Cannabis medicinal: Argentina realizó su primer cultivo científico

Cannabis medicinal: Argentina realizó su primer cultivo científico

De la mano de investigadores del Conicet y la Universidad Nacional de La Plata, se presentó el desarrollo bajo el nombre de Cepas Argentinas Terapéuticas. 

El principal problema que enfrentan los investigadores es que, si bien se sancionó la Ley 27350 en el 2017 -avalando el uso medicinal del cannabis y la creación de un programa nacional para su investigación y producción pública– no existe un marco legal que facilite el acceso a semillas, plantas ni preparados.

Te puede interesar: La Universidad Nacional de La Plata desarrollará la primera semilla cannábica argentina. 

Por esta razón, científicos de la Universidad Nacional de La Plata y el Conicet optaron por usar sus propias semillas, en conjunto con los conocimientos brindados por cultivadores de la región. Finalmente, los investigadores lograron el primer cultivo científico del país.

El equipo se compone de científicos del Centro de Investigaciones del Medio Ambiente (CIM–CONICET) y de la Cátedra de Toxicología de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNLP. Hace unos años, empezaron con un proyecto de extensión, en donde se controlaba la calidad de aceites, resinas y flores que usaban los cultivadores de la zona.

Actualmente, también se encuentran investigando junto a investigadores de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNLP sobre el uso de cannabis medicinal en casos de epilepsia idiopática refractaria en perros.

“Las renombramos como Cepas Argentinas Terapéuticas con el objetivo de formar un listado y un cepario nacional donde investigadores de otras partes del país puedan sumar las suyas siguiendo un protocolo de caracterización. Así podremos tener una amplia variedad de cannabis medicinal que nos permita seguir investigando y que el usuario pueda acceder con mayor seguridad”, explicó Darío Andrínolo, investigador del Conicet y coordinador del proyecto

Lo que más cuestionan los científicos encargados de este proyecto, es que hace ya dos años se haya aprobado la Ley que avala el uso medicinal del cannabis, y sea el mismo Estado el que se posiciona de manera prohibicionista con respecto a la importación de semillas y el uso de plantas locales. 

Por Carmela Laucirica