Claves para entender el “fin” de la guerra entre Armenia y Azerbaiyán

Desde este martes rige el acuerdo que intenta culminar con un conflicto con cientos de años de historia, miles de muertos y más de 1 millón de personas desplazadas de su hogar.

Getty images.

Por Juan Maldonado

El 27 de septiembre Azerbaiyán inició un ataque en la región de Nagorno Karabaj, con el apoyo de Turquía y mercenarios sirios y libios. El conflicto, que duró 6 semanas y dejó al menos 1.300 muertos, finalizó este lunes con la firma de un acuerdo entre ambas naciones.

Para Armenia, el tratado significa una derrota. En las últimas horas se registraron distintas protestas donde se exige la renuncia del primer ministro del país, Nikol Pashinian, y que se revierta la situación.

La sede de Gobierno en Ereván, capital armenia, fue saqueada y el titular del Poder Legislativo, Ararat Mirzoyan, fue atacado físicamente.

Te puede interesar: Julio Aro, veterano de Malvinas y candidato al Nobel de la Paz.

Por su parte, Azerbaiyán celebra el acuerdo que fue mediado por Rusia. Hubo festejos, bailes y cantos en las calles de Baku, capital del país. Miles de personas salieron a las calles con banderas nacionales y de Turquía -el principal aliado nacional.

Geety images.

Claves del acuerdo

Armenia y Azerbaiyán firmaron un acuerdo para poner fin a la guerra del corazón del Cáucaso. Rusia, principal mediador, tendrá una misión de paz y un gran despliegue militar para conservar la calma.

Los principales puntos del tratado:

  • El cese total de los combates, iniciados el 27 de septiembre, entró en vigor a las 21 GMT de ayer (18 hora de Argentina).
  • Azerbaiyán vuelve a tener el control de la ciudad histórica y estratégica de Shusha, ubicada en la ruta que une Armenia con la capital separatista, Stepanakert.
  • Armenia debe ceder varios de los siete distritos que componían el cordón de seguridad de los separatistas armenios desde los años 1990.
  • Armenia debe entregar distritos que eran controlados desde los años 90 por sus fuerzas: Kalbajar antes del 15 de noviembre de 2020, Agdam antes del 20 de noviembre de 2020 y Lachin antes del 1 de diciembre de 2020.
  • La región separatista de Nagorno Karabaj, que ningún país miembro de la ONU reconoce, seguirá existiendo, pero con un territorio menor.
  • Una misión de paz de 1960 soldados rusos, 90 vehículos blindados y 380 vehículos con material especializado son desplegados a lo largo de la llamada “línea de contacto” (zonas bajo control armenio y azerbaiyano). Será por cinco años, que se renovará automáticamente por un período igual, excepto que una de las partes se oponga.
  • La Agencia de la ONU para los Refugiados va a organizar el retorno de los refugiados y de las poblaciones desplazadas por el conflicto.
  • Ambos países realizarán un intercambio de prisioneros y de cuerpos de personas fallecidas.
  • Resta definir cuál será el rol de Turquía en Nagorno Karabaj. Azerbaiyán informó que coordinará la misión de monitoreo con Rusia, pero Moscú informó que no habrá soldados turcos en el terreno.
  • El mediador histórico del conflicto, el grupo de Minsk de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), presidido por Estados Unidos, Rusia y Francia, no se menciona en el acuerdo.

Por si te lo perdiste: ¿Por qué Perú destituyó al presidente Martín Vizcarra?

Agencia Andalou.

Un conflicto antiguo

El enfrentamiento entre ambas naciones tiene larga data. Los armenios, residentes más antiguos de esa área, sufrieron la presencia de grandes imperios en la zona: persas, otomanos y rusos.

Con el paso del tiempo, comenzaron las asperezas entre las dos naciones. Pero no fue hasta la caída del imperio ruso hace cien años que la guerra comenzaría. Durante casi 24 meses Armenia y Azerbaiyán se enfrentaron hasta la llegada de la Rusia soviética, que ocupa ambas naciones.

Expertos catalogan esa etapa del conflicto como un juego de mamushka: la más grande sería la Unión Soviética, dentro estaría Azerbaiyán quien contendría en su interior un territorio con mayoría armenia.

Con los añs, la URSS transfirió el poder del territorio a Azerbaiyán (soviético) lo cual agravó el conflicto. Armenia no reconocía este control del enclave y reclamó durante años que se revierta la decisión.

Al caer el régimen soviético, la situación estalló. El 26 de febrero de 1988 hubo un regreso a las armas y durante 6 años se produjo la guerra que dejó como saldo más 30.000 personas muertas y más de un millón de desplazos.

Rusia, ayudó a Armenia y así esta nación ocupó no sólo Nagorno-Karabaj, sino también otras regiones de Azerbaiyán (aproximadamente el 14% de su territorio soberano). Los armenios niegan la ocupación, mientras que Nagorno-Karabaj se autoproclama “República de Artsaj”.

La región, cuna de uno de los conflictos bélicos contemporáneos más preocupantes, llegó a un acuerdo muy polarizado. Restará esperar si los conflictos internos en Armenia se agravan y revierten momentáneamente la situación. Una guerra que comenzó hace siglos y todavía no ve su fin.

Fuente: BBC/Télam.

×