Falleció otro niño wichi en Salta y ya son cinco casos en lo que va del año

Se trata de un bebé de 8 meses procedente de la comunidad wichi de Las Vertientes, municipio de Santa Victoria Este.

Este miércoles 22 de enero, falleció otro niño más en Salta por un “shock séptico” y ya es el quinto caso en lo que va del año. Esta vez, se trata de un bebé de 8 meses de la comunidad wichi de Las Vertientes.

Los severos problemas de desnutrición en las comunidades originarias de Salta no dan tregua y sumaron otra víctima más. En el caso de este niño el certificado de defunción menciona como desencadenante de la muerte un cuadro séptico y la carencia de un sistema inmunológico activo.

Te puede interesar: Otra niña falleció en Salta con síntomas de desnutrición.

El jefe comunal wichi, Rogelio Nerón, dialogó con el diario El Tribuno y aseguró que se trata de otro caso de “denutrición y deshidratación“.

“Yo me encuentro en Buenos Aires esperando ser antendido por el ministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo, le voy a plantear que no puede ser que los chiquitos se sigan muriendo. Ya pasaron varios días de la visita de todos los funcionarios al Chaco salteño pero hasta el momento, salvo el tema del agua, no hemos tenido ninguna otra respuesta y no podemos seguir esperando“, explicó Nerón.

Por su parte, el secretario de Salud de la provincia norteña dijo que “en realidad no son muertes por desnutrición, sino que la desnutrición es un componente más en el cuadro clínico de los niños“.

Y agregó: “Esto ocurre por múltiples factores relacionados con la forma de vida de las comunidades aborígenes, especialmente wichis, que son reacias a la atención médica. Hay muchas barreras culturales y cuando están agonizando los chicos recién los llevan al hospital. Es muy lamentable que esto ocurra y por eso estamos poniendo en funciones a facilitadores interculturales para tratar de que nuestros hermanos no se nos mueran así, que entiendan que ya no sirve seguir sosteniendo ciertas costumbres que los llevan a la muerte. Hay un fuerte compromiso de este gobierno de llevarles agua potable, segura, porque eso es un paso básico para tener salud y no enfermar con gastroenteritis y deshidratarse”.

El quinto caso

Las otras pequeñas víctimas fueron un bebé de un año y dos meses, integrante de la Comunidad La Mora 1, cerca de Tartagal.

Un nene de dos años que falleció el sábado 4 de enero, integrante de la Comunidad Misión El Quebrachal.

El sábado 13 de enero murió un tercer niño, de dos años oriundo de Rancho El Ñato, un paraje de Santa Victoria, estuvo internado durante cuatro días por falla multiorgánica.

El cuarto caso fue una niña de dos años oriunda del departamento salteño de Rivadavia. Su deceso se produjo el 18 de enero por una meningitis bacteriana.

Por Cristian Dominguez

×