Quiero tener hábitos sustentables: ¿Cómo hago?

Muchos coincidimos en que esta pandemia es una oportunidad para cambiar nuestros hábitos. Entre tanto miedo al futuro, aislamiento y crisis, es momento de pensar cómo consumimos y producimos. De ser así, ¿por dónde podemos empezar?

Por Carmela Laucirica

La cuarentena parece haber llegado para que replanteemos más de una cosa. Entre ellas, podríamos incluir nuestros hábitos. Finalmente, tenemos más tiempo para pensarnos a nosotros mismos de una forma u otra: ¿podremos pensar también en nuestros hábitos?

En mi caso, empiezo un nuevo día de cuarentena, no estoy segura si es lunes o viernes, pero mi primer pensamiento es el desayuno: mate cocido con tostadas. En ese primer acto del día, ya puedo identificar que hay cosas por cambiar. Entre tantos vivos de Instagram, terminé aprendiendo cuán contaminante es el saquito de cualquier infusión.

Primer hábito por cambiar: de saquitos industriales a infusor de té. Desaparecieron todos los plásticos, textiles y papeles del saquito; ya siento que estoy mejorando. Eso que tanto escuché y leí en textos motivacionales terminó siendo cierto: hay que empezar por cosas chiquitas.

Los mejores regalos para amantes del té - Tacita lenta
Infusores de té reutilizables

Antes de desayunar, me lavo las manos, la cara y los dientes. Tres simples actos en los que también se puede hacer un cambio. ¿Dejas el agua corriendo cuando haces estas cosas? Es momento de cerrarla, acordate que no es un recurso renovable. Hasta ahora, estas recomendaciones pueden parecer básicas o muy obvias, pero creo que nunca está de más repasarlas.

Hace muchos meses, en el fondo del patio, mis viejos decidieron armar un “compost”. Lo pongo entre comillas porque honestamente, no hacíamos más que tirar los residuos orgánicos en una porción de tierra alejada de la vista. Nunca terminamos de darle uso, hasta que me tomé el tiempo de mirar unos videos en Instagram, más precisamente en @ecointensa.

Así, aprendí unas cuantas cosas sobre cómo aprovechar el compost, tarea que incorporé a mi día a día. Separando los residuos orgánicos de manera responsable y consciente, pude ver cómo se reducía la cantidad de bolsas de basura que sacábamos a la noche.

¿Cómo hago un compost si no tengo patio? Antes no lo sabía, pero descubrí que hay una alternativa. Con tachos de pintura apilados, previamente perforados abajo (menos el que se apoya sobre el suelo), encontré la forma de invitar a mis amigos a que hagan su compost sin la necesidad de un espacio verde.

Encontrá Compostera con ciclo continuo en | Compost

Después de estar un rato afuera con el compost, al entrar a casa todo se siente más frío: se llama otoño y después invierno. Después de ese primer choque de temperaturas, me miro la ropa y entiendo todo, estoy desabrigada. De alguna manera, hemos llegado a la idea de que sólo por tener calefacción podemos estar vestidos de verano en invierno.

Abandonar la idea de que está bien andar de short y mangas cortas en invierno dentro de casa, sólo porque “podemos pagar” la calefacción, es otro pequeño paso para tener hábitos sustentables. Dejando entrar el sol, regulando la calefacción y usando la ropa adecuada, podemos reducir al menos un poco el consumo de energía y gas.

En este sentido, también cabría preguntarse por la ropa que usamos: ¿Realmente uso lo que tengo? Este cuestionamiento es importante, dado que la industria textil es una de las más contaminantes en el mundo. El ejercicio de donar lo que no uso, no comprar porque sí e incluso reciclar prendas es algo que todos podemos plantearnos.

6 formas de ahorrar calefacción en invierno
Mantenerse abrigado en invierno, aunque nuestra casa tenga calefacción

No sólo reciclar: la frase es reducir, reutilizar y reciclar

Según Greenpeace, sólo un 25% de los plásticos que producimos se reciclan. Esto no quiere decir que el reciclado sea en vano, sino que el hábito de reducir nuestro consumo de descartables o reutilizarlos también es importante. Para esta tarea, existen una gran cantidad de opciones, como el compost que ya vimos.

Además de elegir un lugar en dónde desechar tus residuos orgánicos, lo cuál es bueno porque vuelven a la tierra, también es importante separar tus reciclables. ¿Sabías que hay empresas y cooperativas en Córdoba y el mundo que reciben tus reciclables? En córdoba, encontramos lugares como impactocba, ecolinkcba y recical.

