Según Correpi, en mayo hubo 26 muertes por gatillo fácil o en lugares de detención

Según Correpi, en mayo hubo 26 muertes por gatillo fácil o en lugares de detención

La Coordinadora contra la represión policial e institucional (CORREPI) indicó que en el mes de mayo contabilizaron 26 muertes por gatillo fácil o en lugares de detención. El agravante es que, en todos los casos, la fuerza de seguridad implicada intentó modificar los hechos para desligarse de la responsabilidad, como ocurrió en el caso de San Miguel del Monte.

Al viernes 24 de mayo, Correpi denunció un total de 26 muertes por gatillo fácil por parte de las fuerzas de seguridad u ocurridos en lugares de detención desde el comienzo del mes. En una nota publicada en su página web, se informa que el agravante es que en todos los casos la Policía o la fuerza implicada intentó modificar los hechos para evitar su responsabilidad.

Estos hechos no responden a un accionar aislado de policías que actúan como “la manzana podrida del cajón”, indican desde CORREPI. Al respecto, mencionan el caso más resonante, ocurrido en San Miguel del Monte, donde murió un joven y 3 menores (Aníbal Suárez de 22, Gonzalo Domínguez de 14, Camila López de 13 y Danilo Sansone de 13) en un choque producto de una persecución policial. Rocío Guagliarello (13) es la única sobreviviente del hecho que aún pelea por su vida.

También te puede interesar: ¡Bajen las armas, que aquí solo hay pibes rapeando!

En este caso, la policía indicó que apuntó con una linterna al auto en el que viajaban los jóvenes, pero un video y las balas encontradas -una en el cuerpo de uno de los fallecidos-, demostraron que esa versión no era cierta, y que los policías dispararon en el medio de la persecución.

El caso de la localidad de Tres de febrero

Desde CORREPI, insisten afirmando: “Este combo frecuente de balas y mentiras tiene total correlato con la intención del Gobierno de instalar versiones que justifiquen su avanzada represiva”. También se menciona el caso de Diego Cagliero, de 30 años, quien fue víctima de la Policía en una persecución. Los uniformados realizaron 11 disparos, de los cuales varios impactaron en el pecho de Diego y lo mataron.

Las fuerzas de seguridad indicaron que dispararon porque les dispararon desde el auto de Cagliero con dos armas. Las pericias desmintieron la versión, ya que no se pudieron comprobar los disparos ni que las armas fueran de Diego ni sus amigos. En cambio sí se confirmó que una de las armas era de aire comprimido y que ninguna efectuó disparos.

Gatillo fácil en Rosario

“Por supuesto que esto no podría lograr la efectividad deseada sin la indiscriminada complicidad de los medios hegemónicos que se encargan de justificar cada uno de los homicidios” señala la nota de CORREPI. Desde la coordinadora, recuerdan el caso ocurrido el martes 21 de mayo en Rosario donde fueron asesinados Maximiliano Rosasco de 21 años y Jimena Gramajo de 25.

Los oficiales del Comando Radioeléctrico informaron que Maximiliano y Jimena intentaron robarle a una mujer, motivo por el cual los persiguieron y luego, en un tiroteo, resultaron muertos. Una vez más, las pericias demostraron que el robo no se pudo comprobar pero sí se determinó mediante un video de una cámara del lugar cómo uno de los oficiales mata a una de las víctimas cuando se encontraba tirada en el suelo.

Macri, Bullrich y compañía quieren instalar para asegurar un control social cada vez mayor que garantice, sin oposición, el ajuste, el saqueo y el hambre al pueblo trabajador”, concluyen desde la Coordinadora contra la represión policial e institucional.

×