Según un informe de la UCA la ansiedad y depresión es mayor en las amas de casa que en las trabajadoras remuneradas

Según un informe de la UCA la ansiedad y depresión es mayor en las amas de casa que en las trabajadoras remuneradas

Según un informe técnico de la UCA el malestar subjetivo, conformado por la ansiedad y la depresión, es mayor en las amas de casa que solo se dedican a tareas de trabajo no remunerado en el hogar, que en las mujeres que sólo se ocupan en el trabajo remunerado.

En el informe “Empleo y trabajo no remunerado. Una mirada en profundidad sobre la distribución del trabajo no remunerado en el Conurbano Bonaerense 2017-2018”, realizado por el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) y la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires, se explica que las mujeres tienen un 40% menos de probabilidades de tener un trabajo pleno de derechos que los hombres.

El cuidado de los niños, de los adultos mayores y realizar las tareas del hogar, forman parte del llamado trabajo no remunerado. Según los datos recolectados por la UCA, las mujeres del conurbano bonaerense, sobre todo las de sectores vulnerables, experimentan múltiples desigualdades en el acceso al mercado de trabajo pago y en la carga de trabajo no remunerado.

Te puede interesar: Extenderán la prórroga para la jubilación de amas de casa con algunas limitaciones.

Los indicadores de déficit de malestar subjetivo de las amas de casa triplican a los que muestran quienes forman parte del mercado remunerado. Además las mujeres que sólo trabajan en el hogar tienen casi tres veces más déficit en la capacidad de tener proyectos personales, en comparación de las mujeres que tiene un empleo.

El informe de la UCA tomó información de 1332 casos de cada año relevado, y sacó conclusiones sobre el bienestar subjetivo de la población de mujeres según la distribución desigual de tareas del hogar.  Un dato llamativo es que las amas de casa superan en un 4,7% de sentimiento de infelicidad, a quienes sólo trabajan por un sueldo.

Los motivos de este malestar subjetivo en las mujeres se deben a la falta de contacto con gente diferente, el no poder desarrollarse en otro ámbito más allá de la  vivienda propia, no fomentar el desarrollo personal y no alcanzar independencia económica.

Cecilia Tinoboras, investigadora a cargo del informe, comentó en diálogo con La Nación, que no saben si es la remuneración económica o el reconocimiento de la sociedad, pero lo datos muestran que si las mujeres salen al mercado del trabajo pago, se sienten mejor.

 

Por Emi Urouro