“La virtualidad en el 2020 le hizo mucho daño al sistema educativo en general”

Conversamos con Gerardo Bernardi de Sadop para hablar de educación y pandemia. Aseguró que desde el gremio sostienen la presencialidad pero que “hay que preservar por sobre todas las cosas y antes de la educación, la salud” en referencia al DNU de la semana pasada en el que se dispuso la virtualidad en CABA y AMBA.

Las aulas en Córdoba permanecen abiertas a través de las “burbujas”. Fuente: Télam

El 2020 transcurrió entre la virtualidad y la presencialidad en el sistema educativo. Quienes más sufrieron las consecuencias del sistema virtual, además de las niñas, niños y adolescentes, fueron los maestros y profesores.

También te puede interesar: ¿Qué se votó en el encuentro por la absolución de los estudiantes de la UNC?

Para conversar sobre educación y pandemia, nos contactamos con el secretario general de SADOP Córdoba (Sindicato Argentino de Docentes Privados). El dirigente remarcó la coyuntura del año pasado: “La virtualidad en el 2020 le hizo mucho daño al sistema educativo en general”

Indicó que en los docentes repercutió negativamente. “En su salud por la sobrecarga laboral que implicó, las horas en exceso que hemos trabajado en la virtualidad. Ahí nos deterioró, no solamente el físico, sino la psiquis. Esa es una razón por la cual quisimos presencialidad, razón por la cual sostenemos la presencialidad. Y la otra es que la educación es un hecho social efectivo que depende eminentemente de la presencialidad, razón por la cual presencialidad debiera haber” explica Bernardi.

Respecto del DNU de la semana pasada que el presidente envió para cortar la presencialidad en CABA y en el AMBA, el secretario de SADOP, con ciertas salvedades, coincide con el criterio respecto a que no es la misma situación en todo el país. “Aquí en Córdoba, todavía no tenemos un incremento exacerbado de las burbujas en la activación de protocolos razón por la cual todavía estamos dentro de los límites de la normalidad” expresó el secretario de SADOP.

Al respecto, hace una aclaración: “Si en el futuro, los números de casos, se disparan tal como ocurrió en CABA y en AMBA, obviamente ahí deberemos promover la suspensión o cierres focalizados de escuelas o de localidades dependiendo por supuesto del índice de contagios“. Recordamos que tanto en CABA como Buenos Aires, el gremio adhirió a las medidas presidenciales a raíz de la situación epidemiológica y la crisis sanitaria en esos lugares.

Por último, el dirigente gremial afirma que “hay que preservar por sobre todas las cosas y antes de la educación, la salud de todos los que forman parte del sistema educativo, docentes alumnos, personas de maestranza, trasportistas, etc”.

Números sanitarios en las aulas

En esta charla sobre virtualidad, educación, pandemia y el sistema educativo, si te preguntás en cuántas escuelas se han activado protocolos sanitarios, el número es alto. “En el 95% de las escuelas privadas de la Provincia de Córdoba se han activado protocolos” explicó Bernardi. Este dato podría resultar alarmante, pero la activación del protocolo no corresponde necesariamente con un caso de Covid positivo.

La activación de los protocolos pueden ser por un caso sospechoso o por el inicio de algún síntoma, no necesariamente porque haya dado Covid positivo”, explicita el dirigente gremial. El sistema está preparado principalmente para prevenir contagios por lo que si algún alumno o docente tiene síntomas, ha sido contacto estrecho, o hay algún caso sospechoso, se activan los protocolos.

El secretario de SADOP aclara que a pesar de la activación de burbujas, la situación en Córdoba es estable. “Es normal porque en realidad en la sociedad misma, en cualquier actividad laboral, ahí en tu familia, todos alguna vez o hemos sido caso sospechoso o hemos dado positivo por Covid. Pero vuelvo a repetir todavía está dentro de los límites normales”.

Por último, aclaró que la proporción de casos positivos en las escuelas se dieron un 30% de docentes y un 70% de alumnos.

Sistema actual vs 2020

Continuando con la charla sobre el sistema educativo y el impacto de la virtualidad Bernardi afirma que “ha mejorado bastante respecto al 2020, la calidad de la enseñanza y aprendizaje en términos de poder llegar a todas y a todos los alumnos y alumnas de Córdoba de mejor manera”.

El año pasado, la virtualidad ya sea por la situación vulnerable de algunas familias, por falta de equipamiento, por la falta de conectividad, o por otras razones hubo disparidad en los niveles de apropiación de los contenidos. En este sentido, este año se ha ido resolviendo con la bimodalidad y la utilización de las burbujas.

En Córdoba, las aulas se han partido en 2 burbujas (1 y 2). Las burbujas impares trabajan con presencialidad en la semana 1, 3, 5 y 7. En la burbuja número 2 en la semanas pares.

“Ese hecho de ser presencial una semana y no presencial la otra, ha permitido avanzar bastante en tratar de nivelar la diferencia en los niveles de aprendizaje que tuvimos en el 2020“, indica el secretario de SADOP. Finalmente, aclara que los docentes están muy contentos con este formato. “Está resultando bastante bien porque personalizar un poco la educación al menos semana de por medio hace que uno pudiera ir resolviendo muchas más cosas que la virtualidad no te permite” concluyó.

Compartí la nota