Autovía de Punilla: elevaron un nuevo petitorio para frenar su avance

Más de 50 asambleas, organizaciones y colectivos firmaron un nuevo petitorio destinado al gobernador Juan Schiaretti. En este documento, expresaron su repudio hacia la concreción de la nueva autovía de Punilla.

Durante la mañana de hoy, más de 50 agrupaciones y asambleas firmaron y elevaron un petitorio al gobernador Juan Schiaretti en rechazo a la nueva autovía de montaña que atravesaría el Valle de Punilla. Crisis hídrica, más de 350.000 hectáreas perdidas por los incendios en Córdoba y consecuentes inundaciones en zonas turísticas son razones más que suficientes para frenar esta iniciativa.

“No es admisible endeudar a la ciudadanía y a las generaciones futuras con proyectos faraónicos como una autovía de Punilla, que resulta de una proyección del plan bioceánico IIRSA para perpetrar el modelo extractivista de saqueo de nuestros bienes naturales y no pensada para favorecer el turismo o traer un tipo de progreso que no hemos consensuado”, reza el petitorio.

Para respaldar su pedido, quienes firmaron el comunicado se amparan en el artículo 41 de la Constitución Nacional. El mismo dice que “todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y actividades productivas que satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de generaciones futuras; y tienen el deber de preservarlo(…) Las autoridades proveerán a la protección de este derecho(…)”

El proyecto no cuenta con licencia social

La iniciativa propuesta por el gobierno provincial no solo carece de una licencia social, sino que acarrea un rechazo del 82%, manifestado anteriormente en la mayor Audiencia Pública de la historia de Córdoba, que duró 9 días. Más aún, los colectivos firmantes sospechan que se trata de una obra ilegal, dado que la Corporación Andina de Fomento (CAF) exige la aprobación popular como requisito para financiarla, lo cual no es un hecho.

Estamos hablando de una obra vial que no cumple con el Acuerdo de Escazú (Ley 27566), la Ley de Bosques de la Provincia de Córdoba (Ley 9814) y la ley de ambiente (Ley 10.208). En todas estas leyes existe un criterio muy claro en cuanto a participación ciudadana. Es por todo esto que se exige una audiencia pública presencial, dado que las virtuales han demostrado la inviabilidad de la participación ciudadana por dichas vías.

Te puede interesar: “Alianza por el Clima Córdoba convoca a movilizarse por la crisis climática”

El proyecto no contempla el ciudado del agua

Entre las zonas de conservación que atraviesa el trazado de la autovía, se encuentra la Reserva Hídrica Los Gigantes, Reserva Parque río Yuspe-Cosquín y Reserva Ecológica Natural Balneario el Portecelo. Todas estas protegen las cuencas que suministran de agua al Sur de Punilla y Córdoba Capital.

Se justifica la obra asegurando que la crisis hídrica de Punilla será solucionada con acueductos provenientes del Rio Paraná, el cual no solo está contaminado, sino que alcanzó sus niveles mínimos de caudal el año pasado. Una vez más, de los estudios de impacto ambiental ni noticias.

El trazado atraviesa bosque nativo incendiado

Si prestamos atención a cómo se dispuso el trazado de la nueva autovía, podremos ver cómo pasa por una zona de bosque nativo incendiado en 2020, que aún no se ha recuperado. Si bien se han plantado árboles, la fauna de dicho lugar ha migrado a zonas más propicias para su desarrollo.

“Una autovía impediría para siempre recuperar nuestro ecosistema autóctono, exponiendo a toda Punilla a una mayor vulnerabilidad climática: sequías, inundaciones, vientos, temperaturas más extremas, que
harían nuestra vida insoportable y al turista huir de una tierra masacrada”, repudia el petitorio.

