Mira nuestra cobertura
Mira nuestra cobertura
Actualidad

Naim Darrechi: hablemos de la influencia, hablemos de consentimiento

Los dichos del influencer trascendieron las redes y hacen necesaria la conversación que no está para nada saldada: el consentimiento en las relaciones sexuales.  Por Agustina Bortolon - Eugenia López, Lic. en Psicología Naim Darrechi es un tiktoker español de 19 años con más de 27 millones de seguidores en esa red social. Su nombre […]

🕒  4 minutos de lectura

Los dichos del influencer trascendieron las redes y hacen necesaria la conversación que no está para nada saldada: el consentimiento en las relaciones sexuales. 

Naim Darrechi (19) tiene más de 27 millones de seguidores en TikTok, en su mayoría, menores de edad.

Por Agustina Bortolon - Eugenia López, Lic. en Psicología

Naim Darrechi es un tiktoker español de 19 años con más de 27 millones de seguidores en esa red social. Su nombre trascendió en los últimos días debido a una serie de declaraciones que realizó en una entrevista en vivo con el influencer Mosto Papi. En el streaming hablaron sobre las prácticas sexuales de algunos famosos.

En esta charla, Naim Darrechi reconoció abiertamente que no usa preservativo en las relaciones sexuales porque “le cuesta mucho”, y como hasta el momento no “dejó embarazada a ninguna” pretendía no usarlo nunca. Además, agregó que el argumento para “convencer” a las chicas con las que está es decirles que es estéril porque se operó para no tener hijos.

Sus declaraciones fueron rechazadas enérgicamente por muchas personas alrededor del mundo, incluso trascendió que podrían llevar el caso a la justicia. Este tipo de situaciones son muy peligrosas, y lo más preocupante es la llegada que tienen estos influencers y el público al que apuntan, en gran parte menores de edad y personas que están iniciando su vida sexual activa o desarrollando su sexualidad.

Te puede interesar: Era falsa la denuncia sobre mujeres embarazadas escondidas en el monte de Formosa

Este hecho repudiable, sacudió el avispero de una problemática muy sedimentada en nuestra sociedad. Quizás parezca obvio de aclarar, pero es importante que pongamos sobre la mesa algunas cuestiones necesarias que no están para nada saldadas, en relación al consentimiento en las relaciones sexuales.

En primera instancia, podemos afirmar que el consentimiento es un acuerdo que siempre debe ser dado de manera verbal y explícita, entre las personas que van a participar de un acto sexual. La palabra consentimiento deviene de consenso, lo que significa acuerdo mutuo. Es una forma de establecer que las personas involucradas en la relación sexual lo hagan de forma sana, donde lo central sea garantizar el disfrute y el bienestar.

El consentimiento tiene que darse sin presiones, en un estado de consciencia absoluta, naciendo de la motivación. Esto significa que no importa el acto que se esté realizando, se puede cambiar de opinión en cualquier momento y decidir lo que uno prefiera. Si la otra persona acepta bajo preocupación, inseguridad o indecisión, es un no rotundo. Si dice “no”, “no sé”, hace silencio, tiene dudas, primero dice si y luego no, también significa no. 

Además de ser explícito, el consentimiento tiene que ser informado. Esto quiere decir que no usar preservativo sin avisar a la otra persona, negarse a usarlo bajo argumentos inverosímiles, y quitarlo en mitad del acto sexual, atenta contra el consentimiento y es violencia. Sobre este punto, también radica la importancia de explicitar el uso de anticonceptivos en general. Esto es, poder decidir qué método se utiliza para cada tipo de práctica sexual. Esto es sumamente importante porque si se oculta este tipo de información, en lugar de hablar de acuerdos, estaríamos refiriéndonos a abusos sobre el cuerpo del otro.

Por si te lo perdiste Queer & Chill, el videojuego de temática LGBTIQ con acento local

Pasa con los más cercanos

Según distintas estadísticas recabadas alrededor del mundo, y contrariamente a lo que se cree en el imaginario social, la mayor parte de los abusos y las violaciones son cometidas entre amigos cercanos o conocidos. Esto es una clara muestra de que no se trata de educar a las víctimas para que eviten la violencia sexual en general, sino que se deben tomar acciones concretas orientadas a toda la sociedad para que esto no suceda, y para que las relaciones y los vínculos sexoafectivos entre las personas puedan ser sanos y conscientes.

Esto es, poder desnaturalizar una serie de acciones que tenemos instaladas socialmente, empezando por nuestras expectativas a la hora de los encuentros, por ejemplo: esperar que una persona acceda porque eso es lo que se espera que haga por mandatos y/o presiones de género o dar por sentado que van a relizarse determinadas acciones en un encuentro donde es fundamental la libertad total de ambas partes. Siempre es preferible y conveniente consultar y no accionar sin la respuesta del otro.

No te pierdas: En Argentina se produce un femicidio cada 31 horas

No importa si es una relación de una noche, si es tu pareja de hace meses o años, si estás casada o casado. El consentimiento siempre debe estar presente, es responsabilidad de la persona que inicia un acto sexual, obtener el permiso sensato de la o las otras personas presentes. “Sí”, siempre significa “sí”, y “no” siempre significa “no”. Ese “sí”, puede tranquilamente mutar a un “no” en medio de cualquier práctica sexual, y eso está bien.

Para finalizar y volviendo acerca de las declaraciones del tiktoker español, lo central en estos casos es recordar que nosotros somos dueños de nuestras elecciones a la hora de consumir o no un determinado contenido. Es importante tener una actitud consciente, reflexiva y prudentes para evitar mantener dinámicas y discursos que ya son obsoletos, y poder darle lugar a información de calidad.

Enterate acá
Enterate acá

Relacionado

Enterate acá

Más de lo último