La Organización Internacional del Trabajo alerta por la disparidad de los salarios en el mundo

La Organización Internacional del Trabajo alerta por la disparidad de los salarios en el mundo

A nivel mundial, el salario medio de los trabajadores que se encuentran en la mitad inferior de la distribución de ingresos no llegan a los 200 dólares mensuales.  Un estudio de la OIT con datos de 189 países constató esta gran disparidad. 

Según la Organización Internacional del Trabajo, sólo el 10% de la población mundial trabajadora recibe casi el 49% de la remuneración total global. En contraposición, los trabajadores que reciben un salario más bajo sólo obtienen el 6,4% de las retribuciones mundiales. Sumado a esto, se supo que el 20% de los que reciben salarios bajos cobran un monto que no llega al 1% de los ingresos laborales mundiales. 

Te puede interesar: Trabajadores de la economía popular repudiaron a Lanata.

Esta situación se produce por la ascendente prosperidad de algunas economías emergentes como China o India; incluso cuando se comprobó que la desigualdad salarial mundial ha disminuido desde el 2004. En base a esto, el conjunto de datos relativo a la proporción del ingreso laboral y su distribución, elaborado por el departamento de estadísticas de la OIT, desarrolló dos nuevos indicadores para evaluar el mundo laboral a nivel nacional, regional e incluso mundial.

El primer indicador ofrece cifras de escala internacional sobre el porcentaje del PBI que reciben los trabajadores a través de los salarios y rentas. En cambio, el segundo analiza a nivel general la distribución de los ingresos laborales

Los porcentajes que muestran la distribución salarial a nivel mundial dejan claro que la suba en los salarios más altos significa una baja en los sectores restantes. Mientras que la población perteneciente a la clase media registró una pérdida del 1,8% en sus remuneraciones, los salarios mejor remunerados subieron un 2,2%.

La diferencia también puede verse si comparamos distintas zonas del mundo que pertenecen a la misma franja salarial: el salario de la clase baja en países africanos no llega al 4% mundial, mientras que el mismo grupo en Europa alcanza el 23%