También te puede interesar: “Comarca Andina: ceden los incendios y se impulsa la investigación judicial”

El negocio inmobiliario se hace presente en Punilla

Vecinos y vecinas de Punilla denuncian desmontes ilegales y ocupación de inmobiliarias sobre zonas recientemente incendiadas. A pesar de contar con una Ley de Política Ambiental (Ley 10.208), que explica cómo gestionar los espacios, para evitar errores en el modo de habitar y pensar el futuro territorial de la región.

Ni hablar de la violencia sufrida sobre la comunidad Ticas y sobre los vecinos del Barrio Suncho Huayco en Bialet Massé. Como así también en zonas del Balcón de Punilla por usurpadores inmobiliarios que actúan
ilegalmente. En este sentido, la indiferencia de los funcionarios municipales incide sobre esta problemática.

“Exigimos garantizar que se cumpla el Art. 30 de la ley 9814 que expresa “en todos los casos de incendio se mantendrá la categoría de conservación del Bosque que se hubiera definido en el Ordenamiento de los Bosques Nativos Provincial establecido por la presente Ley”. Que no sean autorizados proyectos de obra pública y/o privada. Que impliquen afectar zonas quemadas o requieran desmonte, o cambio de uso de suelo en zonas residenciales”, demanda el petitorio presentado hoy.

Territorio ancestral arrasado por el asfalto

El nuevo trazado atenta contra barrios enteros, cuya historia tiene décadas en el territorio. En Bialet Massé: Barrio La Aguadita, Mirador del Lago, Suncho y Comunidad Ticca. San José en Santa María de Punilla. En Cosquín: Barrio Las Tunas. En estos sectores, las expropiaciones del Estado no entienden de hogares, vínculos familiares y pequeños productores

¿Qué turista quiere ver el paisaje arruinado?

Según informan en el petitorio, ya puede verse la destrucción paisajística en el tramo Variante Costa Azul – San Roque, ya concluido, y en el tramo del Camino del Cuadrado. Así, teniendo en cuenta que el turismo es una de las actividades centrales del Valle, ¿cómo ofrecer cerros y montañas destruidas, ríos contaminados y bosques incendiados.

Respecto a esto, se exige el cumplimiento de las leyes de turismo nacional (Ley 25.997) , provincial (Ley 9.124), de turismo alternativo (Ley 8.801) y el Código Ético Mundial de la Organización Mundial de Turismo de la ONU.

También te puede interesar: ““La autovía no es prioridad””

Proteger el patrimonio arqueológico para conservar la memoria

Es sabido que el Valle de Punilla albergó a diversos pueblos originarios, con una antigüedad comprobada de hasta 13 mil años. La presencia de morteros, casas pozo, cementerios indígenas, arte rupestre y cerámicas son algunos de los ejemplos tangibles que se pueden encontrar en la zona.

El nuevo trazado no solo afectaría las zonas en donde los pueblos originarios habitaban, sino también la posibilidad de estudiar y preservar su historia.

El tren como alternativa a la autovía

Restaurar el Ramal A1 del tren surgió como una alternativa “más económica que la obra de autovía. Y que afectaría menos a Punilla como sociedad y a su identidad biocultural”. Asimismo, “el transporte de carga abarataría costos y agilizaría el tránsito en la Ruta 38 de manera mucho más sustentable. A lo que se suma la creación de puestos de trabajo permanentes”, detalla el petitorio.

La calidad de vida es prioridad

El Valle de Punilla se encuentra en una grave emergencia sanitaria y
educativa en el contexto de pandemia e incendios. Es por eso que garantizar el acceso el agua para todos los habitantes, mejorar los hospitales, las escuelas y sumar sistemas de cloacas es prioritario ante una nueva autovía.

“Las asambleas socio ambientales de Punilla y gran parte de la población, no estamos en contra del progreso. Sino que trabajamos y damos nuestro tiempo para pensar un modo de vida que no atente contra nuestro presente cultural y ambiental, amenazado por el modelo extractivista neoliberal. Y mucho menos que ponga en riesgo el futuro de nuestro territorio donde vivirán los y las que nos sucederán”, finaliza el comunicado.

Compartí la nota