Villa Allende: piden la conformación de una “mesa interdisciplinaria” para un desarrollo sustentable

Si bien el Consejo Municipal de Ambiente celebró que frenen el proyecto inmobiliario de Dycsa, pidieron mayor compromiso del Ejecutivo en cuanto a cuestiones ambientales y diseños sustentables.

A fines de abril, se conoció que la Municipalidad de Villa Allende aprobó un proyecto inmobiliario a la empresa Dycsa, el cual preveía la construcción de dos torres con 155 departamentos de uno y dos dormitorios y 200 cocheras.

Ni bien los medios hicieron eco del proyecto, el Consejo Municipal de Ambiente de Villa Allende comenzó a movilizarse en contra y pidió al municipio que no autorice las obras. Acto seguido, el intendente Eduardo Romero evaluó la autorización y prosiguió a “dejar sin efecto el proyecto Petra” ya que no cumplía con “las exigencias legales de la Ordenanza 25/2013, normativas vigentes, y la evaluación de impacto ambiental prevista en la Ley Provincial N° 10.208.”

Desde el Consejo Municipal de Ambiente celebraron la decisión del Ejecutivo, como también la acción conjunta de vecinos, medios y el Concejo Deliberante para frenar el avance inmobiliario. Sin embargo, criticaron que el municipio no brinda “el listado de emprendimientos urbanísticos de mediano y gran impacto autorizados en el periodo que va de diciembre 2015 hasta diciembre 2019”.

Te puede interesar: Córdoba presenta el programa “Mayores en Red”.

La insistencia por conocer las obras previstas y cómo será el desarrollo de la ciudad de Villa Allende, según el Consejo de Ambiente, es por dos razones:

  • Infraestructura. “La ciudad no tiene infraestructura de soporte (cloacas, redes de acceso, espacios verdes públicos accesibles, veredas adecuadas, bicisendas, escuelas, hospitales) y no está preparada para soportar emprendimientos de gran envergadura, ni aumentar la densidad poblacional sin antes mínimamente evaluarlo y conesuarlo con los vecinos”.
  • Impacto socio-ambiental. “Diseñemos entre los diferentes sectores (estamentos gubernamentales, barriales, comerciales, académicos, no gubernamentales, financieros) sentados a una mesa interdisciplinaria, una ciudad que permita la integración de colectivos sociales, basándonos en objetivos sutentables. . Esto incluye: identidad, cultura, costumbres, historia, actividades económicas, recreativas e inclusivas”.

Por último, instan al Ejectivo a reconocer el error de haber firmado la aprobación de un proyecto con tales irregularidades. “¿Quien se hará cargo del “error” por el cual una gestión da marcha atrás a través de un decreto? Si el municipio se viera en el riesgo de afrontar costes jurídicas por parte de la empresa privada ¿quien paga? ¿La comunidad de Villa Allende? ¿O los funcionarios que pusieron la firma?”

Por Cristian Dominguez

×