¿Qué medidas contra el Covid-19 nunca fueron efectivas?

Desde el comienzo de la pandemia, las medidas de higiene que se han difundido como efectivas han sido muchas y muy variadas. Con el avance de la evidencia científica, se comprobó que muchas de estas no sirven o no son necesarias.

Fuente: Salud con Lupa

¿Se acuerdan cuando al comienzo de la pandemia rociábamos con alcohol las bolsas del super? ¿O cuando todos los comercios tenían su alfombra sanitizante en la entrada? Estos son dos ejemplos de hábitos que ya quedaron obsoletos a esta altura. ¿Por qué? debido a que la evidencia científica sobre la pandemia y el Covid-19 ha podido comprobar cuáles son las medidas de higiene que son realmente necesarias y cuáles no.

A un poco más de un año desde el primer caso de coronavirus en Argentina, hemos sido testigos de un “prueba y error” en torno a lo que si y lo que no debemos hacer para cuidarnos. En términos de higiene, se propusieron medidas como contar con alfombras sanitizantes en las entradas de los comercios. O bien rociarse alcohol en las suelas de las zapatillas al entrar a casa. También, se controlaba rigurosamente que los locales comerciales cuenten con un termómetro para ser usado en cada cliente que ingrese. Finalmente, la costumbre de rociar todo lo que venía del super con un pulverizador lleno de alcohol al 70% también formó parte de nuestras rutinas.

Si bien todas estas medidas aportan al higiene en general, no debemos confundirnos: no evitan contagios de Covid-19 ni nada parecido. Lo que sucede es que al aplicar estos hábitos, corremos el riesgo de “gastar pólvora en chimango” como suelen decir. Perdemos tiempo y dinero en cosas que sólo generan una falsa sensación de seguridad frente al virus. Así lo confirman diversos estudios científicos, que han acopiado grandes cantidades de evidencia en tan solo un año. En relación a esto último, una investigación publicada en la revista Scientometrics demostró que entre enero y abril del 2020 se publicaron más de 4 mil artículos sobre la pandemia y afines. En octubre del mismo año, ya eran más de 85 mil. 

Concretamente, y más allá de los próximos párrafos de esta nota en donde se explicará porque las medidas antes mencionadas no son útiles para combatir el coronavirus, cabe hacer una síntesis. Usar correctamente el barbijo, lavarse las manos asiduamente, ventilar los ambientes y mantener el distanciamiento social son cuatro medidas que hasta el momento se posicionan como las más eficaces y comprobadas.

Te puede interesar: “¿Qué actividades esenciales quedan exceptuadas de las restricciones?”

No por desinfectarnos los zapatos prevenimos el coronavirus

Al inicio de la pandemia y también cuando reabrieron bares, restaurantes y comercios comenzamos a usar alfombras sanitizantes o bien pulverizadores con alcohol para desinfectar nuestras suelas. Si bien este hábito suma a la limpieza de los espacios cerrados que visitemos, estudios actualizados comprobaron que el contagio de Covid-19 a través de las superficies es posible pero no presenta riesgo significativo.

Incluso, la Organización Mundial de la Salud indicó que la posibilidad de que el virus viaje de la suela de un zapato hacia las vías respiratorias de la misma u otra persona es muy poco probable. “Esas alfombras no sirven para nada. Es un desperdicio de tiempo y dinero y podría ser, incluso, tóxico. Las sustancias desinfectantes que se utilizan podrían dispersarse por el aire e intoxicarnos”, indicó a Chequeado José Luis Jiménez, experto en Aerosoles y académico de la Universidad de Colorado (EE.UU.).

En este sentido, mantener limpias las zonas de contacto frecuente, a la par de una buena ventilación cruzada y el correcto distanciamiento entre las personas es mucho más efectivo que adquirir estas alfombras.

Alfombra Tapete Felpudo Sanitizante | Seal Pro
Alfombras sanitizantes utilizadas en comercios de todo tipo

Los termómetros y oxímetros no cuentan como medidas de seguridad

A pesar de que los termómetros y oxímetros sirvan para identificar síntomas afines al Covid-19 (fiebre y baja oxigenación), no constituyen medidas de seguridad en espacios públicos como shoppings y bares. Sucede que por lo menos un tercio de las personas infectadas son asintomáticas, según indica la evidencia científica. De esta manera, estas herramientas no logran detectar fehacientemente si una persona está infectada o no.

Según Jiménez, existe una herramienta que a pesar de ciertas limitaciones puede ser más útil en estos casos. Se trata de instalar detectores de dióxido de carbono en lugares con gran afluencia. Estos aparatos miden la cantidad de CO2 que exhalan las personas. De esta manera, si el aparato registra altos niveles de CO2, significa que hay más aerosoles en el aire. Esto quiere decir que hay mayor posibilidad de contagio si hay personas infectadas en el lugar. Así, puede ser una herramienta que nos haga saber cuándo se deben ventilar los espacios.

También te puede interesar: “Vacuna de Astrazeneca: la provincia recibirá 72 mil dosis”

Levante la mano quien desinfectaba bolsas, cajas y envases

Muchos y muchas nos pasamos los primeros meses de la cuarentena -o quizás hasta el día de hoy- sanitizando y lavando todo lo que venía de afuera. Compras del super, cajas y bolsas de delivery, entre otras cosas son claros ejemplos de esta práctica. En este sentido, volvemos sobre lo mismo: el SARS-CoV-2 se transmite principalmente por aerosoles y no persiste demasiado tiempo en superficies.

Como bien indicó la OMS hace ya un tiempo, “no es necesario desinfectar los materiales de los envases de alimentos. Pero hay que lavarse las manos adecuadamente antes y después de manipularlos”. Esto se debe a que el virus no persiste ni se replica en superficies. Lo mismo pasa con frutas y verduras, que si bien es importante sanitizarlas para prevenir otras enfermedades, no lo es para prevenir el Covid-19.

Ahora bien, si dentro de una casa existe un caso confirmado o sospechoso de coronavirus, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan una limpieza más exhaustiva de superficies. Esto se debe a que la presencia del virus en estos espacios es mucho más probable. Incluso se confirma si un miembro de la casa da positivo.

¿Circular en un solo sentido en espacios públicos? no previene contagios

¿Han visto como en shoppings o parques nos indican con flechas cómo circular? La realidad es que el virus no entiende de derechas o izquierdas. Permanece en el ambiente por horas y viaja en el aire sin tener en cuenta cómo nos movamos. Acá la cuestión es la que ya mencionamos anteriormente, la buena ventilación de los espacios.

Al respecto, diversos especialistas comparan los aerosoles que producen contagios de Covid-19 con el humo al que se exponen los no fumadores cuando comparten un espacio cerrado con fumadores. Así como el humo del cigarrillo permanece en el aire aun cuando quien fuma ya no está en esa habitación, los aerosoles mediante los cuales se transmite el coronavirus pueden mantenerse en los espacios. Desafortunadamente, y a diferencia del humo del cigarrillo, estos últimos no se pueden percibir con la vista o el olfato.

En este sentido, la recomendación no es llenar los pisos de flechas de colores. Sino restringir la cantidad de las personas en estos espacios y el tiempo de permanencia de las mismas.

Sobre la pandemia y el coronavirus seguirá actualizándose la información casi de manera constante, pero hasta el momento es conveniente derribar algunos mitos que generar pérdida de tiempo, dinero y falsas expectativas.

Compartí la nota