Dique Chico: “Jamás tendrán la comodidad de nuestro silencio”

Desde la Asamblea de Vecinxs Autoconvocadxs de Dique Chico elevaron un comunicado sobre la situación de las infancias de la zona. Con base en un estudio realizado el año pasado, explicaron cómo les afecta la presencia de agrotóxicos en la localidad.

Hace más de 5 años, la localidad de Dique Chico resiste y lucha frente al avance de las fumigaciones que enferman a su población. El año pasado, vecinos y vecinas se contactaron con la Dra. Delia Aiassa y su equipo de profesionales, para la realización de Estudios de Genotoxicidad -micronúcleos- y análisis de muestras en orina. Esto fue a los fines de detectar daño genético. Además de la presencia de uno de los componentes más frecuentemente utilizados en la producción agroindustrial en nuestro país: Glifosato y su metabolito -AMPA- .

Con los resultados obtenidos, lo que se consideraba una probabilidad ahora es una certeza. El estudio consistió en recolectar 20 muestras el día 7 de febrero del año pasado, en momentos de alta frecuencia de exposición a agentes genotóxicos. El análisis de estas muestras evidencian “un daño genético con un valor promedio de 4.55 micronúcleos (MN) cada 1000 células analizadas, con un rango de entre 2 a 8 MN por cada 1000 células”. Se trata de “niveles que triplican en la mayor parte de los casos aquellos considerados de referencia o basales en la bibliografía científica, tanto nacional como internacional”.

¿Qué implica este hallazgo para la salud de los y las menores?

Concretamente, el ADN de las y los niños afectados “se rompe” por el contacto con agroquímicos. Así, mientras se esté expuesto a estas sustancias ese ADN no se podrá reparar. Consecuentemente, hasta que no se reparen las células, esos organismos corren riesgo de enfermarse gravemente en muchos casos. Así, hablamos de “altos niveles de rotura en el material hereditario de las células analizadas, lo cual constituye un daño genético”.

Este estudio fue llevado a cabo en niñas y niños de entre 5 y 13 años de edad, habitantes de la Comuna de Dique Chico, localidad ubicada en la provincia de Córdoba a 50 km de la capital, en el Valle de Paravachasca. Se realizó en dos etapas de muestreo, en momentos de alta y baja frecuencia de pulverizaciones con agrotóxicos en zonas aledañas al pueblo. La iniciativa se sumó a un informe de similares características realizado también por los vecinos en 2018, con 6 niños y niñas asistentes a la escuela Bernardo de Monteagudo (Bajo Chico), ubicada a 1,5Km de la localidad y domiciliados en Dique Chico.

Te puede interesar: “Una volanteada solidaria para pedir la estatización de la Hidrovía Paraná”

Dique Chico – Emergencia Agroquímica – Fundeps

Menores desprotegidos frente a los agrotóxicos

Tal como lo sostiene la Dra. Aiassa en su Informe de 2018, es importante saber que “un agente genotóxico es una sustancia que puede interactuar con el material genético (ADN) de los organismos causándole alteraciones/daño/ rupturas”. Ese “daño genético” se advierte -con ciertas diferencias- en ambos muestreos, en febrero y en noviembre. “Los mayores valores individuales de MN se observan en la primera toma de muestras. Y se corresponden con los niños con valores detectables de glifosato y AMPA en orina”, indicó Aiassa.

“Denunciamos la completa desprotección de nuestros derechos colectivos desde el momento en que la Cámara 2° en lo contencioso-administrativo dispusiera en 2017 -a pedido de productores locales-, la suspensión de la Resolución 242/17”, denuncian las y los vecinos de la zona.

Dicha resolución establece la creación de una Zona de Resguardo Ambiental (ZRA) de 1000 metros. La misma sería a partir del límite exterior o más extremo de la planta urbana. Así como también de la Escuela Bernardo de Monteagudo y Jardín de infantes Mariano Moreno – Anexo Bajo Chico, ubicados aproximadamente a 1,5 km del pueblo. También, la prohibición dentro de la ZRA de utilización de productos químicos destinados a la pulverización y/o fumigación o fertilización agrícola. Excepto aquellos destinados a la agricultura orgánica o agroecológica.

Soluciones parciales a problemáticas de fondo

Las medidas tomadas por la Cámara, a raíz de aquel primer informe de la Dra. Aiassa (2018), y confirmadas por el Tribunal Superior de Justicia el pasado 13 de abril, solamente limitaron las pulverizaciones en las cercanías de la escuela ubicada distante del pueblo. Dejando desprotegidos a las y los niños en sus casas, en las cuales obviamente pasan la mayor parte del tiempo.

“Exigimos a la Justicia de Córdoba la inmediata protección de todos los habitantes del pueblo con la puesta en vigencia de la Resolución 242/2017 de la Comuna de Dique Chico. Denunciamos al Ministerio de Agricultura y Ganadería de la Provincia de Córdoba y a sus agentes fiscalizadores. Por la complicidad y protección de los intereses del agronegocio en nuestro pueblo, en detrimento de la salud de toda la población, incluidos aquellos más vulnerables: nuestros hijos”, finaliza el comunicado.

Compartí la nota