31 años de la caída del Muro de Berlín: Alemania volvió a ser una sola

Durante 28 años, Alemania estuvo dividida en dos por la presencia física y simbólica del Muro de Berlín. Hace 31 años, esa edificación cayó y el país europeo volvió a ser uno solo.

Durante 28 años, Alemania estuvo dividida en dos por el Muro de Berlín: una edificación de casi 4 metros de altura, que funcionó como “frontera” dentro del país. Hace 31 años, el muro cayó, dando lugar al reencuentro de miles de personas y a la reunificación de Alemania hasta hoy.

Con la construcción del muro, Alemania quedaba dividida de la siguiente manera: por un lado, la zona de Berlín controlada por la Unión Soviética; por el otro, el territorio administrado por Francia, Inglaterra y Estados Unidos. Así, la ciudad de Berlín y toda la nación sufrieron una división.

La decisión de construir el muro provino de los acuerdos de Yalta, que tuvieron lugar en febrero de 1945, cuando ya se sabía que Alemania perdería la Segunda Guerra Mundial. Así, los mandatarios de Rusia, Estados Unidos e Inglaterra acordaron un tipo de política económica para cada lado del mundo: del lado ruso, mayor control estatal; del otro lado, mayores libertades para los mercados.

En oriente, la Unión Soviética; en occidente, Estados Unidos, Inglaterra y Francia. Esta división este-oeste presentaba una diferencia clara: en occidente había un mayor crecimiento económico. De esta manera, se contabilizaron alrededor de 3.5 millones de alemanes que migraron de la República Democrática Alemana (RDA) a la denominada República Federal de Alemania (RFA). Esto significa un 20% de la población.

Tras esta pérdida, el territorio alemán dirigido por la URSS decidió levantar un muro provisional de 155 kilómetros para separar las dos partes de la ciudad. Este hecho ocurrió durante la noche del 12 de agosto de 1961, mientras Alemania dormía.

Te puede interesar: “A 15 años del rechazo al ALCA”

47 cosas que no sabías del Muro de Berlín

El muro como símbolo de la Guerra Fría

La construcción del Muro de Berlín significó la separación de Alemania con el resto de Europa, además de ser un símbolo de la Guerra Fría. Hasta el día de su caída (9 de noviembre de 1989) miles de personas intentaron cruzarlo, de las cuales se estima que alrededor de 100 murieron en el intento y 5.000 lo lograron.

El 9/11 de 1989, el dirigente de la República Democrática Alemana Günther Schabowski informó que quienes quisieran podían cruzar el muro. Así, una avalancha de alemanes y alemanas se dirigieron a los puestos fronterizos dispuestos a ingresar al otro lado. Así, el muro cayó y los habitantes de ese país terminaron de derribarlo con sus propias manos en pocos días.

Con la caída del muro, se dio inicio al fin de la Guerra Fría y comienzo a la unificación de Alemania. De este modo, los alemanes y alemanas recuperaron su libertad y quedó claro que el sistema soviético no logró imponerse en este país. Después de 28 años, familias, amigos y compañeros de trabajo se reencontraron en una Alemania unida.

×