“La Violencia Machista en Foco. Nuevas Masculinidades, por varones no violentos”, el nuevo informe de MuMaLá

Desde el Observatorio de MuMaLá “Mujeres, Disidencias, Derechos” Presentaron datos sobre femicidas (2019), reflexiones y propuestas en su nuevo informe “La Violencia Machista en Foco. Nuevas Masculinidades, Por Varones No Violentos”.

El año pasado 268 varones cometieron 284 femicidios, por ende, el 5% asesinó a más de una persona, explica el documento emitido por la organización feminista.


“Un femicidio cada 31 horas, en la Argentina, con presupuesto anual por mujer de sólo $11,36 para prevenir, sancionar y erradicar la violencia de género”, puede leerse en el texto.

Te puede interesar: En enero una mujer fue asesinada cada 35 horas

El informe plantea la urgencia de que el Estado cumpla el rol asignado en asuntos que refieren a la violencia contra las mujeres, atendiendo también un aspecto sustancial de la “triada de la violencia masculina” señalada por Michael Kaufman: contra las mujeres, contra otros hombres, contra sí mismos.

El aporte esencial que hace MuMaLá es plantear una serie de propuestas para combatir la violencia machista en Argentina.

La organización recomienda trabajar sobre la reeducación y la sensibilización, para poner en tensión la
masculinidad hegemónica.

“La Ley Nacional 26.485 establece en sus bases de aplicación, Programas de Reeducación Para Varones que ejercen Violencia”, explica el documento.

Otra medida podría ser la de impulsar la sensibilización institucionalizada a clubes deportivos, asociaciones, vecinales, sindicatos, donde transitan grupos de varones, con programas y campañas dirigidas a combatir las manifestaciones del machismo. Por ejemplo, mediante la ampliación de la Ley Micaela.

“Implementación de campañas de desarme en la población en general y seguimiento de los protocolos de desarme en integrantes de las fuerzas de seguridad con antecedentes en violencia de género“, continúan las recomendaciones de la agrupación de mujeres.

MuMalá sostiene que vivir libres de violencias es un derecho de mujeres y diversidades, que tanto como trabajar en construir masculinidades lejos de machismos, son responsabilidades ineludibles del Estado. “Necesitamos un Estado activo”, exigen desde la agrupación.

Por Emi Urouro

×