Resaltadas

Felices fiestas… ¿para quiénes?

14 recetas* típicas ¡pero sin violencia hacia ningún animal! Por Magdalena Gavier Si pensamos en dos instancias de celebración muy típicas seguramente Navidad y Año Nuevo son, por excelencia, las que primero se nos vienen a la cabeza. Quizás es por ese “gustito” a cierre de ciclos, a reencuentros, a verano, a la suerte de […]

🕒  7 minutos de lectura

 | 

14 recetas* típicas ¡pero sin violencia hacia ningún animal!

Por Magdalena Gavier

Si pensamos en dos instancias de celebración muy típicas seguramente Navidad y Año Nuevo son, por excelencia, las que primero se nos vienen a la cabeza. Quizás es por ese “gustito” a cierre de ciclos, a reencuentros, a verano, a la suerte de tener un río cerca para escaparnos algún fin de semana. Esta época del año nos invita a ponerle fin a etapas, despedir lo que ya no queremos y bienvenir lo que sí deseamos para el año que llega. 

Esta columna es una invitación a la reflexión y a animarnos a hacer un cambio y celebrar estas fiestas de manera más armónica y respetuosa con el entorno y las especies que habitamos este planeta.

Traicionar la tradición

Sabemos que no es necesario mandar a matar a millones de animales no humanos para que las celebraciones sucedan. Ni para la Navidad, ni el Año Nuevo, ni los cumpleaños, ni las recibidas, ni en ninguna instancia es necesario matar ni violentar a otro animal. Es posible festejar y vivir una vida sencillamente sin hacerlo y sin promover que otras personas lo hagan por nosotros/as. Es necesario -y urgente- animarnos a traicionar las tradiciones adquiridas e impuestas. Es hora de ponerles punto final: consumir animales y derivados no es viable, carece de lógica y el único motivo que nos impide dejar de hacerlo es nuestro caprichoso paladar. 

Te puede interesar: Cultura comestible: ¿Por qué es cultural la comida en lo familiar y lo festivo?

Nuestro sentido del gusto está educado y acostumbrado por históricos hábitos de consumo y de asociaciones mentales-corporales. Si a esto le sumamos el hecho de que estamos bombardeados/as constantemente por entes que nos dicen qué consumir, cuánto, cuándo, y para qué (a través de la publicidad, las redes sociales, y una infinidad de recursos), nos damos cuenta de que en realidad no solemos decidir “libremente” qué comer. 

Te puede interesar: Productos o alimentos: ¿qué te estás comiendo?

Construir tradiciones más armónicas

Si bien no es necesario que celebremos con la comida “típica” en estas fechas, sí es cierto que sentir ciertos sabores, texturas, olores y demás decorados nos traen recuerdos de momentos compartidos con la familia, de celebraciones, de unión, etc. 

Las fiestas son, en general, momentos de encuentros, de compartir y de intencionar. Por eso, y para quienes se animen a dar un paso y decidan celebrar estas fiestas sin violencia hacia las demás especies animales, a continuación les compartimos una recopilación de 14 recetas* típicas ¡pero sin violencia hacia ningún animal! 

*Son todas recetas propuestas por 7 personas que habitan las redes sociales revolucionando la cultura a través de sus platos, saberes y experiencias compartidas. Al lado de cada receta compartimos sus perfiles de Instagram para que puedas seguirles.

A la hora de seguir estas recetas, sugerimos utilizar ingredientes integrales (como la harina, el azúcar, las semillas, etc.) y, a la hora de usar frutas y verduras, si está en las posibilidades, optar por agroecológicas y soberanas. Recordá que en la Feria Agroecológica se comercializan alimentos soberanos directamente de sus productores. 

Recetas de entradas:

¿Sabías que? 

Las gallinas (criadas de manera selectiva y repletas de hormonas para que produzcan el mayor número de huevos posible), suelen pasar hasta dos años en jaulas, hacinadas, privadas de vivir según sus instintos (por ejemplo, no pueden desplegar sus alas).

Antes de las 20 semanas de existencia, es decir antes de que comiencen a poner huevos, a las gallinas se les corta el pico con rayos infrarrojos (sin ningún tipo de anestesia). ¿Para qué? Para evitar que se picoteen entre ellas (vivir en confinamiento y hacinadas les provoca estrés que liberan picoteando y lastimándose mutuamente).

Por su lado, a los pollitos macho, si no son criados para ser asesinados a sus 6 semanas para consumo humano, se los tritura vivos a las pocas horas de nacer. 

En un entorno natural y lógico a su hábitat, la esperanza de vida de estas aves podría ser de 6 años.

¿Sabías qué?

En Argentina se consumen, en promedio, 9 kg de carne de cerdo por habitante por año (divididos en 3 kg de carne fresca y 6 kg de fiambres y embutidos). Además de las condiciones deplorables en las que viven estos animales, cabe recordar que su explotación trae aparejada la producción desmedida de granos (principalmente de soja, que es a su vez cultivada y repleta de agrotóxicos que la hacen resistente). 

Una cerda madre tiene, por tanda, aproximadamente 10 crías (dependiendo de la raza y de algunos otros factores). El tiempo de lactancia es de 21 a 28 días. Los cerdos son omnívoros y son, al igual que los animales humanos, animales con sistema neuronal: es decir, pueden sentir miedo, dolor y también placer y alegría (aunque sólo algunos afortunados que logran ser rescatados de la muerte conocen este sentir).

Así viven las cerdas con sus crías. Sin posibilidad de levantarse, de moverse, de caminar:

Dips infalibles

  • Mantequita de albahaca y ajo, de Luciana Dezzotti (Nutricionista)

Recetas de platos principales:

¿Sabías qué?

Las vacas son explotadas de manera sistémica para producir leche (para eso son mantenidas en un ciclo reproductivo continuo: dan a luz a terneros de los que son separadas poco después, y luego las ordeñan hasta que quedan embarazadas de nuevo). Si sus crías nacen hembras, son sometidas al mismo ciclo de ¿vida? de violación y explotación sistémica. 

Por otro lado, si las crías nacen machos, su destino es otro (aunque no menos horroroso). En general, son asesinados a los 2 o 3 años de edad para ser vendidos como trocitos de carne en un supermercado o en una carnicería. Algunos pocos seleccionados (generalmente de Estados Unidos) son criados hasta la adultez para ser sometidos a procesos de extracción del semen que luego se comercializa a través de catálogos de “genética animal” en todo el mundo.

  • Ensalada rusa básica (papas, zanahoria y arvejas hervidas) con mayonesa vegana, de Cande (Revolución Vegana)

Postres

Si en las fiestas, además, decidís brindar con alguna bebida espirituosa, podés revisar esta lista de vinos libres de crueldad animal. ¿Sorprendido/a de que en el vino también haya crueldad? Pero es así: algunas marcas, en sus procesos de clarificación, utilizan albúmina de huevo, gelatina y caseína, todos ingredientes de origen animal. 

Por eso, a continuación te dejamos un post de Mili (Mi Diario Vegan) con un listado de vinos aptos y vinos no-aptos. 

Es un camino largo, no es fácil salirnos del lugar cómodo de comer lo de siempre, pero realmente espero y deseo que algún día estas fechas sean realmente felices para todas las especies, humanas y no humanas, que habitamos este planeta.

Ramiro Quintanilla

Dedicado a la redacción por la tarde en la cooperativa. Comunicador. Me interesa lo político, el ambiente, los pueblos originarios, la salud mental, la cultura y creo que antes de decir hay que aprender a preguntar, o no?
Ver más notas
Enterate acá
Enterate acá

Relacionado

Enterate acá

Más de lo último