¿Qué hay en el fondo del mar? plásticos y más plásticos

El hecho de que los mares, océanos y playas están contaminados con distintos plásticos es algo que ya sabemos. Pero la pregunta es, ¿cuánto plástico hay en esos ecosistemas?

Año a año, vemos cómo nuestros mares, océanos y playas se llenan de plásticos y basura. Pero la cuestión que no siempre se debate es: ¿cuánto plástico hay en estos ecosistemas? Si bien hay poca información sobre los porcentajes de microplásticos en los océanos y en sus profundidades, un estudio de la agencia Australia CSIRO busca profundizar sobre esta problemática.

Así, esta agencia científica publicó en la revista Frontiers in Marine Science una estimación sobre la presencia de microplásticos. Explicaron que hay aproximadamente 14 millones de toneladas métricas de microplásticos en el fondo del océano. Según sugiere el mismo estudio, esa cifra representaría 35 veces más plástico del que se encuentra flotando en la superficie.

Este estudio se constituye como la primera estimación global sobre microplásticos en los océanos. Una de las metodologías utilizadas para arrojar estos datos fue a través de un submarino robótico que recolectó sedimentos de aguas profundas en la costa australiana. De 51 muestras tomadas, se supo que había un promedio de 1,26 piezas de microplásticos por gramo de sedimento.

Te puede interesar: “Etiquetado frontal de alimentos, una deuda argentina”

Contaminación por plástico

Un problema presente en el fondo del mar

Una de las cuestiones que más sorprende en este estudio es que haya una presencia tan importante de microplásticos en zonas tan remotas como la Antártida por ejemplo. Según el Foro Económico Mundial, alrededor de 150 millones de toneladas métricas de plástico ya flotan en nuestros océanos, con ocho millones de toneladas adicionales que ingresan al agua cada año.

“Nuestra investigación encontró que las profundidades del océano son un sumidero de microplásticos”, explicó Denise Hardesty, directora de investigación científica y coautor del estudio. Además, agregó que “al identificar dónde y cuánto microplástico hay, obtenemos una mejor idea de la magnitud del problema”.

En cuanto a su distribución, el informe explica que la mayoría de los plásticos arrojados al océano terminan en las costas y no en la superficie o el fondo del cuerpo de agua. De esta manera, y al tratarse de microplásticos, distintos animales confunden estas partículas con alimentos. Así, los consumen sin saber qué son realmente, lo cuál les trae consecuencias negativas para su desarrollo.

“Este trabajo demuestra que, incluso las profundidades del océano son susceptibles al problema de la contaminación plástica, porque los microplásticos se están hundiendo al fondo del océano”, explicó Justine Barret, líder de la investigación del CSIRO.

×