Bolivia: Investigación cuestiona los datos presentados por la OEA

Bolivia: Investigación cuestiona los datos presentados por la OEA

El Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR) presentó una investigación titulada ¿Qué sucedió en el recuento de votos de las elecciones de Bolivia de 2019? El papel de la Misión de Observación Electoral de la OEA, que cuestiona los datos presentados por la Organización de los Estados Americanos sobre las irregularidades en el proceso electoral boliviano, que fomentaron la renuncia de Evo Morales y la crisis institucional de su país.

Cabe resaltar que el CEPR es un centro de investigación de Estados Unidos- entre los miembros de su Junta Consultiva cuentan con dos premios Nobel-, y se hizo eco de un conflicto que se dividió las posturas internacionales: El golpe de Estado en Bolivia.

El domingo de elecciones se produjo una interrupción del escrutinio provisorio- duró aproximadamente 24 horas-, en ese momento ya estaban cargadas el 83,85% de las actas. Cuando el conteo rápido quedó suspendido, el 45,7% de los votos correspondían a Evo Morales y aventejaba con 7,87% al candidato opositor, Carlos Mesa.

Es pertinente explicar que el sistema electoral de Bolivia estipula que ganará el candidato que supere el 50% de los votos o que con más del 40% presenté una diferencia de 10 puntos con el siguiente postulante

Te puede interesar: La Legislatura de Córdoba y el Congreso repudiaron el golpe de Estado en Bolivia

Luego de 24 horas el conteo rápido reactivo. Con el 95,63% de las actas escrutadas los resultados mostraron 46,86% de los votos para Morales y 36,32% para Mesa- la diferencia de 10 puntos se había logrado-, es decir ganaba Evo en primera vuelta.

Pero cuando la Transmisión de los Resultados Electorales Preliminares (TREP) fue interrumpida, la oposición salió a gritar fraude y la OEA se ofreció a realizar una investigación.

Es necesario resaltar que el escrutinio oficial reflejó un 47,08% de los votos para el partido de Morales, aventajando en 10,5 al candidato opositor. No había ballotage. La OEA solicitó que se llamen a nuevas elecciones por la tendencia dudosa arrojad en los resultados preliminares.

Los investigadores del CEPR explicaron que la mayor parte de los argumentos de la OEA se basan sobre el escrutinio provisorio y no sobre el oficial. Sostienen que la organización no brindó evidencia para sustentar las declaraciones que sugerían que el conteo rápido pudo ser incorrecto o difícil de explicar. 

Te puede interesar: Crisis en Bolivia, ¿Por qué es un golpe de Estado?

En el sistema de Bolivia los resultados del conteo rápido no tienen ningún valor legal. Se realiza mediante fotografías de las actas, su función es mostrar la tendencia o los resultados creíbles antes del conteo oficial, para informar a los medios y a la población.

“Algo fundamental es que el recuento de votos oficiales legalmente vinculantes no se detuvo durante ningún período significativo, y la tendencia en los resultados en el recuento oficial es muy similar a la tendencia en los resultados del conteo rápido,” explica el informe del CEPR.

Respecto a las tendencias nombrabas en párrafos anteriores, que la OEA puso en cuestión luego de la interrupción del conteo rápido, la investigación del centro norteamericano sostiene que no cambiaron sustancialmente conforme se fueron contabilizando más actas. 

Es decir Evo Morales si aventajaba a Mesa, y no se produjo un aumento abrupto de esa diferencia.

“Las tendencias en ambos recuentos reflejan patrones de votación ampliamente conocidos, los que ocurren de acuerdo a la geografía”, puede leerse en el documento. Históricamente Evo ha tenido mayoría en los sectores rurales y campesinos, no tanto así en las urbes de Bolivia, pero las urnas del campo suelen ser las últimas en escrutarse. 

“La OEA debe organizar una investigación independiente de su Departamento de Cooperación y Observación Electoral; de la Misión de Observación Electoral que participó en esta elección; y cualquier otro sector de la OEA que tenga responsabilidad en este fracaso de la Misión de Observación Electoral en Bolivia”, concluye el informe del Centro de Investigación en Economía y Política .

Por Emi Urouro