En plena cuarentena persiste la gordofobia en redes sociales

“No se que me da más miedo, si pesarme o hacerme la prueba de Covid-19”, leí esa frase en una storie de Instagram, y me hizo pensar en la persistencia de ciertos prejuicios hacia la diversidad corporal. Para hablar del tema, me comuniqué con Emi Felissia, activista que forma parte del Club de ‘Gordxs Córdoba’.

Ilustración de Raquel Botelho Luz

Para empezar, es necesario traer a tema un concepto clave para la nota: Gordofobia, el rechazo que ésta sociedad tiene hacia los cuerpos que no son los hegemónicos, los ideales. Es también el rechazo hacia la gordura, cualquiera fuere y no distingue de género.

En plena pandemia, me llamó la atención ver en redes sociales como se hacían tendencias los chistes que comparaban un antes, ‘cuerpos delgados’ con un después, ‘cuerpos gordos’, del período de aislamiento social.

“¿Por qué crees que este tipo de burla sigue vigente en redes sociales?”, le pregunté a Emi, me respondió que no solamente siguen vigentes, sino que se agudizó durante la cuarentena.

“Esos posteos y comentarios, a parte de ser super horribles para las personas gordas y duro de ver, también deja ver qué la relación persona gorda- sedentarismo y mala alimentación está más vigente que nunca y es algo que realmente nos preocupa”, comentó la entrevistada.

Te puede interesar: Activismo gordo. Movimiento que reivindica la diferencia de los cuerpos

Le planteé a la activista que el movimiento feminista está cada vez más presente en el debate público, si bien, es un movimiento amplio y heterogéneo, una de las luchas es la ruptura de los patrones hegemónicos de belleza y el respeto por toda la diversidad corporal. O por lo menos así lo percibo. Sobre este punto, Felissia me reveló una opinión diferente.

“Sinceramente no creo que la discusión este dada en los espacios feministas. Hay muchos espacios feministas que no tienen el interés de replantearse estos temas y que no tienen ganas de crear nuevas formas de habitabilidad de los espacios”, dijo la entrevistada.

Emi forma parte del ‘Club de Gordxs Córdoba’ y tiene una cuenta dedicada al activismo, conocida como @gordapesada. Sobre el movimiento de mujeres dijo que cada vez que se acercan a alguna forma de organización feminista -hay excepciones- el sentimiento que tienen es el de que no les pueden negar el espacio, por eso lo habilitan, pero una vez dentro no pueden cuestionar más nada.

“No se que me da más miedo, si pesarme o tener covid-10”, le pedí a la entrevistada su opinión sobre esta oración que impulsó la nota.

“La verdad que no me sorprende en absoluto. El miedo a romper la norma, a ser un cuerpo no deseable, no entendido dentro de los parámetros de producción, está vigente”, comentó Felissia.

Sobre la idea anterior, hizo una comparación interesante: Hace 3 o 4 meses que los medios de comunicación y el estado bombardean con información que pone paranoico al espectador y les hace sentir un riesgo de muerte. El caso de la gordura es exactamente lo mismo, pero el bombardeo de información lo tenés desde la infancia, está impregnado en cada parte de la sociedades, de las industrias de los medios y el cine, la medicina, la farmacológica, la OMS, el estado, la familia, etc.

“Absolutamente todas las instituciones o imágenes de referencias tienen un discurso de odio hacia personas que exceden las normas corporales ¿Vos no tendrías miedo de ser eso?“, enfatizó la activista.

La gordofobia recrudeció en redes sociales, varios factores impulsaron esa mirada despectiva hacia las personas que se salen de las normas patriarcales y hegemónicas de belleza. Por eso, es fundamental saber que hay grupos y personas que pueden contener tus dudas, te pueden acompañar si sufrís alguna agresión por tus características físicas.

“En mi caso, la única arma de resistencia contra todo este sistema que se nos mete con odio en todos lados, es la organización. Y con organización no me refiero en específico al club de gordxs del cual formó parte. Me estoy refiriendo a agruparse, a juntarse con otrxs cuerpxs en la misma situación, en poder hablar, sanar y levantar nuestras alianzas gordas contra todo gordx odio”, finalizó Emilia.

×