Apartaron a cuatro efectivos por abuso policial en Río Cuarto

Se trata de un cabo, dos sargentos (un varón y una mujer) y un oficial subinspector que golpearon brutalmente a un vecino de la zona de Pilar-Río Segundo- que estaba de vacaciones y detuvieron por error.

Otra vez la Policía de Córdoba en la mira de todos. Esta vez, por un caso de abuso policial que perpetraron cuatro efectivos dentro de la UCA de Río Cuarto en la madrugada del domingo.

Se trata de un cabo, dos sargentos (un varón y una mujer) y un oficial subinspector que golpearon brutalmente a un vecino de la zona de Pilar-Río Segundo- que estaba de vacaciones.

El hecho sucedió cuando la víctima Carlos Galíndez viajaba con su esposa y se detuvieron al costado de una de las rutas de acceso a la ciudad de Río Cuarto. Al otro lado del camino, un auto blanco fue detenido por cinco patrullas policiales que circulaban por la zona realizando verificaciones de rutina.

Cuando Galíndez y su esposa quisieron retomar su marcha, los agentes le indicaron que ellos iban a ser conducidos a la comisaría, al igual que los ocupantes del vehículo sospechoso.

Te puede interesar: “Riesgo nutricional en Salta: hay 50 niñxs en peligro”

Horas más tarde, la Policía comprobó que no existía ninguna relación entre el trabajador de Río Segundo y el resto de las personas demoradas. Acto seguido, le pidieron que firmara una documentación en blanco.

Galíndez se negó a firmar y comenzaron las agresiones. “Los policías se enojaron, se quitaron las insignias y los nombres, lo llevaron a una habitación, lo desnudaron y comenzaron a pegar golpes salvajemente. Uno en el estómago y en la mandíbula a tal punto que se la partieron y ahora le deben colocar una prótesis”, contó el abogado que defiende al vecino, Diego Orlando Chiechi, a Radio Universidad.

Hoy, Galíndez se encuentra internado en el Hospital Allende de Córdoba con serias lesiones. Su esposa, en diálogo con Canal 10, contó que uno de los policías “le pegaba patadas en la cabeza sin parar”.

La imagen que Galíndez tomó de su rostro

Acción de la Justicia

Los cuatro policías riocuartenses fueron separados el martes de su cargo en forma provisoria. La decisión fue tomada por el Tribunal de Conducta Policial y Penitenciario, a cargo de Ana María Becerra, y se dio a conocer a los medios a través de un comunicado.

Allí se lee que, a raíz de la denuncia formulada por la esposa de Carlos Galíndez en relación con las lesiones que habría sufrido mientras estuvo detenido en Río Cuarto, el organismo toma las siguientes determinaciones que fueron reflejadas en el diario Puntal:

  • La subcomisario Mónica Avila, que el último fin de semana era la superior de turno del Tribunal, se entrevistó en el Hospital Allende con el paciente para constatar su estado de salud.
  • Entrevistaron en la Unidad Judicial 4 a la denunciante y elaboraron un informe para iniciar las acciones administrativas.
  • Enviaron una comisión a la Departamental Río Cuarto para poner en resguardo toda la documentación vinculada con el hecho.
  • Además, en forma preventiva el Tribunal dispuso apartar de sus funciones a cuatro agentes.

Al mismo diario, la responsable del área, Ana Becerra, dijo que la medida se tomó para garantizar la investigación y la recolección de pruebas. “Nos hemos puesto en contacto y a entera disposición del fiscal actuante y estamos trabajando en forma conjunta con la Justicia”, expresó.

Con el avance del sumario, se conocerá cuál será la decisión definitiva que se tomará respecto de los cuatro uniformados involucrados en la violenta golpiza a Carlos Galíndez.

Fuentes: Puntal de Río Cuarto y La Nueva Mañana.

Compartí la nota