Río Suquía: patrimonio cordobés dañado e ignorado

El principal curso de agua de la Ciudad de Córdoba está siendo dañado. Afortunadamente, un estudio de la UNC pone en evidencia el estado deplorable en el que está el Río Suquía.

El Río Suquía, principal curso de agua de la Ciudad de Córdoba, está siendo dañado. ¿Por qué? Debido a que presenta niveles de contaminación en diversos puntos de su curso. Así, se trata de un patrimonio valioso para nosotros, que no está en buenas condiciones.

Ante esto, un estudio de la UNC arrojó que las plantas de tratamiento de líquidos cloacales no están preparadas para eliminar los microcontaminantes presentes en el río.

Se trata de un estudio que forma parte de una tesis doctoral, en donde dos estudiantes de la Facultad de Ciencias Químicas de la UNC analizan la situación. De la mano de Rocío Bonansea y Eugenia Valdez, se realizó un relevamiento sobre las partículas contaminantes del río.

Te puede interesar: “Fortalezas y debilidades argentinas frente al coronavirus COVID-19”

Resultado de imagen para suquia

En su búsqueda de marcadores de fuentes de contaminación, las especialistas tuvieron que tomar muestras en diferentes partes del Río Suquía. Así, descubrieron la presencia de una gran cantidad de microcontaminantes que, si bien están en muy bajas concentraciones, producen contaminación.

El principal objetivo de la investigación, era evaluar los efectos toxicológicos de la cuenca del Río Suquía sobre los organismos vivos que allí residen. Este río nace en el Lago San Roque y desemboca en el Mar de Ansenuza, con su asentamiento más grande en la Ciudad de Córdoba.

Cabe recordar que el Río Suquía recibe constantemente efluentes cloacales de plantas depuradoras. “La misión de este trabajo es difundir que los microcontaminantes pueden ser sustancias orgánicas o inorgánicas, que por su toxicidad, persistencia y bioacumulación pueden inducir a un efecto negativo“, destacaron las especialistas.

En líneas generales, lo que este estudio logró demostrar, es que hay presencia de plaguicidas y fármacos en el curso de agua. En el caso de los plaguicidas, hay mayor presencia en zonas del río que se acercan al Cinturón Verde de Córdoba.

En el caso de los fármacos, arrojados al río o consumidos, no todos logran metabolizarse. Además, las plantas de tratamiento no logran eliminar estos contaminantes. Con esto, en Córdoba y en muchos lugares del mundo, una proporción baja pero continua de fármacos “pasa”.

Por Carmela Laucirica

×