Argentina llegó a un acuerdo con una empresa china para fabricar baterías de litio en Jujuy

El norte del país es escenario de prácticas extractivistas desde hace años, y este nuevo acuerdo parece continuar en la misma línea, a pesar de las consecuencias ambientales.

Argentina llegó a un acuerdo con una empresa china para fabricar baterías de litio en Jujuy. Matías Kulfas, ministro de Desarrollo Productivo de Nación, junto al gobernador Gerardo Morales

Matías Kulfas, ministro de Desarrollo Productivo de Nación, junto al gobernador Gerardo Morales y representantes de la empresa china Ganfeng Lithium Co. Ltd, firmaron un acuerdo para avanzar en la instalación de una fábrica de baterías de litio en la provincia de Jujuy.

Según el funcionario de gobierno, el desarrollo de esta industria del litio “es una de las piezas fundamentales para poder ir hacia una movilidad sustentable”. En esa linea, Kulfas resaltó que trabajan en un proyecto de ley que será clave para que Argentina se convierta en un jugador de relevancia en Sudamérica, en esta área.

El ministro enfatizó que Argentina tiene todas las condiciones para la exploración y explotación del litio, “y también para ir más allá y poder desarrollar toda la cadena de valor vinculada a esa industria”.

Es importante resaltar que nuestro país es el tercer productor de litio, y tenemos unas de las reservas más grandes de ese mineral, a nivel mundial. Por lo tanto, algunos sectores destacan el potencial del elemento para la fabricación de baterías como uno de los principales motivos de su mercantilización y explotación.

Pero como toda actividad extractivista, tiene su contracara ambiental, de daños y consecuencias sobre el entorno y la ciudadanía, tal como expusimos en nuestro artículo “Argentina y el litio: una historia de poco amor y destrucción”

En esa nota, publicada hace menos de un mes, el antropólogo especializado en geoarqueología y perito ambiental, Néstor Omar Ruíz, nos comentó sobre la real situación del litio en nuestro país, y dijo: “Las mineras controlan al Estado. Por ejemplo, en Jujuy firmaron un convenio espurio por el cual la provincia es acreedora del 8,5% de las acciones, de manera ficticia, porque esto nunca se verifica en el tiempo”

Te puede interesar: “Córdoba: reclaman información sobre la situación del personal de salud”

Ruiz explicó que con la modificación del código minero a fines del siglo pasado, en el Gobierno de Menem, permitió que en este caso se produzca la explotación a través de un método llamado evaporítico, que tiene consecuencias significativas para el ambiente y produce un impacto perenne en el tiempo.

Un dato a tener en cuenta es que la explotación evaporítica de litio utiliza enormes cantidades de agua. Miles de litros de agua por día. El entrevistado, en esa oportunidad, dijo que ña evaporación utiliza el agua de la salmuera en un 70% y el agua de los ríos y arroyos en un 30%.

¿Qué consecuencias trae esta práctica? El impacto principal es la desertificación y el desecamiento del territorio donde se lleva a cabo.

¡El ministro Kulfas estará al tanto de las denuncias de ambientalistas contra la mega minería a lo largo y ancho del país? ¿Esta propuesta productiva no es más de lo mismo?

Compartí la nota