La ONU realizó un informe sobre pesca mundial y sus problemas

El organismo internacional elaboró un estudio sobre las prácticas de pesca en el mar. Ernesto Jardim, de MSC (organización internacional que lucha contra la pesca no sostenible) explicitó 5 claves sobre la pesca sostenible basadas en el informe.

La sobre pesca es uno de los problemas que amenaza la salud de los mares (foto: ecoportal)

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) realizó un informe sobre el estado de la pesca y la agricultura en lo que va del 2020.

También te puede interesar: La importancia de ratificar el Acuerdo de Escazú

Marine Stewardship Council es una organización internacional, independiente, sin ánimo de lucro, creada para abordar el problema de la pesca no sostenible. El Director de Estándares de Pesquería de esta organización, Ernesto Jardim, resumió algunos aspectos claves del informe.

1. Una tercera parte de las poblaciones de peces sigue siendo objeto de sobrepesca

Sigue aumentando el porcentaje de poblaciones de peces que son objeto de sobrepesca. Este porcentaje desde hace medio siglo se ha multiplicado por tres. En 2017, menos de dos tercios de las poblaciones de peces se pescaban dentro de unos niveles biológicamente sostenibles.

Esto genera que el océano produzca menos alimentos y que la supervivencia a largo plazo de los ecosistemas se vea perjudicada. Las poblaciones de peces afectadas por sobrepesca suponen más del 34% del total. Por el contrario, en las pesquerías gestionadas de forma adecuada se está viendo una reducción en el esfuerzo pesquero y un aumento de la biomasa media.

2. La clave para reducir la pobreza y acabar con el hambre de millones de personas está en una mejor gestión de las pesquerías.

Casi un 20% de la ingesta media de proteínas de origen animal de la mitad de la población mundial procede del pescado. En algunos países, su dependencia del pescado para obtener proteínas supera el 50%.

En estas circunstancias, es preciso que las poblaciones de peces y la industria pesquera estén gestionadas adecuadamente para garantizar que todos puedan beneficiarse de sus recursos naturales.

La mitad de los casi 60 millones de personas que trabajan directamente en la industria pesquera son mujeres que, a menudo, son quienes menos cobran, ocupan puestos informales y no cuentan aun con el reconocimiento del sector.

Las comunidades solo prosperarán y harán un uso óptimo de sus recursos naturales y humanos, cuando los países tengan sus pesquerías bien gestionadas y las poblaciones de peces sean sostenibles.

3. Las especies sostenibles no existen, solo hay poblaciones sostenibles

El atún sigue siendo el favorito para los consumidores de todo el mundo. Las capturas mundiales de todas las especies de atún juntas han alcanzado niveles históricos. Pero hay grandes variaciones en lo que esto significa para las 23 poblaciones conocidas de 5 especies distintas de atún.      

Gran parte de este crecimiento de las capturas se ha producido en el Pacífico Occidental y Central. En estos lugares se trabaja para gestionar las poblaciones más importantes y mantenerlas a niveles biológicamente sostenibles. El atún listado se está gestionando bien y es la tercera especie que más se pesca en el mundo, con 3 millones de toneladas al año.

Por el contrario, el atún rojo, una especie sumamente apreciada, se sigue pescando a pesar de que es preocupante el estado de distintas poblaciones.

Actualmente, un tercio de los casi 8 millones de toneladas de atún que se capturan al año sigue siendo insostenible.

4. La producción de pescado y marisco alcanza niveles históricos, pero el consumo crece más deprisa que nunca

Todos nosotros, de media, consumimos más de 20kg de productos pesqueros al año. Un consumo que supera al crecimiento demográfico y que crece a más velocidad que nuestro apetito por la carne. 

El volumen de captura se sitúa en más de 96 millones de toneladas al año, una subida del 14% desde 1990. Pero el consumo ha aumentado de forma espectacular en un 122%. La diferencia corresponde a los 82 millones de toneladas procedentes de la acuicultura.

Para proteger a nuestros océanos, debemos asegurarnos de que el alimento para peces que se producen a partir de la pesca en el mar, sean sostenibles también.

5. Un tercio de la pesca mundial se desperdicia

De los 179 millones de toneladas de pescado de captura o cría, alrededor del 88% se destina directamente al consumo humano. La mayor parte del resto se usa para producir alimento para peces y aceite de pescado. Otra parte termina como alimento para mascotas, cebo, forraje o en la industria farmacéutica.

Se estima, sin embargo, que cada año se pierde, o se desperdicia, en su recorrido por la cadena de suministro, un tercio de la pesca. Es un problema tal que una de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible es reducirlo a la mitad para 2030. Hasta un 70% del pescado procesado puede acabar como subproducto, el cual no tiene porque desecharse.

×