La importancia de ratificar el Acuerdo de Escazú

El  tratado internacional, firmado por 22 países de América Latina y el Caribe, respecto a protocolos y medidas para la protección del ambiente, solo ha sido ratificado por nueve Estados. Argentina no ha dado ese paso.

El Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe, fue adoptado el 4 de marzo de 2018 en la ciudad de Escazú, Costa Rica.

El documento tiene sus antecedentes en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible (Río+20), realizada en 2012, y en la Decisión de Santiago adoptada en 2014 por 24 países. Fueron los encuentros previos al debate sobre cuidado ambiental de la región latinoamericana.

¿Cuál es su objetivo principal? Según su artº1: “Garantizar la implementación plena y efectiva en América Latina y el Caribe de los derechos de acceso a la información ambiental, participación pública en los procesos de toma de decisiones ambientales y acceso a la justicia en asuntos ambientales”.

Dentro del mismo apartado, promueve la creación y el fortalecimiento de las capacidades y la cooperación, contribuyendo a la protección del derecho de cada persona, de las generaciones presentes y futuras, a vivir en un medio ambiente sano y al desarrollo sostenible.

El Art.7, establece el derecho de la ciudadanía para participar en la toma de decisiones ambientales, especialmente cuando existan acciones que puedan tener un impacto significativo sobre el medio ambiente, incluyendo cuando puedan afectar el medio ambiente o la salud.

Ese punto sería relevante en nuestro país, ya que, por ejemplo, entre el 15 y el 31 de marzo se desmontaron 2.172 hectáreas, lo que equivale a la pérdida de 128 hectáreas por día, en el norte Argentino. La información se desprende de una investigación de Greenpeace.

En junio, la organización ambientalista y el Movimiento Campesino de Santiago del Estero (MOCASE) alertaron sobre el crecimiento de los desmontes desde el comienzo de la cuarentena y advirtieron nuevamente sobre los daños al ambiente y las comunidades.

Según informaron, en sólo dos meses y medio, entre el 15 de marzo y el 31 de mayo en Santiago del Estero se deforestaron 7.759 hectáreas.

Te puede interesar: En 2019, desmontaron 80.938 hectáreas de bosque en el norte argentino

El Acuerdo de Escazú fue realizado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), fue el único acuerdo vinculante emanado de Río+20, y el primero, a nivel mundial, en contener disposiciones específicas sobre defensores de derechos humanos en asuntos ambientales.

¿Qué países han ratificado el documento? Antigua y Barbuda, Bolivia, Ecuador, Guyana, Nicaragua, Panamá, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadina, y Uruguay.

Según explica el sitio oficial de la Cepal, debe ser ratificado por 11 Estados para entrar en vigencia.

Pero Argentina sigue sin ratificar el acuerdo. Es fundamental destacar su importancia por reconocer y garantizar la protección de las y los defensores del ambiente y la tierra.

Siguiendo al párrafo anterior, según Greenpeace Argentina, 119 personas defensoras del medio ambiente fueron asesinadas, en el año 2017.

Cabe destacar que, a mediados de junio, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, participó de una reunión virtual de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, donde se avanzó con el dictamen del proyecto para ratificar el Acuerdo Regional de Escazú.

En esa oportunidad, señalo que “con Escazú, como sucedió con la ley de cambio climático, estaríamos cumpliendo con una demanda muy justa y creciente de la sociedad y de los jóvenes en particular”.

Fuente: Cepal; Greenpeace Argentina.

×