Syngenta: la empresa conocía el peligro mortal de su principal herbicida

La empresa de productos agrícolas Syngenta, conocida mundialmente, sabía desde hace años que su pesticida a base de paraquat -llamado Gramoxone- es letal si lo consume una persona. Así lo reveló un estudio realizado por Greenpeace y Public Eye.

La empresa mundialmente conocida como Syngenta, proveedora de productos agrícolas como pesticidas, ha estado comerciando un producto a base de parquat bajo el nombre de Gramoxone. Mediante un informe de Unearthed y Public Eye, se conoció que la empresa sabe hace tiempo de la letalidad del producto, aunque las medidas tomadas entorno a este riesgo han sido mínimas. También lo sabían ICI y Zeneca, las empresas que antecedieron a Syngenta en este rubro.

Así, el Gramoxone se constituye como el herbicida más mortífero del mundo, cuya composición produce la muerte en niños y adultos tras consumir una mínima dosis, ya sea accidentalmente o de manera premeditada. La noticia sobre que las empresas fabricantes han sabido esto hace años llegó con Jon Heylings, un toxicólogo que trabajó con todas ellas por más de dos décadas.

En su testimonio, Heylings explica que advirtió sobre este riesgo a las empresas, pero que jamás se le prestó atención. Lo único que se hizo al respecto fue agregarle medio gramo de un emético, un fármaco que induce el vómito, a cada litro del herbicida a base de paraquat, Gramoxone, desde finales de la década de 1970. Así, si una persona consume el herbicida vomitará antes de que una dosis letal del mismo llegue a su torrente sanguíneo.

Sin embargo, tanto Greenpeace Reino Unido como Unearthed, y la ONG suiza Public Eye revelaron que Syngenta, ICI y Zeneca saben dos cuestiones fundamentales desde hace años. Por un lado, la letalidad del herbicida ya mencionado; por el otro, la poca o nula efectividad de incluir este emético al Gramoxone.

Te puede interesar: “Reconocen que hay coronavirus en aguas residuales del San Roque”

¿Qué es el paraquat y qué hace Syngenta con él?

Paraquat es el herbicida más letal a nivel mundial, tanto así que está prohibido su uso en más de 50 países, incluido el Reino Unido. Con solo consumir un trago de este químico, una persona adulta o un niño o niña puede morir rápidamente, no hay antídoto incluso. Paraquat ingresó al mercado en la década de 1960. Y desde ese entonces se han registrado decenas de miles de muertes accidentales o por suicidio tras su consumo.

No obstante, Syngenta continua produciendo y exportando paraquat a nivel mundial en grandes cantidades. En 2018, notificó más de 28 000 toneladas de mezclas de paraquat para la exportación desde el Reino Unido. Cabe recordar que Syngenta también opera en Argentina. Actualmente, el gramoxone vendido en Estados Unidos contiene 3 veces más emético que su fórmula tradicional. Mientras que países de menores recursos como India continúan recibiendo un producto peligroso, con bajas dosis de emético.

Syngenta en Expoagro: “agricultura digital” y su compromiso sustentable

¿Qué revelaron los documentos sobre este accionar?

Entre los datos arrojados por los informes anteriormente mencionados, se conoció la siguiente información:

  • En las décadas de 1980 y 1990 no era una estrategia de la empresa realizar “proactivamente” mejoras de seguridad costosas en sus formulaciones de paraquat.
  • Se desarrollaron formulaciones menos tóxicas y se mantuvieron “en el estante”. Para ofrecerlas únicamente a los países que amenazaran con prohibir o restringir el producto químico.
  • El aditivo emético patentado se utilizó como una forma de bloquear la competencia de otros fabricantes de paraquat.
  • La empresa hizo esto a pesar de saber que no tenía pruebas de que el emético salvaría vidas en la concentración en la que se añadió.
  • Se resistió la introducción generalizada de medidas de seguridad como la dilución porque no se consideraban soluciones “económicamente aceptables” al “problema del suicidio”.
  • Los propios científicos de la empresa dijeron repetidamente que la cantidad de emético en Gramoxone era demasiado baja para prevenir envenenamientos fatales.
Compartí la nota