Activismo gordo: Movimiento que reivindica la diferencia de los cuerpos

Activismo gordo: Movimiento que reivindica la diferencia de los cuerpos

En el año 2016 se formó en Córdoba el Club de Gordas para reivindicar la diferencia de los cuerpos. El año 2019 no se convocaron como grupo pero el activismo gordo sigue presente, los y las militantes trabajan desde sus espacios personales. Emilia Felissia – activista cordobesa-  y Paula Giménez- periodista especialista en género- hablaron con este medio sobre diversidad corporal y gordofobia.

El activismo gordo es un movimiento antisistema, es decir,  va por fuera de la norma y no quiere entrar dentro de ella. Es una crítica al pensamiento occidental, al pensamiento blanco. Esa posición política y militante va de la mano con el feminismo y se  vincula a los sectores disidentes. La diversidad corporal incluye a trans, a personas bizcas, a gordas y gordos.

“La diferencia con el body positive es que no se quiere normalizar los cuerpos que están excluidos de la norma. El activismo gordo lo que intenta hacer es reivindicar esa diferencia y no tratar de normalizarlos, es decir, cuestionar porque la sociedad es así”, explicó Emilia.

Felissia consideró que el objetivo general y primordial que persigue el activismo gordo es el respeto por los cuerpos. La militante comentó que si bien es un movimiento con una impronta muy crítica hacia los estereotipos estéticos, también se persiguen objetivos más concretos, relacionados a las actividades cotidianas como ir al cine o sentarse en un colectivo.

En Córdoba las personas que trabajan en el tema militan desde sus vivencias, espacios culturales y trabajos. Las redes sociales han sido una herramienta indispensable para dar a conocer las actividades del club de Gordas y los eventos independientes.

Te puede interesar: La Cámara de Diputados tratará en comisiones la Ley de Talles.

Para Emilia una acción cotidiana sería plantearle al médico que no los mande a hacer dieta en la primer consulta, que quizás tienen que hacer otros estudios antes de suponer que están enfermas o enfermos por su peso. O que los adolescentes cuenten a sus padres que los violentan por gordos en diferentes ámbitos de actividad.

Cabe resaltar que si bien no coinciden completamente con el body positive, comparten ciertos reclamos vinculados al desarrollo pleno de una existencia.  Poder comprar ropa en cualquier local de indumentaria, acceder al sistema de salud sin sufrir discriminación y conseguir trabajo a partir de las competencias profesionales y no ser excluidos por el peso, son algunas de las dimensiones que ambos movimientos comparten.

¿Por qué existe el activismo gordo?

En parte porque existe la gordofobia y esta es definida por Paula Giménez como el rechazo que esta sociedad tiene hacia los cuerpos que no son los hegemónicos, los ideales. Es también el rechazo hacia la gordura, cualquiera fuere y no distingue de género.

La periodista explicó que  las mujeres padecen violencias diferentes a las que padecen los varones, ya que pesa más en ellas el sayo de la belleza y de lo estético. Desde que somos menores consumimos a través de  publicidades, series y películas que la delgadez mejora la calidad de vida en todos los aspectos, no solo por una cuestión de salud sino también por una cuestión de belleza.

Paula Giménez es directora del documental Gordofobia realizado para Filo News. El tema la interpela mucho por su condición de mujer al igual que  a la mayoría de las feminidades. La necesidad de cuestionar cómo esta sociedad genera violencia en los cuerpos que no son los ideales – según estereotipos impuestos-  fue uno de los motivos para realizar la pieza audiovisual.

bimbo
Señorita Bimbo en Gordofobia: radiografía de una sociedad cruel. Foto tomada del documental de Filo News.

Le pregunté a Giménez las razones por las que existe este prejuicio hacia la diversidad corporal, me comentó que falta  información en la sociedad, y si bien hay mucha gente bien intencionada que realmente cree que el rechazo a la gordura tiene que ver con una cuestión de salud -la Organización Mundial de la Salud sostiene que la gordura es un factor de riesgo- la violencia y la discriminación afectan en diferentes niveles a las personas gordas.

Marginar y criticar a seres humanos por su peso puede considerarse un factor de riesgo para el estrés, para la autonomía, para el autoestima, para la idea de desarrollo de una persona. La periodista recordó que la OMS define a la salud desde una perspectiva integral como un estado de bienestar físico, mental, social y no solamente la ausencia de enfermedades.

“Hay muchas personas gordas que lo son porque esta sociedad las trata así. Hay muchas personas que son gordas pero que están bien de salud – los análisis le dan bien- porque el cuerpo es así y no de otra manera. Hay  que entender el concepto de diversidad corporal” explicó Giménez.

La directora de Gordofobia concluyó con la idea de que es necesario reflejar todos los tipos de cuerpos en las publicidades y en los medios de comunicación para que las y los niños crezcan entendiendo que si su cuerpo es distinto al ideal – propuesto por la sociedad- está bien, todos y todas somos diferentes. 

Recomendamos el documental Gordofobia, realizado para el medio Filo News por Paula Giménez.

Por Emi Urouro