Internacionales

¿Qué exponen ante el mundo Yemen y Sudáfrica?

La acusación de genocidio de Sudáfrica hacia Israel en la Corte Internacional de Justicia de la Haya y los ataques de Yemen a los buques occidentales de relaciones con el sionismo en el Mar Rojo, son dos acciones que no solo exhiben la valentía y solidaridad de ambas naciones, sino que también demuestran la debilidad […]

🕒  5 minutos de lectura

 | 

La acusación de genocidio de Sudáfrica hacia Israel en la Corte Internacional de Justicia de la Haya y los ataques de Yemen a los buques occidentales de relaciones con el sionismo en el Mar Rojo, son dos acciones que no solo exhiben la valentía y solidaridad de ambas naciones, sino que también demuestran la debilidad del poderío imperial occidental.

Ministro de Justicia sudafricano Ronald Lamola.

Hace 10 días, el Ministro de Justicia sudafricano Ronald Lamola, junto a decenas de abogados que constituyen el equipo legal de Sudáfrica, denunciaron a Israel por genocidio al argumentar que el estado sionista está vulnerando la Convención para la Prevención de Genocidios de 1948 publicado tras el Holocausto sufrido justamente por los judíos, quienes hoy se encuentran representados en su mayoría por la corriente sionista, responsable política del asesinato de más de 25 mil palestinos (la mitad son niñeces) desde el último siete de octubre.

A su vez, Estados Unidos e Inglaterra, “padres” del colono e invasor estado israelí, decidieron -con su habitual impunidad bélica- bombardear a Yemen, uno de los países más empobrecidos del mundo, una antigua colonia británica. Este país con estratégica salida al Mar Rojo, un paso crucial para el comercio mundial, se encuentra desde hace dos meses bloqueando el ingreso de buques de carga hacia Israel, generando un conflicto político-comercial de gran magnitud, lo que despertó la furia de quienes pregonan ser los dueños de las rutas mercantiles del mundo.

Lecciones humanistas desde el Sur Global

Apoyada por Venezuela, Cuba, Namibia, Bangladesh, Brasil, Colombia y la Liga Árabe, Sudáfrica hizo historia ante el órgano judicial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). 

Israel, apoyado por Alemania, acusó al país africano de actuar como “el brazo jurídico de Hamás”; posteriormente, a su abogado defensor se le perdieron los papeles que sostenían su supuesta refutación a los alegatos.

A su vez, Namibia, otro país africano, salió con un duro y memorioso comunicado contra Alemania, quien defendió al sionismo al expresar que “no hay evidencia de un genocidio en Gaza”. 

“En suelo namibio, Alemania cometió el primer genocidio del siglo XX en 1904-1908, en el que decenas de miles de namibios inocentes murieron en las condiciones más inhumanas y brutales. El Gobierno alemán aún no ha expiado plenamente el genocidio que cometió en suelo namibio. Por lo tanto, ante la incapacidad de Alemania para extraer lecciones de su horrible historia, el Presidente Hage Gottfried Geingob expresa su profunda preocupación por la impactante decisión comunicada por el Gobierno de la República Federal de Alemania ayer, 12 de enero de 2024, en la que rechazó la acusación moralmente correcta, planteado por Sudáfrica antes del #InternationalCourtofJustice que Israel está cometiendo genocidio contra los palestinos en #Gaza”, expresó Namibia.

Sudáfrica exhibe ante el mundo el genocidio israelí al mismo tiempo que expone un aprendizaje en su calidad de país ícono del apartheid, al que todavía no parecen poder/querer llegar ni el pueblo judío (en su corriente sionista) ni los grandes imperios europeos, responsables de los mayores crímenes de lesa humanidad en los últimos siglos, hoy en debilidad ante la creciente multipolaridad y en decadencia ante sus reaccionarias posiciones ante un mundo globalizado ya no dominado enteramente por sus políticas neocolonizadoras.

El Mar Rojo, ¿y azul?

La semana pasada, Estados Unidos e Inglaterra decidieron bombardear las costas yemeníes, generando muertos y destrucciones masivas en uno de los países más empobrecidos del mundo. 

Los ataques yanqui-británicos intentan -sin éxito- persuadir a Yemén y a cualquier otra nación que se anime a desafiar el poderío occidental en Medio Oriente y también demuestran la impotencia imperialista de ser bloqueados en su “libre comercio” por una de las naciones más golpeadas económicamente de todo el globo.

Te puede interesar: "Se materializa la solidaridad con Gaza y crece el rechazo al genocidio"

Yemen, controlado en su mayoría territorial por los hutíes, aliado Irán e integrantes del Eje de la Resistencia, viene hace dos meses bombardeando diferentes buques occidentales cuyo destino es Israel. De esta manera, el tablero de la geopolítica mundial es alterado de manera tal que el comercio mundial cambió sus habituales rutas por el Mar Rojo, regresando a las viejas rutas que bordean todo el continente africano, generando viajes más largos y costosos. 

“Si EE.UU. está dispuesto a luchar contra nosotros, es un orgullo que estemos luchando contra un enemigo del mundo, un enemigo que incita guerras, terrorismo y problemas en todo el mundo", aseveró en una conferencia de prensa el líder del Gobierno provisional de los rebeldes hutíes de Yemen, Mohammed Ali al Houthi, quien además reafirmó este lunes el apoyo de los rebeldes a Palestina.

Mohammed Ali al Houthi.

"El avión que nos bombardeó en 2015 es el mismo que nos bombardeó la semana pasada. Los misiles que explotaron son los mismos que explotaron sobre nosotros durante 9 años. Las bombas con las que nos bombardearon son las mismas bombas con las que fuimos bombardeados por EE.UU. y Arabia Saudita durante 9 años", continuó. "No tienen nada nuevo. Cuanto más nos bombardean, más poder tenemos", exclamó Al Houthi.

En un reciente acto del Presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, quien va por su reelección al mando de la Casa Blanca, un periodista le preguntó si seguiría bombardeando a Yemen, pese a sabiendas de que tal acción no garantizara que los hutíes dejarán de bloquear el acceso al Mar Rojo. “Lo seguiremos haciendo”, expresó sin medias tintas el mandatario norteamericano.

Yemen, cuya economía fue y es bloqueada durante décadas por los imperios “primos” (EE. UU., Inglaterra), utiliza una herramienta bélica-política de bloqueo comercial en defensa de Palestina y en detrimento de la “libre” navegación de buques en alianza con el estado sionista, exhibiendo una gran capacidad militar, pero una mayor valentía y solidaridad política que hasta el momento ninguna otra nación árabe se animó a realizar en esta dimensión. 

Sudáfrica y Yemen exponen ante el mundo la hipocresía y el cinismo occidental, al tiempo que demuestran que con soberanía y decisión política, sentido de humanidad, y valentía, ningún imperio o estado invasor es impune en su totalidad, aún todavía gocen de sus cristianas maneras de no asumir culpas, mucho menos responsabilidades.

Enterate acá
Enterate acá

Relacionado

Enterate acá

Más de lo último