La cultura al servicio de la identidad

Argentina aún mantiene una deuda con la identidad de sus ciudadanos. Todavía quedan alrededor de 300 nietos por recuperar. Pero la lucha continúa, no solo desde instituciones como Abuelas, sino también desde los productos culturales que nos ayudan a construir y difundir identidad.

Créditos: @jibovyn 

Por Carmela Laucirica y Virginia Bortolón

Identidad y cultura son dos conceptos que están muy relacionados y que se alimentan mutuamente. Nuestra identidad construye nuestra cultura y nuestra cultura construye nuestra identidad. Es imposible pensarlos de manera separada. Para lograr esta construcción, las producciones audiovisuales son fundamentales.

Es fundamental y muy necesario abordar hechos de nuestra historia a través de producciones culturales. Particularmente, las producciones audiovisuales son una herramienta muy útil para llegar a un gran número de personas y difundir lo que pasó en nuestra historia, que es parte de nuestra memoria individual y colectiva.

A la hora de pensar una producción audiovisual, una manera positiva de pensarla es hacer una gran investigación sobre el hecho histórico en particular que se desea contar. A la hora de contar esta historia, es importante no caer en el morbo ni en el amarillismo que puede ser lo más fácil o atractivo. Sin embargo, es fundamental no dejar de lado lo triste y doloroso del hecho en sí.

A la vez, es fundamental que el relato se construya alrededor y sobre las bases del sector que fue oprimido en ese hecho histórico. Puede parecer obvio, pero esta aclaración parte de que durante muchos años la historia de nuestro país fue contada por quienes estaban en el poder. Es justo y reparador contar las historias desde quienes sufrieron esa opresión. 

Te puede interesar: “La genética al servicio de la identidad”

Créditos: @Caloflavia03

Productos audiovisuales que construyen identidad

Porque sostenemos que la cultura es un medio para crear y difundir identidad, pensamos en un listado de películas, series y documentales que pueden ilustrar y contribuir al debate sobre la última dictadura cívico militar en Argentina. Si bien muchos de nosotros no habíamos nacido, estas instancias crean un espacio de reflexión e interiorización con nuestra historia nacional.

  • H.i.j.o.s de una misma historia: Esta serie documental relata la historia de H.I.J.O.S (Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio). Se trata de una producción del canal Encuentro, la cual reconstruye la historia de militancia de esta agrupación a través de los testimonios de quienes conformaron y conforman la misma. Se puede ver acá.
  • 99,99%. La ciencia de las abuelas: Producida por CePIA y conducida por Leonardo Sbaraglia, esta serie buscar resaltar la importancia de la genética a la hora de recuperar nietos apropiados. Sin la lucha de abuelas, la ciencia no habría tenido esta responsabilidad en nuestro país. Se puede ver acá.
  • La noche de los lápices: Esta película estrenada en 1968 recrea el suceso que lleva el mismo nombre, ocurrido en septiembre de 1976. Un grupo de jóvenes de La Plata fueron secuestrados, torturados y en su mayoría asesinados por militar por el acceso al boleto estudiantil. Se puede ver acá.
  • Espacios de memoria: A través de esta producción, se recorren 8 espacios de Córdoba, Buenos Aires y Rosario; los cuales funcionaron como centros clandestinos de detención en la última dictadura. Incluye testimonios de sobrevivientes y vecinos de cada zona.
  • Nietos: identidad y memoria: A través de este documental, se recuperan los testimonios de nietos recuperados. Haciendo hincapié en la recuperación de su identidad e invitando a quienes todavía no lo hayan hecho a dar el primer paso. Se puede ver acá.
  • La historia oficial: La película se sitúa en el final de la última dictadura, en 1983. Relata cómo una docente de la época comienza a darse cuenta de todo lo que esconde este “Proceso de Reorganización Nacional”. Así, comienza a dudar del origen de su hija adoptiva; conoce la historia de cautiverio, tortura y exilio de su amiga Ana y se familiariza con la realidad que siempre la rodeó pero que nunca percibió. Se puede ver acá.
  • Infancia clandestina: La película es narrada por Juan, un niño de 9 años que vive en la clandestinidad junto con su familia, quienes forman parte de Montoneros. Así, toda la familia se muestra con identidades falsas fuera de su hogar, aunque puertas adentro continúan siendo quienes siempre fueron. Se puede ver en Netflix.
×