Simone de Beauvoir, la filósofa que se adelantó a su época

Un día como hoy, pero hace 35 años, falleció Simone de Beauvoir, una de las más grandes pensadoras feministas del siglo XX. Y hoy vamos a recordar una de sus obras más célebres “El segundo sexo”.

Simone de Beauvoir, la filósofa que se adelantó a su época

​Simone de Beauvoir, filósofa, profesora y escritora francesa., murió en París el 14 de abril de 1986 a los 78 años, a causa de una neumonía. Sus aportes académicos marcarían al feminismo del siglo pasado, y repercutirían en las corrientes venideras.

Una de sus más grandes obras fue “El Segundo Sexo”, publicado en 1949, que la impulsó en su lucha por los derechos de las mujeres. Su lanzamiento impactó en Francia, un país que había conquistado el voto femenino hacía cuatro años pero que había quedado tan destruido por la guerra que se adjudicó a la mujer la misión “de dar hijos a la patria”.

Simone consideraba a la maternidad como una manera de limitar la libertad de las mujeres. En este ensayo, histórico, también trata sobre la emancipación de la mujer, el problema del papel en el hogar y de su rol como madre, considerados por la autora como factores opresivos y de freno a su independencia.

Una de las ideas del “Segundo Sexo”, que como era de esperarse sacudieron al país de la autora, es que el matrimonio y los hijos son obra de hombres y mujeres, pero Simone enfatiza que las tareas vinculadas a la familia siempre han generado mayores responsabilidades para ellas que para los varones. Es decir, en tiempos actuales, se podría pensar en la distribución desigual de las tareas domésticas y de cuidado.

Te puede interesar: “Eutanasia en Argentina: ¿conocés la iniciativa ‘ley Alfonso’?”

Ese “rol” las ha atado y les ha impedido pensar en una realización por fuera del hogar. El ensayo destaca que la responsabilidad de esta situación, a la que considera histórica, es de los dos sexos, que han contribuido para que se sostuviera.

“El día que una mujer pueda amar no desde su debilidad sino desde su fortaleza. Cuando pueda amar no para escapar de sí misma sino para encontrarse, no para humillarse sino para afirmarse, ese día el amor será para ella, como para el hombre, fuente de vida y no un peligro mortal”

El segundo sexo.

¿Cuál es la tesis central del “Segundo Sexo”?  Su teoría se resume en la frase: No se nace mujer, se llega una a serlo. En 1975, De Beauvoir retoma las ideas aquel ensayo en una histórica entrevista, en la que define de manera clara esa idea fundamental para los feminismos:

“Esa es la fórmula que resume la totalidad de mis tesis. Lo que significa es muy simple, quiere decir que ser mujer no es un hecho natural, es el resultado de una historia. No existe ningún instinto biológico o psicológico que defina a la mujer como tal. Es la historia la que la construye. Primero, la historia de una civilización que determina su situación actual. Y, por otra parte, para cada mujer particular, es la historia de su vida, de su infancia la que que la determina como mujer, la que crea en ella algo que no es dado desde el nacimiento, el ‘eterno femenino’, la ‘feminidad’”.

Entonces, si lo que entendemos por mujer es un producto cultural que se ha construido socialmente sobre el cuerpo sexuado de las mujeres, que se ha definido a lo largo de la historia como madre, esposa o hija, la principal tarea es reconquistar su propia identidad específica y desde sus propios criterios.

En relación al punto anterior, el ensayo destaca que las características que presentan las mujeres no les vienen dadas de su genética, sino de cómo han sido educadas y socializadas.

En un nuevo aniversario de su fallecimiento, nos pareció interesante recordar algunas de sus ideas feministas, que se adelantaron a su tiempo y cruzaron fronteras y generaciones.

Compartí la nota