El agua del mar argentino registró la temperatura más alta y puede ser catastrófico

El agua del mar en la superficie registró la temperatura más alta desde 2013
De acuerdo a un informe del Instituto Nacional de Investigaciones y Desarrollo Pesquero “la temperatura ascendió hasta los 24,3 grados centígrados” en Mar del Plata.

Foto: Reserva de lobos marinos del puerto de Mar del Plata – Wikipedia.

La temperatura en la superficie del mar alcanzó el último martes los 24,3 grados centígrados en la ciudad de Mar del Plata. Se trata del registro más alto desde 2013. Los datos pertenecen al Instituto Nacional de Investigaciones y Desarrollo Pesquero (Inidep).

De acuerdo a un informe del Gabinete de Oceanografía Física del instituto dependiente del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, la marca alcanzada es la más elevada desde que se inició hace 8 años esta serie con mediciones diarias por parte de la Estación de Observaciones Costeras (EOC).

“La temperatura ascendió hasta los 24,3 grados centígrados, superior al registro máximo mensual de 24 grados, de enero de 2014, e incluso a la máxima absoluta de la serie, de 24,2 grados, registrada en febrero de 2015”, informó el Inidep.

Las mediciones son obtenidas con un termómetro digital ubicado en la EOC del Servicio de Hidrografía Naval, en el muelle del Club de Pescadores marplatense.

¿Qué significa el aumento de la temperatura en las costas?

Los océanos han respondido con mayor lentitud que los entornos terrestres frente al calentamiento global. Sin embargo, las investigaciones científicas han descubierto que los ecosistemas marinos pueden ser mucho más sensibles incluso al más mínimo cambio en las temperaturas, informa NatGeo.

El calentamiento de mares y océanos afecta desde las costas hasta las profundidades.

El cambio de temperatura en el agua de las costas no solamente daña el ecosistema marino, sino también al costero. Muchas aves se alimentan de la vida que llega hasta las playas.

Te puede interesar: Biden convoca una cumbre internacional del clima el 22 de abril.

En zonas donde habitan los corales esto puede ser catastrófico ya que el coral es el organismo marino más vulnerable al cambio en las temperaturas.

El blanqueo de los arrecifes (la pérdida de sus algas simbióticas) se produce con facilidad. Esto significa la pérdida del hábitat subacuático más poblado del mundo.

El aumento de la temperatura del agua ralentiza el crecimiento de los corales, los hace más propensos a contraer enfermedades y puede causar la extinción masiva de los arrecifes. Así, millones de peces quedan sin hogar y se interrumpe una importante cadena en la vida marina.

Por otra parte, el cambio climático afecta al krill, un eslabón extremadamente importante en la base de la cadena alimentaria. Así, se altera el ciclo vital de los de los animales que se alimentan de él. Un claro ejemplo son los pingüinos y las focas; y al mismo tiempo los seres vivos que provienen de la tierra -aves-.

Por último, el aumento de la temperatura marina produce tormentas más fuertes e incontrolables, aumento del nivel del mar, la interrupción del equilibrio de la temperatura terrestre general, entre otras consecuencias.

Fuente: NatGeo.

Compartí la nota