnerismo y cordobesismo. Aunque, si bien los equipos se repiten, el “mercado de pases” tuvo intensa actividad entre las dos opciones peronistas.

El favoritismo en esta elección, como en todas las elecciones para categorías nacionales de los últimos años, lo hegemoniza Juntos por el Cambio. El macrismo acumula, desde 2015, experiencias electorales que van desde los 50 a los 60 puntos.

El interrogante tiene que ver con el escolta. La última vez que los cordobeses eligieron diputados, el Frente de Todos se quedó con el segundo lugar y desplazó a Hacemos por Córdoba al tercero, pero aquella ocasión fue la de una elección que coincidía con la presidencial y el gobernador Juan Schiaretti se la jugaba con una boleta corta y la apuesta a la tijera.

La última vez que se votó sólo tramos legislativos, la diferencia fue notable para el oficialismo cordobés: 30 puntos a 9. También es cierto que aquella experiencia fue distinta, el kirchnerismo no ostentaba ningún Gobierno en ningún orden y ahora, no sólo cuenta con la administración nacional, sino que tiene una coalición más robusta de aliados.

En ese contexto y con esas previsiones, es que los frentes cerraron sus candidaturas y lo hicieron con grados de complejidad baja, media y alta.

Te puede interesar: "Radiografía electoral 2021: Juntos por el Cambio"

Hacemos por Córdoba

El menos emotivo pero más sólido de los armados en cuanto a su planificación fue el de Hacemos por Córdoba. No hubo interminables roscas ni acuerdos sectoriales. Todos los espacios internos comprendieron inmediatamente que la lapicera le pertenecía al gobernador y se limitaron a esperar que Juan escriba.

La primera expresión del mandatario para anunciar oficialmente las cabezas de los dos tramos fue una revelación del tono que adquirirá buena parte de su campaña. Un afiche con los rostros de las primeras candidatas y la consigna “ellas”. La virtud del protagonismo femenino como eje discursivo del nuevo tiempo

El motivo es que tanto la nómina de senadores como la de diputados están lideradas por mujeres: la diputada Alejandra Vigo, esposa del gobernador, por el lado de los postulantes al Senado y la legisladora Natalia De La Sota, hija del fallecido exgobernador, por la boleta a la Cámara de Diputados.

Vigo está secundada por el ministro provincial y exintendente de Villa María, Eduardo Acastello. Esta fue una inmediata respuesta del schiarettismo a la intención del Frente de Todos de nominar al intendente de licencia de esa ciudad y secretario de Obras Públicas nacional, Martín Gill.

Villa María será campo de batalla en la disputa cordobesa entre los peronismos con sus dos hombres más fuertes de la política local.

Natalia De La Sota estará acompañada por una nómina en la que abundan los intendentes. El segundo, de hecho, es Ignacio García Aresca, titular del ejecutivo de San Francisco.

En Córdoba ya largó la carrera de las elecciones

Foto: Urgente24

Frente de Todos

El Frente de Todos, por su parte, armó el rompecabezas con relativa tranquilidad también, aunque algunas de sus piezas demoraron la definición y generaron algunos interrogantes. El binomio del Senado estaba decidido desde hace varios días: el senador Carlos Caserio representa a la pata pejotista y la diputada Gabriela Estévez a La Cámpora, el sello que, a fines prácticos, significa el aval de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La figurita difícil fue la señalada para encabezar la nómina de diputados. Martín Gill demoró la respuesta y su indefinición motivó una cumbre entre Caserio, Estévez y el presidente Alberto Fernández. El mandatario participó de la conversación y resolvió el nudo en una reunión con el villamariense.

Finalmente, Gill encabezará junto a Olga Ruitort. Pablo Carro e Ilda Bustos aparecen en el tercer y cuarto puesto respectivamente.

También te puede interesar: "Radiografía electoral 2021: la izquierda"

Juntos por el Cambio

El verdadero caos se desató en Juntos por el Cambio. Desde hace dos años, el presidente del interbloque en la Cámara de Diputados, Mario Negri, construye su camino hacia la primera banca senatorial. Ese proceso se vio desafiado cuando el expresidente Mauricio Macri visitó Córdoba para presentar su libro, “Primer Tiempo”, y señaló a Gustavo Santos como su hombre.

A partir de ahí, el radical disputa el espacio de representación con el pacto entre el macrismo y el juecismo que impulsaba la fórmula entre Luis Juez al Senado y Santos a diputados. Para contrarrestar eso, selló un acuerdo con Rodrigo De Loredo y avanzó en una candidatura conjunta. Al cerrar con De Loredo, relegó a Ramón Mestre, que pedía pista.

Hasta el jueves, el panorama era de dos sectores a dos bandas enfrentados en internas, pero negociando la posibilidad de un esquema de unidad. Esos intentos fueron los que dinamitaron todo.

Negri le propuso a Santos compartir candidatura, uno en cada tramo de la boleta, y que De Loredo se corra al tercer lugar de la nómina de diputados. El único que quedaba afuera de este armado era Juez, que tuvo su rabieta en varios programas nacionales de televisión.

Sin embargo, el dato no previsto en esta negociación fue la reacción de De Loredo. El joven dirigente explotó contra Negri y le comunicó que todo lo que habían conversado las últimas semanas quedaba sin efecto, además de calificaciones y expresiones de bronca.

La posibilidad de un acuerdo Negri-Santos llevó a los dos heridos, De Loredo y Juez, a charlar. La rebelión de De Loredo obligó a Negri a tocarle la puerta nuevamente a Ramón Mestre, en pos de cerrar las filas radicales.

Finalmente, se “cruzaron” las candidaturas. Lo que iba a ser una interna Negri-De Loredo contra Juez-Santos terminó en un Negri-Santos contra Juez-De Loredo.

Este será el choque principal, aunque habrá expresiones marginales en la coalición como las que impulsan, por separado, Bee Sellares y Dante Rossi.

Enterate acá
Enterate acá

Relacionado

Enterate acá

Más de lo último