Los abortos clandestinos producen discriminación

Con aportes de Inadi, insertamos el debate que se dará hoy en el Senado en un contexto de derechos por adquirir.

Fuente: Inadi

Llegó el día, hoy el Senado puede marcar un antes y un después en materia de derechos para las personas gestantes. Lo que suceda hoy en el recinto, cambiará la situación que transitan día a día quienes exigen su derecho a decidir. En este caso particular, de la mano de Inadi, ponemos el foco en una cuestión puntual: cómo los abortos clandestinos generan discriminación.

Primero que nada, una distinción que puede parecer obvia pero es a la vez esencial: la diferencia entre Interrupción Legal del Embarazo (ILE) e Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). Concretamente, la IVE representa la ampliación de un derecho que existe desde 1921: la ILE.

De este modo, la Interrupción Legal del Embarazo es la medida que suele tomarse en casos de violación o cuando la salud de la persona gestante está en riesgo. Y digo que suele tomarse porque ya sabemos como es esto, ya hemos visto y leído cómo niñas son obligadas a parir incluso cuando tienen derecho a una ILE.

¿Por qué es necesario despenalizar y legalizar la IVE? Inadi lo explica brevemente. Por un lado, el acto de despenalizar va camino a erradicar la criminalización de la pobreza -porque aún se cree que sólo las pobres abortan-. Sin embargo, el hecho de despenalizar no es todo, dado que al hacerlo no se erradica la desigualdad ni la discriminación para acceder al sistema de salud.

Por otra parte, se espera la legalización de la IVE, para así lograr la generación de políticas públicas. Las mismas tienen en cuenta el acceso a la información, así como también a métodos anticonceptivos y a la ESI. Finalmente, se incluye en este sentido a las prácticas médicas de manera segura: no morir abortando.

Te puede interesar: “Cultura: solicitada a favor del aborto legal”

El aborto clandestino es discriminación en cinco formas diferentes

“El aborto clandestino e inseguro es discriminación”, aseguran desde Inadi. Más aún, es discriminación en cinco formas diferentes: territorial o geográfica, por motivos de género, criminalización de la pobreza, etaria y sobre la diversidad religiosa o cultural.

Discriminación territorial o geográfica

Mientras más te alejas de los centros urbanos, menos derechos tenes. En el caso de un aborto clandestino e inseguro, el acceso a la salud, a la información y a la anticoncepción se hace cada vez más difícil cuando se está lejos de las grandes urbes. Según Inadi, los índices de mortalidad por abortos más altos se dan en las zonas más empobrecidas del país.

Discriminación por motivos de género

En este sentido confluyen dos cuestiones: por un lado, el mandato social de ser madres, que pareciera ser para muchos el fin último e ineludible de las mujeres. Acá no parece haber lugar para las diversidades que pueden y quieren gestar, se piensa sólo en mujeres cis.

Por otro lado, transitar un aborto clandestino le niega el acceso a la salud a mujeres, lesbianas, masculinidades trans y personas no binarias con capacidad de gestar. Si, no son sólo mujeres cis las que no pueden acceder a un aborto seguro.

Discriminación y criminalización de la pobreza

“El derecho a la salud no debe ser un privilegio de clase”, sentencia Inadi en su informe. En este sentido, el organismo explica que “desde 2012 se han iniciado 1388 causas por aborto y 33 eventos obstétricos fueron criminalizados”.

Discriminación sobre la diversidad religiosa y cultural

Según asegura Inadi, “las restricciones fundamentadas en criterios morales y religiosos invisibilizan y niegan la diversidad cultural de cosmovisiones y creencias que existen en nuestro país; que el proyecto de la IVE reconoce y fortalece”. Una vez más, nadie debe abortar si no quiere, pero si lo desea debe tener esa posibilidad.

Discriminación etaria

Mayormente, la negación de la IVE afecta a jóvenes y adolescentes en edad reproductiva. De este modo, presenciamos cómo niñas son obligadas a maternar y jóvenes son juzgadas por vivir su sexualidad con goce y no con fines reproductivos.

Sin la Interrupción Voluntaria del Embarazo, seguimos siendo testigos de abortos clandestinos y muertes en consecuencia. Es momento, es ahora, que sea ley.