Actualidad

El camino de la escritura

En nuestro país se celebra el día del escritor cada 13 de junio, pero... ¿Qué implica ser y/o reconocerse como alguien que escribe? ¿En qué momento se decide dar el salto que separa a lectores de autores? Por Cristian Montú La fecha, que busca conmemorar el trabajo de escritores y escritoras, fue instaurada como un […]

🕒  5 minutos de lectura

 | 

En nuestro país se celebra el día del escritor cada 13 de junio, pero... ¿Qué implica ser y/o reconocerse como alguien que escribe? ¿En qué momento se decide dar el salto que separa a lectores de autores?

Por Cristian Montú

La fecha, que busca conmemorar el trabajo de escritores y escritoras, fue instaurada como un homenaje a Leopoldo Lugones que nacía el 13 de junio de 1874 y a lo largo de su vida fundó la Sociedad Argentina de Escritores (SADE) y fue el máximo exponente del modernismo (movimiento literario y artístico que buscaba la renovación en la creación al emplear nuevos recursos) en Argentina; finalmente se suicidó el 18 de febrero de 1938 en un recreo del Delta al mezclar cianuro con whisky.

Se dice, aunque no sabría específicamente quiénes lo dicen, que un buen libro es aquel que genera en el lector ganas de ponerse a escribir, ganas de agarrar un cuaderno (o abrir el Word) y poner en palabras la tensión que propagó el autor a través de su obra. La incógnita es en este caso: ¿Cómo pasar del pensamiento y las ideas al papel? Las opciones son múltiples.

Hay talleres literarios y talleristas de toda clase y para todas las edades, hay grupos que buscan colectivamente indagar sobre la creación literaria, hay libros de diferentes autores y autoras que reflexionan sobre la escritura y brindan consejos que el lector decidirá tomar o no.

Las clases de Hebe Uhart - Liliana Villanueva

No hay escritor, hay personas que escriben.”

Hebe Uhart (a criterio personal) no necesita presentación, los lectores necesitan conocerla, entrar en la primera librería o biblioteca popular que se crucen y comenzar a leer sus cuentos, novelas y crónicas de viajes. 

A lo largo de su vida Hebe se dedicó a muchas tareas, dar talleres en su casa fue una de ellas. Liliana Villanueva fue una de sus alumnas durante algunos años y con esta experiencia a cuestas decidió reunir en este libro algunas de las enseñanzas de su maestra.

Partidaria de escribir en base a lo conocido y lo vivido, Hebe solía recomendar un ejercicio que consistía en indagar en la infancia y en los recuerdos que en ella se habían gestado: Se va escribiendo de a poco, así como uno va viviendo de a poco lo que a uno le pasa".

En sus crónicas de viajes a lo largo del país y el continente, la supuesta simpleza naif que le adjudicaron durante toda su vida, Hebe la resumía en una única frase: “Es necesario entrenar la capacidad de escribir, llevarla a un hábito. Y también aprender a esperar. Esto sirve para cualquier actividad, como regar las plantas, cocinar o escribir un cuento".

No te pierdas "Morir, resucitar", la columna sobre Aurora Venturini.

El viaje inútil - Camila Sosa Villada

"Para mi familia no debe haber existido profesión más inútil que la de la escritura. Escribir no da dinero, no compra autos (...) escribir no es más que perder el tiempo, lo único que se tiene".

Escribir para vivir, escribir para sobrevivir, escribir para sacar (aunque sea en mínimas cantidades) la rabia del cuerpo. 

El viaje inútil narra el recorrido que hizo Camila Sosa Villada hasta llegar a la escritura a través de las palabras que le legó su papá como un gesto de amor, como un gesto inconsciente, tal vez sin medir las consecuencias de lo que vendría.

En la escritura Camila encontró el espacio que la realidad aciaga le negaría, en sus propias palabras: Mi primer acto de travestismo fue a través de la escritura.”

Es escribiendo que Camila deja fluir el deseo por cultivar en su interior las palabras que empezarán a nombrar lo que se oculta, lo que nunca debe ser puesto frente a las miradas ajenas: “El deseo de escribir encuentra que soy fértil, que soy una hembra viable para incubarlo, pone sus huevos y yo lo cargo dentro de mí como una madre.”

Al igual que Hebe Uhart, Camila encuentra en el pasado la puerta de entrada al viaje inútil.

El camino del escritor - Julia Cameron

Lo que este libro conseguirá, si lo he hecho lo suficientemente bien, es hablarte de escribir por escribir…

Para quienes desean adentrarse en el camino de la escritura, ya sea porque nunca se animaron o porque el “bloqueo creativo” opacó el ejercicio literario diario, pueden encontrar en la obra Julia una guía perfecta para incentivar el juego y la creación a través de consignas que la propia autora experimentó en algún momento de su vida.

En algún punto del camino Julia Cameron decidió ganarse el pan escribiendo, esta decisión la llevó a incursionar en todos los géneros posibles: “He escrito por amor, por dinero, para escapar, para tomar tierra, para desconectar, para sintonizar y para hacer casi cualquier cosa en la que escribir tenga una utilidad.”

El saldo de la experimentación literaria fue un conjunto de ejercicios (el más conocido es el que plantea la redacción automática de tres páginas al inicio de cada día) destinados a crear hábitos y una rutina.

***

Así como leer no suele gustarle a todo el mundo, tampoco la escritura creativa; y está bien que sea de esta manera. Lo importante es la libertad adquirida una vez que las herramientas básicas fueron legadas a cada miembro de la sociedad. Los libros y las autoras mencionadas a lo largo de la columna son una muestra ínfima del amplio mundo que la escritura ofrece a escritores y escritoras que habitan las ciudades y pueblos de nuestro país.

Enterate acá
Enterate acá
Enterate acá

Más de lo último