Thelma Fardin: Una denuncia que demostró que nunca es tarde para hablar

Thelma Fardin: Una denuncia que demostró que nunca es tarde para hablar

Ayer se conoció la acusación formal de la Justicia de Nicaragua contra Juan Pacifico Dabul, actor conocido como Juan Darthés, por el delito de violación agravada. Hoy el Colectivo Actrices Argentina junto a Thelma y Sabrina Catarbia, su abogada, dieron una conferencia de prensa y aseguraron que están más cerca de lograr justicia. Laura Cantore -Doctora en Género- comentó que el caso de Fardin es ejemplar por la organización colectiva que lo llevó a la justicia.

Thelma Fardin acusó el pasado 11 de diciembre a su ex compañero de trabajo por abuso sexual. La agresión se perpetró en el año 2009 en el marco de una gira de la novela Patito Feo en Nicaragua. “Tenemos la obligación histórica, política y social de luchar para lograr justicia y verdad” enfatizó la actriz cuando tuvo la palabra en la conferencia de prensa.

La abogada de Fardin explicó que la Justicia de Nicaragua emitió un pedido de captura y una alerta roja por Darthés. Entre las próximas 24 o 48 horas el juez a cargo del caso deberá resolver el pedido y solicitar la extradición a Brasil del acusado. Es decir se concluyó que existen pruebas contundentes para imputar al actor por el delito de violación agravada.

Actrices Argentinas acompañó hace diez meses la denuncia penal de Thelma Fardin contra Juan Darthés. En el comunicado leído en la conferencia expresaron: “Somos ignoradas al denunciar y exponer los abusos, de hasta qué punto el precio que nos había sido impuesto para desarrollarnos profesionalmente había sido el de callar y someternos. Nos unimos, nos organizamos, y pudimos decir BASTA. Dijimos: Escúchennos. Dijimos: el tiempo de la impunidad para los abusadores debe terminar”.

Por su parte Fardin agradeció la contención brindada por el colectivo de actrices. Expresó que su denuncia fue oída gracias al grupo de mujeres que apoyó su reclamo. Además resaltó la valentía de Calu Rivero, Anita Co y Natalia Juncos– que ya habían realizado denuncias contra Darthés- y que fueron acusadas por calumnias e injurias en su momento.

Juntas se logró hacer de un hecho traumático personal algo político, comentó Thelma. Pero la actriz sostuvo que es necesario seguir construyendo una justicia feminista con perspectiva en derechos humanos y pidió por formas de reparación efectivas para quienes sufren ataques hacia su integridad sexual. 

Para profundizar en el tema recurrimos a la abogada Laura Cantore- Doctora en género- que en diálogo con Radio Más brindó información sobre las denuncias que se realizan varias años después del acto delictivo.

La doctora – para introducirnos en el tema- explicó que en Argentina existe una figura denominada revelación tardía que reconoce la existencia del trauma posterior a un abuso sexual.

La abogado comentó que la noción de de trauma o sindrome post traumatico está muy trabajada en materias de lesa humanidad y en la Corte Interamericana de derechos humanos, pero se genera un problema interpretativo cuando se trata de estos delitos individuales- abuso sexual- ya que no hay una tradición jurídica que trabaje en ese sentido.

Pero el trauma se puede probar– sostuvo la Doctora en Género- en delitos individuales vinculados a la violación de la integridad sexual de una persona. “Una de las pruebas dirimentes han sido los estudios psicológicos sobre el estado en que ha quedado Thelma Fardin”, explicó la abogada sobre el caso que nos compete.

El colectivo de Actrices Argentinas ha demostrado la organización de las mujeres ya que el trabajo serio que realizaron para investigar el caso y llevarlo ante la justicia fue ejemplar. 

Laura Cantore consideró la denuncia de Thelma como un caso testigo o caso único que logró trasmitir la lucha de las mujeres argentinas contra los abusos y demostrar que a partir de pericias psicológicas se puede comprobar agresiones sexuales.

Para la abogada es necesario en la práctica judicial reconocer el trauma posterior a un delito sexual y de sacarlos a la luz. Cantore comentó que durante muchos años estos crímenes estuvieron naturalizados y las víctimas no se atrevían a hablar porque no encontraban un eco en sus palabras. 

El movimiento feminista ha sabido tejer redes de contención y cada vez son más las mujeres que dan a conocer sus experiencias traumáticas para que las más jóvenes sepan que no hay que callar más.

Por Emi Urouro