Es un buen momento para repensar la cultura de lo descartable en la que vivimos. Dentro de las cosas que podemos hacer en casa para reducir, reutilizar y reciclar, te dejo algunas ideas:

  • Armar ecobotellas con tus residuos plásticos, o con colillas de cigarrillos para entregar en los lugares que las transforman en ecoladrillos y “madera plástica”.
  • A la hora de comprar, priorizar el uso de ecobolsas o tuppers: existen muchos lugares en donde podes poner la comida en tu propio recipiente, sólo hay que preguntar. Si no es posible, tratar de elegir envases lo más grandes posible, ya que no es lo mismo comprar 5 botellitas de medio litro que una de 2 litros y medio.
  • Usar latas o frascos de vidrio en la alacena, para evitar comprar productos con envoltorios plásticos. También se pueden cambiar las botellas de plástico por botellas de vidrio o térmicas.
  • Evitar la impresión innecesaria de papeles como facturas que se pueden pagar online o cosas que se pueden leer en la compu.
  • Intentar que nuestras compras sean a empresas o emprendimientos que prioricen la producción sustentable y amigable con el ambiente.
View this post on Instagram

❤️¿Como llenar tu BOTELLA DE AMOR? 💚 . En colaboración con numerosas y bellas voluntades, nos trazamos este camino en conjunto. La botella de amor, no sólo es un paso de RECICLADO directo, sino que también, incorpora NUEVOS HÁBITOS a nuestras rutinas. . El futuro y disposición final de estas botellas es INFINITO. La gran idea es, transformarlas en #maderaplastica para la construcción. Un método que no generaría nuevos productos en sí, sino que aprovecharía lo que ya está entre nosotros para transformarlo en nuevas tecnologías que persigan la #economiacircular de los recursos. . TODO está en proceso de acción. Y este todo, integrador, sano y circular que perseguimos, llegará. . Por esto, les seguimos invitando a sumarse a estos nuevos hábitos de consciencia y evolución, que, cómo invitadxs de esta tierra, estamos OBLIGADOS A CUIDARLA Y PROTEGERLA, POR NOSOTRXS Y POR LAS NUEVAS GENERACIONES. . ¿Dónde y cómo llevarlas? . – @jengibre.mercadonatural ( Nueva Córdoba) – @hauora_comidasaludable (Villa Belgrano, zona norte) . . Pueden meterlas en las mismas bolsas de los Recursos reciclables limpios y secos. Maximo de 2 bolsas x envío . GRACIAS TOTALES por su colaboración y su comprensión de lo que SERÁ, un verdadero sistema de reciclado en Córdoba. . . #impactocba #recicladocordoba #botelladeamor #reciclar #yoreciclo #cordoba #cordobarecicla

A post shared by IMPACTO / CYCLEAR (@impactocba) on

Se puede estar limpio sin dañar al planeta

El tema de la higiene personal tiene ciertas complicaciones. Con productos nuevos para el pelo y la piel saliendo al mercado todo el tiempo, a veces es difícil elegir una opción más amigable con el ambiente. Pero no todo está perdido, porque el boom de lo ecológico también está abriéndose paso.

¿Cómo estar limpio sin dejar de lado al planeta? Existen algunas opciones como el shampoo y acondicionador sólidos, los cepillos de dientes biodegradables, incluso los esmaltes de uñas sin químicos y las máscaras faciales caseras. Además de todo esto, es positivo sumar utensillos como los cubiertos de madera para un viaje o el sorbete metálico.

Finalmente, cabe preguntarse por los productos de gestión menstrual: acá lo preocupante es que una toallita tarde entre 500 y 800 años en degradarse. Si multiplicamos esos años por las 7.200 toallitas que se estima que usa una mujer durante toda su vida, estamos en problemas.

Así, surgen dos opciones interesantes para considerar: la copa menstrual y las toallitas de tela. Dentro de estas opciones descartamos totalmente el tampón, por los químicos que contiene y cómo estos se liberan dentro de nuestro cuerpo. De esta manera, restará ver qué opción nos queda más cómoda a cada una, teniendo en cuenta nuestros tiempos para acostumbrarnos.

No todos los hábitos son para todas las personas, ni todas tienen el mismo tiempo para tomarlos o acostumbrarse a ellos. Lo interesante sería poder explorar cuáles de ellos podemos adoptar para aportar a nuestro planeta.

×