Inicio » Condenan al Estado argentino por la Masacre de Rincón Bomba

Condenan al Estado argentino por la Masacre de Rincón Bomba

Condenan al Estado argentino por la Masacre de Rincón Bomba

Fue hace 72 años, cuando Gendarmería Nacional abrió fuego contra el pueblo originario Pilagá en Formosa. El juez Fernando Carbajal dispuso reparaciones patrimoniales y no patrimoniales a favor del pueblo indígena víctima de una sangrienta represión. 

En un fallo histórico, la Justicia Federal de Formosa hizo lugar a la demanda promovida por la Federación de Comunidades Indígenas del Pueblo Pilagá, al declarar que los hechos sucedidos el 10 de octubre de 1947 en Rincón Bomba, en Las Lomitas, constituyen crímenes de lesa humanidad.

Así, dispuso que el Estado nacional repare los daños causados en dos sentidos: una reparación patrimonial y otra no patrimonial.

Te puede interesar: La CIDH visitó las comunidades indígenas de Salta. 

La reparación no patrimonial ordena al Estado a pagar una indemnización directa a la Federación de Comunidades Indígenas del pueblo Pilagá equivalente a 720 unidades de salario mínimo vital y móvil.

Además, la nación deberá destinar, en los próximos diez años, la suma de pesos equivalente a 6.000 SMVM ($ 75.000.000) en inversiones públicas en beneficio de los integrantes de la etnia Pilagá, a los fines de promover el desarrollo de dicho pueblo.

La masacre

En octubre de 1947, en un paraje llamado La Bomba, cientos de personas pertenecientes al pueblo Pilagá fueron asesinadas por Gendarmería Nacional. Aquel día, miles de personas que se encontraban reunidas en La Bomba convocadas por Tonkiet, un sanador y líder espiritual pilagá, fueron violentamente reprimidas al negarse a abandonar el paraje.

Las familias huyeron por el monte mientras eran perseguidas y capturadas por miembros de la fuerza, extendiendo la masacre durante más de dos semanas y en un territorio de unos mil kilómetros cuadrados.

El 10 de octubre de 1947 la Gendarmería Nacional abrió fuego sobre comunidades indígenas en Formosa. Cientos de pilagá asesinados, violaciones de mujeres, muerte de ancianos y niños. La matanza fue invisibilizada durante años, pero permaneció en la memoria regional como la “masacre de Rincón Bomba”.

Allí permanecieron por varios años y algunos, con el tiempo, lograron reunirse con sus familiares y reconstruir sus vidas.

 

 

 

Dejanos tu comentario

Tu mail no será publicado.