Tiene prohibido el ingreso a su trabajo por su orientación sexual

Tiene prohibido el ingreso a su trabajo por su orientación sexual

Fue despedido en 2017 y reincorporado por un fallo judicial en 2018. Sin embargo, a principios de este año, en su trabajo le prohibieron el ingreso, desobedeciendo a la Justicia. Al parecer, para las autoridades de ATACC es un factor excluyente la orientación sexual de sus trabajadores. 

En junio de 2017, Luis Ariel Cinfuentes fue despedido de la Asociación de Trabajadores Argentinos de Centro de Contacto (ATACC) sin causas formales. El motivo, según denunció Cinfuentes en aquel entonces, surgió tras una denuncia que el trabajador realizó en el INADI por discriminación.

En diálogo con El Resaltador, Luis contó que los malos tratos venían desde hace rato, que le decían “puto” todo el tiempo y le denigraban todos los programas que el presentaba en la asociación. 

Te puede interesar: Dirigente de la CTA denunciado por acoso sigue en carrera sindicalista. 

“Yo había presentado varios proyectos que trataban de incluir al colectivo para tener un convenio más acorde a los tiempos. Yo había pensado primero educación sexual, reparto de preservativos y folletos informativos que se repartían a los afiliados y no afiliados en los call center; y, aparte, habíamos presentado un proyecto de inclusión laboral trans. La respuesta que recibí al día siguiente fue que yo era un puto, que quería llenar de putos la sede gremial, de lo cual yo me cansé e hice la denuncia en el INADI. Al día siguiente, a mí me despiden sin causa“, contó Luis a este medio.

En ese entonces, Cinfuentes inició el juicio sin solicitar resarcimiento económico, sino pidiendo que le devuelvan su puesto de trabajo. Fue así que la Sala 6ª de la Cámara del Trabajo de Córdoba, a principios de 2018, hizo lugar a la medida cautelar y ordenó su reincorporación hasta tanto se resuelva el tema de fondo, ya que el tribunal consideró que la cesantía se debió a su activa participación en un colectivo que defiende los derechos de la comunidad LGBTIQ+.

“No me devolvieron mi oficina. Sí me permitieron entrar pero no me dieron tareas, de hecho me empezaron a hostigar, a gritarme, llegaron incluso a empujarme por las escaleras. Hasta que el día 6 de enero de 2019 yo voy a trabajar y ya no se me permitía más el ingreso“.

Asimismo, ATACC se declaró en rebeldía ante la Justicia por no obedecer lo dispuesto en el fallo que ordenaba la devolución del puesto de trabajo. Esto generó a la Asociación una multa diaria, que no la está pagando, y un grave antecedente.

Actualmente, Luis Ariel Cinfuentes no recibe un sueldo, sino un proporcional de seis mil pesos. No está en blanco, es decir que no cuenta con algún derecho laboral. Todos estos hechos están denunciados por el trabajador afectado que hasta el día de hoy no lo dejan entrar al Sindicato de Centros de Contacto por su orientación sexual. 

Por otro lado, Cinfuentes contó que la Asociación también tiene denuncias por violencia de género, por parte de otras delegadas que han sido maltratadas por el simple hecho de ser mujeres y querer ejercer ese puesto de trabajo.