Servicio Cívico Voluntario: Quienes no estudian ni trabajan en su mayoría son mujeres

Servicio Cívico Voluntario: Quienes no estudian ni trabajan en su mayoría son mujeres

Hace unas semanas, el Gobierno nacional anunció en el Boletín Oficial la creación del Servicio Cívico Voluntario en Valores para jóvenes de 16 a 20 años con el objetivo de brindar “oportunidades de formación en valores democráticos y republicanos”. Según chequeado, la mayor parte de quienes no trabajan ni estudian, son mujeres que realizan tareas de cuidado.

El servicio está destinado a jóvenes que no trabajen, ni estudien o estén en la calle. Es decir que apunta a los llamado “ni-ni”. Pero en Argentina, la mayoría de personas que no pueden acceder al sistema educativo y laboral, son mujeres que se dedican  a realizar tareas de cuidado, de menores o ancianos por ejemplo.

Según un informe del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC), de 1.080.682 jóvenes que no estudian ni trabajan, el 67% son mujeres adolescentes, que cuidan a sus hijos, hermanos o adultos mayores.

“Un dato importante para señalar es que del total de jóvenes que cuidan, el 95% son mujeres y el 5% varones. Y que en la Argentina, una de cada seis mujeres tiene su hijo antes de los 19 años. La maternidad adolescente se da mayormente en contextos de desigualdad: 7 de cada 10 madres jóvenes pertenecen a hogares de bajos ingresos”, completa el documento de CIPPEC.

Siguiendo los números dados, el servicio cívico voluntario apunta a mujeres en situaciones de vulnerabilidad. Pero como explicó el investigador de la UEPC, Gonzalo Gutiérrez, Gendarmería, que estaría a cargo del servicio, es una institución de seguridad y represión.

“La escuela ofrece cuidado, respeto, reconocimiento, enseñanzas, saberes, confianza y un marco de experiencias comunes para sentirse parte y no parias de esta sociedad”, expresó el docente en una entrevista con este medio. Y las mujeres adolescentes no pueden perder la oportunidad de asistir a la escuela o conseguir un trabajo formal.

Por Emi Urouro