Somos lo que comemos: nutrición con los que saben

Somos lo que comemos: nutrición con los que saben

En diálogo con El Resaltador, Romi Fabbri -futura nutricionista de la UNC- se encargó de instruirnos un poco sobre alimentación diaria, cómo organizarnos para comer sin desesperar y qué tener en cuenta para comer mejor.

Romi está transitando el último tramo de la carrera de nutrición, mientras desarrolla su tesis para recibirse en la UNC, nos dedica su tiempo para conocer un poco más acerca de alimentación y cómo organizarnos.

¿Como comer sano sin bajar de peso?

Comer sano o comer saludable, no tiene por qué estar ligado al descenso de peso. Una buena alimentación implica comer variado y equilibrado de todo, lo más importante de TODO. Para comer sano, es muy importante concientizarnos sobre nuestros hábitos y trabajar sobre ellos.

La primera recomendación es evitar saltearse comidas, las más importantes son el desayuno, el almuerzo, la merienda y la cena. En segundo lugar, es  fundamental que cada una de estas comidas sea completa. Incluir lácteos, cereales, carnes, frutas y vegetales.

El último punto a destacar, es por un lado la variedad, mientras más variemos más completo va a ser el aporte de nutrientes. Por otro lado, importa la cantidad, que está definida por nuestros requerimientos y es completamente personal.

¿Cómo mantener una alimentación sana, llenadora y barata?

Para que una alimentación sea sana y llenadora, debe ser completa. Esto quiere decir que se incluyan todas las comidas (desayuno, almuerzo, merienda y cena)  y que cada una de ellas este compuesta por todos los grupos de alimentos recomendados.

Por otro lado, para que alimentarse de forma sana no implique un gasto desmedido es importante conocer los productos que ofrece el mercado, organizar las compras, preferir cocinar antes que consumir productos ya elaborados y ampliar nuestro repertorio de comidas.

¿Cómo comer mejor cuando estas todo el día en la calle?

Comer saludablemente fuera de casa implica un gran esfuerzo y una buena organización. Lo más recomendable siempre es preparar en casa lo que voy a necesitar para el día. Acá aparecen varios limitantes: la falta de tiempo, la falta de las ganas, la falta de opciones, etc.

Las variantes pueden ser muchas y cada caso es particular. Lo importante es no minimizarlo pero tampoco agrandarlo, si hay un día en el que la única opción que tengo es comer un pebete, no es grave, si es una cuestión de todos los días, sin lugar a dudas requiere atención.    

¿En que fijarme cuando leo las etiquetas de “información nutricional”?

El etiquetado nutricional contiene mucha información de interés por ende, lo que vaya a observar, va a depender de cuál sea este. 

Particularmente la información nutricional es la tabla que encontramos en la parte posterior del envase y que contiene generalmente los valores de calorías, carbohidratos, grasas totales, fibra alimentaria y sodio en 100g, por porción y en % de valor diario.

Por otra parte podemos encontrar el listado de ingredientes, este siempre va de mayor a menor por lo que el primer ingrediente que aparece es el que predomina en el alimento. Además aparecen números de contacto en caso de que el alimento no se encuentre en condiciones.

¿Qué son las Guías Alimentarias para la Población Argentina?

Nuestra sociedad cuenta con las Guías Alimentarias para la Población Argentina (GAPAS) que son un instrumento educativo que adapta los conocimientos científicos sobre requerimientos nutricionales y composición de alimentos en una herramienta práctica que orienta para una correcta selección y consumo de alimentos.

Si bien estas no se encuentran ampliamente difundidas, pueden ser de gran utilidad. Sin embargo es imprescindible destacar que son recomendaciones y se basan en generalidades, por lo que ante las particularidades de cada uno el consejo primordial es consultar con los profesionales pertinentes.   

Por Carmela Laucirica

×